Jóvenes muestran su devoción a la Virgen María

Cientos de jóvenes participaron en el denominado “Día M”, que buscaba promover rezar el rosario y practicar la devoción a la Virgen María, en diferentes centros comerciales de la capital.
Enlace copiado
Jóvenes muestran su devoción a la Virgen María

Jóvenes muestran su devoción a la Virgen María

Jóvenes muestran su devoción a la Virgen María

Jóvenes muestran su devoción a la Virgen María

Enlace copiado
Soltar al aire un rosario elaborado con globos y otros más con muchas peticiones adheridas fue el punto que cerró el denominado “Día M” en el centro comercial La Gran Vía, ayer por la tarde, como parte de las actividades que el Apostolado de la Virgen Peregrina de la Familia impulsó para promover el rezo del rosario y la devoción a la virgen.

La jornada tenía por lema “María, madre de misericordia, intercede por nosotros” y consistió en repartir cerca de 35,000 rosarios y sus guías de cómo rezarlo en cinco centros comerciales de San Salvador, Soyapango y Antiguo Cuscatlán; tres parroquias y dos parques de Santa Tecla.

“Estamos promoviendo el rezo del rosario y haciendo más que todo que los demás, que los jóvenes y familias se acerquen a nuestro Señor a través de su madre santísima la Virgen María y llevándola al mundo”, dijo Lourdes de Rodríguez, representante del Apostolado de la Virgen Peregrina de la Familia.

Antes del lanzamiento de los globos, decenas de personas de todas las edades participaron en el rezo en las instalaciones del centro comercial. Las peticiones están relacionadas con mejorar el clima de seguridad.

“Está la petición por la paz del mundo y de El Salvador, por la unión de la familia, por los valores en los jóvenes, morales y cristianos; pedir mucho por los sacerdotes, especialmente este año que es el año de la misericordia. Más que todo eso”, expresó Rodríguez.

Jóvenes de diferentes parroquias y grupos religiosos participaron de la actividad. “Hemos estado en la calle repartiendo rosarios y motivando a la gente a que venga a rezarlo con nosotros. Superbonita la actividad, una gran experiencia, porque motivamos a las demás personas y lo hacemos en grupo”, manifestó Karla Rodríguez, del grupo Jóvenes Dios tiene Corazón, de la iglesia San Juan Bautista.

Repartir rosarios fue una de las actividades que más gustó a los jóvenes. “Repartir rosarios a la gente para que recen. Ahorita necesitamos rezar un montón por muchas cosas y poder darles algo, la forma para que empiecen, darles como una guía de cómo rezarlo y, también, quién sabe qué vidas cambiamos con esto”, dijo Adriana Arriaza, del grupo juvenil San Juan Pablo II.

Añadió que sus peticiones fueron “por el país, por la juventud, por las almas del purgatorio, por las nuevas generaciones y por el futuro”.

Lee también

Comentarios

Newsletter