Lo más visto

José ya podrá moverse por sí solo: recibió una scooter que hizo un largo viaje en barco desde Estados Unidos hasta San Miguel

José es un niño que, a sus 10 años, nació sin piernas y que, a causa de ello, le ha tocado llevar una vida complicada para asistir, por ejemplo, a estudiar al Centro Escolar Sagrado Corazón, en la ciudad oriental. En noviembre, LA PRENSA GRÁFICA expuso su caso y, gracias a ellos, personas altruistas se han acercado a esta familia para ayudar al niño. 

Enlace copiado
Foto: Fátima Membreño

Foto: Fátima Membreño

Enlace copiado

José Wílber Ventura Orellana, el niño que debía ser cargado ocasionalmente por su madre para ir a la escuela, ya no tendrá que arrastrarse para movilizarse. Este martes recibió una scooter eléctrica en su vivienda localizada en San Miguel y logró resolver esa situación que se hacía preocupante cada vez más para él y su familia. 

José es un niño que, a sus 10 años, nació sin piernas y que, a causa de ello, le ha tocado llevar una vida complicada para asistir, por ejemplo, a estudiar al Centro Escolar Sagrado Corazón, en la ciudad oriental. 

Generalmente, a su mamá, doña Alicia Orellana de Ventura, le ha tocado cargarlo o llevarlo en una silla de ruedas deteriorada para que cumpla con sus jornadas escolares. José se ha adaptado a esa rutina, aunque eso ya es una prueba superada. 

La scooter llegó este martes a su casa, ubicada en la colonia Milagro de La Paz, y le cambió el rostro. Quien llegó cargándola fue Medardo Márquez, un residente de San Francisco Gotera, en Morazán, que sirvió de enlace para que una salvadoreña que vive en Estados Unidos le donara el scooter. 

Foto: Fátima Membreño 

La familia cuenta que esta salvadoreña conoció el caso gracias a una nota periodística publicada por LA PRENSA GRÁFICA a mediados de noviembre, en el que se expuso el caso de José. Al conocer detalladamente la situación del niño, la familia relata que la salvadoreña se puso en contacto con ellos y les prometió que le donaría el scooter. 

La salvadoreña consiguió el aparato luego de compartir el caso con un grupo de europeos que también se dedican a ayudar a gente de escasos recursos y, principalmente, a niños con algún tipo de discapacidad. La respuesta finalmente la obtuvo de un familiar, quien le ofreció que la daría el scooter. 

Cuando recibió el aparato, esta salvadoreña de buen corazón, quien debió cruzar a otro estados para irlo a recoger, trató de enviarlo hasta San Miguel por vía aérea, pero se topó con que el envío costaba más de $1,000. 

La alternativa, ante ese panorama, fue enviar el scooter por barco, aunque ello implicara una mayor demora en el envío. El scooter zarpó en embarcación y logró llegar a las manos de Márquez, quien llegó este martes a entregarle por fin el aparato José. 

El niño recibió el aparato con alegría. Rápidamente se dio una vuelta en él, acompañado de sus vecinitos, y dejó atrás los días en que su madre lo cargaba para movilizarlo. 

Foto: Fátima Membreño 

Para familia también fue un gran aliento recibir este donativo. Con aterioridad, habían comentado que, a medida que el niño crece, se dificultaba moverlo porque también su desarrollo implica que aumente de peso gradualmente. 

Lo único que le falta a José ahora es ver la posibilidad de tener una prótesis para poder caminar. En semanas anteriores, fue revisado por personal del Instituto de Rehabilitación Integral (ISRI) y recibió la mala noticia de que no podía usar prótesis ya que no tiene pelvis. 

Pese a ello, la salvadoreña que le envió el scooter, ha decidido ayudarlo también en ese tema y se encuentra viendo si el niño puede viajar a Estados Unidos para tener un diagnóstico más certero sobre si puede o no aspirar a usar una prótesis para poder dar sus primeros pasos por sí solo. 

Además de esta salvadoreña, la familia de José cuenta que otros salvadoreños samaritanos se han acercado a ellos para donarle tres sillas de ruedas, una tableta y víveres. 

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines