Lo más visto

Más de El Salvador

“¡Que no los detenga la edad!”: el usuluteco que cursa bachillerato a sus 46 años de edad

La falta de recursos económicos obligó a José Isidro Romero de León a cambiar sus prioridades a temprana edad, pero jamás cortó sus deseos de querer superarse. A sus 46 años de edad, entre libros y cuadernos es como ahora José pasa las tardes estudiando.

Enlace copiado
“¡Que no los detenga la edad!”: el usuluteco que cursa bachillerato a sus 46 años de edad

“¡Que no los detenga la edad!”: el usuluteco que cursa bachillerato a sus 46 años de edad

Enlace copiado

José Isidro Romero de León sigue a paso firme un objetivo claro: poder graduarse de bachillerato. A sus 46 años de edad, ha demostrado que todo es posible si se lo propone.

José, originario de Jucuapa, Usulután, es una persona de trato noble y humilde. Él hace una remembranza de su infancia mientras cierra uno de sus libros de texto. Cuando tenía 10 años de edad, la vida le dio un giro inesperado: se vio afectado por la pérdida de su padre durante el conflicto armado en El Salvador; su madre quedó desamparada. Sin más opciones, se mudaron de Usulután a San Miguel y él no pudo seguir con sus estudios, debido a la falta de recursos económicos.

Aquellos duros momentos le brindaron enseñanzas a Romero quien, ahora siendo adulto y padre de familia, ha encontrado un balance ideal como pastor de la iglesia Misión Cristiana ELIM filial Lolotique, en San Miguel, con casi 11 años de estar al servicio de la comunidad.

 “Un día me motivé al escuchar las palabras de nuestro coordinador donde hizo mención sobre una posible ley para los pastores, que consistía en que, luego de cierto tiempo, todo servidor tuviera su título y eso me llamó mucho la atención, entonces me dije a mí mismo ‘no puedo quedarme con el grado que tengo, debo seguir estudiando’”, comentó sonriente.

El camino del conocimiento es muy amplio y a veces difícil, debido a la presión que en él se debe ejercer para lograr con éxito la meta a alcanzar.  José ha tenido la suerte de encontrarse con docentes con vocación que le han demostrado su apoyo incondicional y ayuda en el aprendizaje, aclarando sus dudas con respecto a las tareas.  José viaja debe viajar hasta Quelepa, San Miguel, cada sábado por la mañana, debido a que en ese municipio le dieron entrada al octavo grado y ha estado allá desde entonces.

 José desea  seguir escalando más peldaños, pues quiere ser un profesional y la carrera de su agrado es psicología, debido a que siente que ese conocimiento le permitiría ayudar a muchas personas.

“Creo que soy bueno escuchando a los demás, debido a mi trabajo. Me caería muy bien estudiar psicología, una carrera muy bonita que es de ayuda y guía”, comentó Romero

José que describe a su familia como el pilar fundamental en su vida, y como el principal motor que impulsa sus deseos de seguir luchando por un mejor mañana.

“Mis hijas, a pesar de lo reducido en lo económico, se han esforzado por querer ser todas unas profesionales, con bastante determinación y visión, eso me motiva cada día, entonces me digo a mí mismo que debo seguir a la par de ellas, o tratar de finalizar con éxito los estudios”, reflexionó.

Se siente agradecido porque, pese al tiempo y esfuerzo que las tareas propias de la vida estudiantil le requieren, cuenta con el apoyo y comprensión de su familia, lo que le permite atender lo mejor posible todos los roles de tu vida.

 “Gracias a Dios mi hija me comprende en esto y es bastante respetuosa conmigo, me da su ayuda con los trabajos de matemática, se toma el tiempo de explicarme, yo siempre fui malo con los números (entre risas comentó); ya después le entiendo un poco a la hora que la maestra está dando su clase, así es nuestra dinámica de padre e hija”, señalo Romero.

A sus 46 años, Romero es un ejemplo de superación personal   y brinda un consejo a todas las personas, a que, como él lo ha hecho, sigan en la lucha. “Que no los detenga la edad, existen muchos peros en la vida, pero si tienen la visión de querer sacar, ya sea un bachillerato, o una carrera, deben dar  los mejor de ustedes. Ánimo, nunca es tarde para hacer lo que uno quiere  hacer, ignoren los comentarios negativos. Con la fe puesta en Dios, todo lo demás tomará su  forma por sí solo”, finalizó.

Tags:

Lee también

Comentarios