Jóvenes forman talleres gracias a sus habilidades

Alrededor de 350 jóvenes de bachillerato son beneficiados con talleres que reciben de acuerdo con las habilidades que descubren por medio de un test de inteligencia.
Enlace copiado
Talento. Roberto Chiquillo es un estudiante que se ha destacado  por su talento artístico y también por su espíritu colaborador hacia sus demás compañeros. Los maestros están preparándolo para ser el instructor del taller de dibujo y pintura.

Talento. Roberto Chiquillo es un estudiante que se ha destacado por su talento artístico y también por su espíritu colaborador hacia sus demás compañeros. Los maestros están preparándolo para ser el instructor del taller de dibujo y pintura.

Comunicaciones.  Una de las opciones que ofrece el colegio en este taller es el de la radio, donde los jóvenes son guiados para ser programadores radiales.

Comunicaciones. Una de las opciones que ofrece el colegio en este taller es el de la radio, donde los jóvenes son guiados para ser programadores radiales.

Alumnos guías.  Uno de los propósitos de estos talleres es que los estudiantes sean los instructores de sus compañeros  y así explotar al máximo sus habilidades.

Alumnos guías. Uno de los propósitos de estos talleres es que los estudiantes sean los instructores de sus compañeros y así explotar al máximo sus habilidades.

Jóvenes forman talleres gracias a  sus   habilidades

Jóvenes forman talleres gracias a sus habilidades

Enlace copiado
¿Para qué soy bueno? Esa es una de las interrogantes que las autoridades académicas del Colegio Theodoro Hertzl de San Salvador descubrieron que se plantean los jóvenes durante su desarrollo estudiantil. Ante la necesidad de brindarles una respuesta, la institución implementó hace un año la dinámica de realizar a los estudiantes un test de inteligencias múltiples para que, guiados en el resultado, puedan descubrir cuáles son sus habilidades intelectuales o artísticas, y luego se sumen a los talleres que ha organizado el colegio para desarrollar sus aptitudes. “Realizamos una prueba de toda una mañana, poniendo en práctica al menos unas cinco o seis inteligencias para luego poder dividirlos en subgrupos y ofrecerles talleres en los cuales ellos puedan fortalecer sus capacidades”, indicó Xiomara Ramírez, coordinadora general del colegio.

Los talleres son gratuitos y se desarrollan dentro de las instalaciones del colegio. Son alrededor de 350 jóvenes los beneficiados con siete opciones de talleres, divididos en matemáticas, pintura, guitarra, breakdance, beatbox, comunicaciones y teatro. “Muchos de los estudiantes no conocen sus capacidades, entonces este test les da una guía para conocerlas y se animen a descubrir su potencial”, señaló Raúl Lemus, encargado del servicio social estudiantil del colegio.

Alumnos instructores

Otro de los objetivos de esta dinámica es brindar la oportunidad a los estudiantes de desenvolverse como instructores de los talleres, para que sean ellos quienes guíen a los demás. Los seleccionados para esta labor se escogen de acuerdo con los resultados más destacados del test.

“Me siento muy emocionado porque uno se siente muy satisfecho de enseñar a los demás y sobre todo porque yo también aprendo con ellos. Para mí es muy agradable servir a mis compañeros y ayudarles”, dijo Raúl Velásquez, de 16 años, estudiante de segundo año de bachillerato e instructor del taller de guitarra.

Los estudiantes que reciben clases aseguran que esta dinámica de ser instruidos por otros compañeros los incentiva al ver el talento que tiene otra persona de su misma edad. “Me parece bien que los compañeros sean los guías porque uno se motiva mucho al ver la habilidad que tienen ellos para aprender más y aprovechar al máximo nuestras aptitudes, pero sobre todo nuestras habilidades”, dijo William Contreras, de 16 años y estudiante de segundo año de bachillerato quien recibe el taller de guitarra.

Es así como algunos de los estudiantes han demostrado tener potencial para ser instructores por su entrega, dedicación y talento. Uno de ellos es Roberto de Jesús Chiquillo, de 16 años y estudiante de primer año de bachillerato, quien ha aprendido de forma empírica la técnica de dibujo. Las autoridades académicas aseguran que tiene potencial para ser el futuro guía de este taller por el apoyo y el ejemplo que infunde en los integrantes. “Tiene un gran talento y él motiva a los demás a salir adelante y a que desarrollen sus técnicas, por lo que estamos orientándolo para que sea él quien los guíe”, indicó Isabela Landaverde, maestra del taller. Para este joven, esta sería una oportunidad de desarrollar al máximo sus destrezas artísticas para poder poner sus habilidades al servicio de la comunidad. “Deseo progresar en mis técnicas para ayudar a los demás y así poco a poco cumplir mi sueño de ser un artista”, finalizó el joven.

Tags:

  • juventud
  • educacion
  • servicio social
  • apoyo
  • cooperacion

Lee también

Comentarios

Newsletter