Lo más visto

Jóvenes apoyan con su trabajo a niños con cáncer

Estudiantes de bachillerato apoyan la salud de recién nacidos y niños con cáncer elaborando y donando gorros de lana.
Enlace copiado
Enlace copiado
Treinta estudiantes de bachillerato y noveno grado del Colegio Inmaculada Concepción de Santa Tecla se sumaron voluntariamente a un proyecto en que el objetivo principal es tejer abrigos para niños enfermos de cáncer. Este proyecto se traduce en la elaboración de casi 2,000 gorros de lana que posteriormente se donarán a hospitales nacionales de todo el país y que ayudarán para alcanzar la meta de más de 20,000 gorros. Con este aporte también se evitará que los infantes recién nacidos adquieran el síndrome de hipotermia (descenso de la temperatura), el cual puede llegar a ser mortal. Este grupo de estudiantes está colaborando con la organización Gorritos y Abrigo para Bendecir (GAB), entidad creada por 25 mujeres voluntarias que se unieron hace cuatro años para apoyar la salud de niños con cáncer. Este año elaborarán los gorros para una fundación que vela por los niños y que se encargará de entregarlos a 15 hospitales nacionales. “A estos hospitales llega mucha gente de escasos recursos económicos, por lo que en ocasiones no tienen ni para comprar un gorrito y proteger a sus recién nacidos o a sus hijos con cáncer de las temperaturas elevadas, entonces nosotros colaboramos con esta causa”, expresó Yanira de Maida, voluntaria de GAB.

Para lograr su meta, necesitan la colaboración de voluntarios que se incorporen al programa y que donen su tiempo y trabajo para tejer los gorros con el material proporcionado por la fundación. Es por ello que los estudiantes del colegio se unieron a este programa de servicio social y comenzaron con su elaboración, tarea que se realizará durante todo el año lectivo.

Margarita de Acevedo, directora del colegio, aseguró que esta participación no solo colaborará con familias salvadoreñas, sino que también desarrollará valores morales en los alumnos, como la solidaridad y la empatía. “Es un proyecto muy importante porque nosotros promovemos valores positivos en ellos para que sean solidarios y reconozcan la importancia de hacer obras que sean de beneficio para los demás y que reconozcan las necesidades que otras personas tienen”, puntualizó. Los estudiantes tendrán metas mensuales y cada cierto tiempo deberán entregar los gorros lavados y empacados para posteriormente hacer la entrega total a los hospitales. “Me uní porque pensé que podía ser yo la persona que necesite una ayuda de este tipo y me gustaría mucho recibir apoyo. Me siento feliz de que podré ver la reacción de las familias cuando se los entreguemos”, comentó Carmen Gutiérrez, de segundo año de bachillerato.

Voluntariado y aprendizaje

Los estudiantes recibieron un taller impartido por el personal de GAB en el cual aprendieron a confeccionar los gorros. Para los jóvenes, esta experiencia representa un nuevo aprendizaje que les servirá no solo para colaborar con los más necesitados, sino también para adquirir una habilidad que podrá abrirles puertas a otras fuentes de ingreso. “Me llamó la atención aprender algo nuevo y con lo cual aprovecharé para realizar dos cosas. Primero, colaborar con los niños y niñas del país; y segundo, aprender otro tipo de trabajo que puede abrirnos oportunidades de enseñarlo o de practicarlo como un trabajo extra”, dijo Edgar Velásquez, estudiante de segundo año de bachillerato. Estos voluntarios forman parte del proyecto de SSE de LA PRENSA GRÁFICA.

Tags:

  • Servicio Social Estudiantil
  • voluntariado
  • gorros
  • niños
  • cancer
  • educacion

Lee también

Comentarios