Jóvenes sortean la distancia para poder estudiar

Dos estudiantes del Instituto General Gerardo Barrios de San Miguel realizan esfuerzos diarios para asistir a clases, graduarse y en un futuro estudiar enfermería e ingeniería.
Enlace copiado
Dedicación.  Sandra Villalta y Erick Argueta del Instituto General Gerardo Barrios de San Miguel son ejemplos de perseverancia.

Dedicación. Sandra Villalta y Erick Argueta del Instituto General Gerardo Barrios de San Miguel son ejemplos de perseverancia.

Jóvenes sortean  la distancia para    poder estudiar

Jóvenes sortean la distancia para poder estudiar

Enlace copiado
El sueño de convertirse en enfermera, de servir a los demás y ayudar a la población más necesitada de su departamento, Morazán, despertó en la estudiante Sandra Villalta Monjarás, de 19 años, el deseo de superación.

Para lograr este objetivo, Sandra tuvo que trasladarse a San Miguel para realizar sus estudios y graduarse, que es la meta que ha tenido desde pequeña. Por esta razón decidió, apoyada por su familia, dejar su casa en el cantón Abelines de Morazán. El primer obstáculo que enfrentó fue separarse de sus padres, pues aunque en San Miguel vive junto con una tía, extraña la tranquilidad de su casa, el apoyo y la cercanía con su familia. “Decidí venirme a San Miguel porque quiero sacar mi carrera y prepararme para mi futuro. En Morazán tenía que viajar casi dos horas de mi casa al instituto, ya que vivo en un cantón bien lejano. Aunque ahora no tengo que recorrer esas distancias, el hecho de estar lejos de mi familia me afecta mucho ”, mencionó.

Pero el sacrificio vale la pena. “Mi meta es ponerle ganas al estudio, no me importan los sacrificios que tenga que hacer para lograrlo. Mi más grande sueño siempre ha sido estudiar enfermería y así ayudar a los demás”, enfatizó.

La comunidad educativa se siente orgullosa de esta alumna de segundo año de bachillerato y la animan siempre a que continúe siendo una joven de excelencia. “Sandra es cien por ciento en todo. Es un sacrificio bastante grande el que ella hace todos los días, pero las desveladas no le impiden que ella sea de nuestras mejores estudiantes”, afirmó Lucila Esther Olmedo, directora del instituto.

Además de extrañar a su familia, esta joven añora también la tranquilidad y la seguridad del cantón Abelines, ya que en la ciudad los peligros aumentan y hay que doblar las precauciones. “En mi casa salgo con más tranquilidad y aquí en la ciudad tengo que tener más cuidado. Mis papás siempre están pendientes de mí, y todos los días, aunque lejos, me dan muchas recomendaciones. Pero todo esto vale la pena, porque me ayudará en un futuro; si uno no sacrifica, no logra nada en la vida”, sentenció.

Una historia similar vive también el joven Erick Daniel Argueta, de 18 años, alumno del segundo general del mismo instituto.

Él viaja todos los días aproximadamente tres horas en autobús desde Santa Rosa de Lima, en el departamento de La Unión, hasta San Miguel. “Es pesado y cansado, pero valoro el esfuerzo que hacen mis papás de apoyarme siempre. Ellos me aconsejan que nunca deje de estudiar y que me prepare, y así lo hago. Por esto quiero decirle a todos los jóvenes que persigan los sueños que se plantean en sus vidas, que no se den por vencidos, porque vale la pena invertir en el futuro”, enfatizó.

Erick desea estudiar ingeniería civil o licenciatura en inglés y son los sueños que guarda en cada sacrificio que realiza. “Yo no puedo salir con mis amigos a pasear y divertirme, porque aparte que tengo que irme a estudiar, si no llego temprano no alcanzo el bus que me lleva a mi casa”, dijo.

Este es el primer año que el Instituto General Gerardo Barrios forma parte del proyecto de SSE de LA PRENSA GRÁFICA. “Es un proyecto muy bueno, ya que ayudará en el aprendizaje, la enseñanza y apoyará a centros escolares de escasos recursos económicos que necesitan de este material de apoyo”, finalizó la directora Olmedo.

Tags:

  • Servicio Social
  • estudio
  • instituto
  • educacion
  • perseverancia

Lee también

Comentarios

Newsletter