Jóvenes Talentos convoca a olimpiada de matemática

Este día se publica el examen que estudiantes de cuarto grado a segundo año de bachillerato pueden responder en sus casas y presentarlo resuelto para ver si son seleccionados.

Enlace copiado
El Programa Jóvenes Talentos  se ha quedado corto y es necesaria la inclusión de otros estudiantes que tienen la capacidad, dicen los instructores.

El Programa Jóvenes Talentos se ha quedado corto y es necesaria la inclusión de otros estudiantes que tienen la capacidad, dicen los instructores.

Enlace copiado

Jennifer, Alfonzo, Miguel y Dennis ya cumplieron con el ciclo básico del Programa de Jóvenes Talentos (PJT). Los dos primeros son profesionales, los últimos estudian becados en universidades extranjeras. Todos se formaron en la sede central de San Salvador y participaron en diferentes olimpiadas, desde centroamericanas hasta internacionales. Hoy colaboran como instructores en este proyecto que inició en 1997.

Los cuatro retribuyen al PJT la formación que antes recibieron y las oportunidades que se les abrieron a través de este. Jennifer y Alfonzo son instructores permanentes, la primera es docente en Licenciatura Química, el segundo consultor internacional de Ingeniería en Sistemas, los dos recibirán al grupo de estudiantes que se integrará este año.

Miguel y Dennis estudian en el extranjero y se incorporan en sus vacaciones al refuerzo docente. En diciembre pasado apoyaron el curso de Futuros Dirigentes Técnicos Científicos (FDTC) que estuvo a punto de no desarrollarse por la polémica entre los instructores y la Universidad de El Salvador, que quería cambiar a los educadores. El Ministerio de Educación tuvo que intervenir y se mantuvo la planta docente.

Al examen, que se publicará este día en la página web del Programa www.jovenestalento.edu.sv, podrán optar estudiantes de cuarto grado a segundo año de bachillerato. El test también estará disponible en la página Comunidad de Jóvenes Talento de El Salvador https://www.facebook.com/jovenestalentosv/.

Cada estudiante lo podrá resolver en casa, entre el 26 de enero y 6 de febrero, previa inscripción siempre en la página web, y luego presentarlo en un sobre en la Universidad de El Salvador, en San Salvador, en San Miguel y Santa Ana, en las facultades Multidisciplinarias de estos departamentos.

Los seleccionados pasarán a una prueba presencial el 29 de febrero, esa lista será publicada el 25 de este mismo mes. Los que tengan las mejores notas de la presencial pasarán a formar parte de la academia sabatina, que iniciará el 21 de marzo por 30 sábados. El 17 de marzo se publicarán los invitados a ser parte del programa en 2020.

Pero ser joven talento no facilita las cosas en algunas ocasiones, la sobre capacidad los puede dejar sin opción a estudios superiores en el país y a falta de trabajo por estar sobrecalificados.

"El país mismo tiene que comenzar a adaptarse al hecho de que el talento existe. Las empresas multinacionales saben que en El Salvador hay talento y se puede atraer inversión a través de esto. El país está en deuda con la capacitación posterior a los talentos que se forman o de la absorción de los estudiantes que regresan de becas", dice Alfonso Cermeño, instructor del área de Informática.

El presupuesto para el programa es de $600,000 para San Salvador y Santa Ana y $37,000 para San Miguel. Se cuenta además con una donación de la Fundación Uno, para alimentación y transporte de los estudiantes, dijo Osiris Tejada, quien es el enlace entre el PJT y el MINED.

Ella asegura además que la prueba no tiene suficiente difusión y eso evita que más estudiantes del área pública la puedan tomar. "Convocamos en las direcciones departamentales y las convocatorias no bajan a los estudiantes", explica. Como paliativo se trabaja directamente con algunos institutos, pero no se alcanza con todos.

Jennifer Chávez, quien es una de las coordinadoras, dice que el actual presupuesto es insuficiente.

"El espacio en el edificio es pequeño, no se puede alojar a todos los niños, se necesitan más aulas, más laboratorios, reactivos, materiales, más dinero para viajes a otras olimpiadas. Bajo este presupuesto no se puede trabajar con más grupos", explica Chávez.

Bondades hay, admiten los instructores, y no solamente es viajar en las olimpiadas y conocer otras personas y culturas, sino también académicas. Miguel Aguilar asegura que la formación del PJT es tan sólida que le permitió exonerar cuatro materias en el Instituto Tecnológico de Massuchusett (MIT por sus siglas en inglés) donde estudia becado licenciatura en química y biología.

Dennis Díaz dice que los cambios al dejar el país afectan, pero se logra la adaptación, en Guanajuato debió aprender a cocinar: "Hoy compro todo el fin de semana", asegura al sonreír.

El programa, sin embargo, no sería lo mismo sin el apoyo permanente de los padres de familia, tanto con los hijos en los hogares, como en la logística de la academia.

Brenda Marroquín, una de las madres, considera el PJT como un "oasis" entre tantas malas noticias que tienen El Salvador.

"Los padres de familia amamos nuestros hijos, queremos lo mejor para ellos y este es un programa de nación, quizás de lo mejor que tiene el país", dice Marroquín.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines