Lo más visto

Jorge cumplió promesa por sanación de esposa

Jueves Santo inician penitencias en Calle de la Amargura, entre parroquia San Esteban y la iglesia El Calvario.
Enlace copiado
Cautivo.  Al finalizar el recorrido, los penitentes hacen una oración ante la imagen de Jesús Cautivo.

Cautivo. Al finalizar el recorrido, los penitentes hacen una oración ante la imagen de Jesús Cautivo.

Enlace copiado

Con su camisa empapada en sudor y el cansancio de haber recorrido más de 10 cuadras parte de rodillas y parte caminando, Jorge Alberto Aguilar García, de 53 años de edad, estaba satisfecho y agradecido de haber cumplido con la penitencia en la iglesia El Calvario, en la capital.

En el marco de la Semana Santa, los feligreses han comenzado a cumplir la penitencia de recorrer hincados y vendados desde la otrora parroquia San Esteban, consumida por un incendio, hasta El Calvario, como una promesa por milagros recibidos o para solicitar un milagro.

Esta es una tradición que se realiza desde el Jueves Santo y los feligreses emulan a Jesús Cautivo, haciendo el recorrido vendados y en algunos casos también atados de las manos; muchos hacen el recorrido de rodillas y descalzos.

Tal es el caso de Aguilar García, residente del municipio de Mejicanos, quien hizo la penitencia en promesa por un milagro recibido: la sanación de su esposa, a quien los médicos hace tres años no le daban esperanza de vida, luego de que se complicó su salud por la diabetes.

“Yo me comprometí con Dios cuando ella cayó enferma, pensé que no la iba a sacar con vida del hospital, ella estaba bastante mal, yo le vine a pedir a mi Padre y a la Virgen que la sacara con bien, porque no me daban esperanza de vida, ya tiene tres años de eso y hoy vine a cumplir la promesa en agradecimiento por este milagro”, dijo.

Su compañera de vida, como testimonio, acompañó al penitente en el recorrido y fue ella la que, una vez hincado frente a la imagen de Jesús Cautivo, le quitó la venda al finalizar la oración de agradecimiento.

“Me siento bastante alegre y bastante agradecido con Dios por todo eso que nos ha dado, por las bendiciones que nos da, hoy vengo a agradecerle a mi Padre, le cumplí la promesa por el milagro recibido”, indicó.

El vicario de la iglesia, Narciso Bordignon, señala que esta clase de acciones son realizadas desde el Jueves Santo y se incrementan durante el viernes, señalando que es parte de la devoción que genera la Semana Mayor entre la feligresía católica.

Lee también

Comentarios