Lo más visto

Juez impone 100 años de prisión por múltiple homicidio en Santa Ana

Por el caso también son procesados otros dos pandilleros y una colaboradora, quienes continúan prófugos de la justicia.

Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Juan Carlos Barahona Videoaudiencia.  El Juzgado Especializado de Sentencia instaló la vista pública el miércoles contra seis imputados presentes y tres ausentes. Dos fueron llevados a la sala y cuatro en videoaudiencia desde el penal de Izalco.

Foto de LA PRENSA/Juan Carlos Barahona Videoaudiencia. El Juzgado Especializado de Sentencia instaló la vista pública el miércoles contra seis imputados presentes y tres ausentes. Dos fueron llevados a la sala y cuatro en videoaudiencia desde el penal de Izalco.

Enlace copiado

El Juzgado Especializado de Sentencia de occidente impuso una pena de 100 años de prisión a los acusados de cometer un cuádruple homicidio en Santa Ana, en el que una de las víctimas era la hija del exjuez de Vigilancia Penitenciaria de Santa Ana.

El juicio contra los imputados inició el miércoles pasado y culminó ayer. Los homicidas fueron declarados culpables por el juez Especializado, quien impuso pena de 25 años de prisión por cada una de las víctimas.

Los condenados por este caso son Ernesto Adonay Cristales Moya, de 24 años; Wilson Obdulio Roque Palma, de 26; Erick Alexis Roque Palma, de 29; Wílber Alexánder López Lemus, de 23; William Antonio Alas, de 27; y José Luis Marín Méndez, de 41.

De todos, solamente Marín Méndez fue condenado a una pena de 68 años y seis meses de prisión por ser cómplice necesario en el caso, mientras que el resto, por ser coautor en el delito de homicidio agravado en perjuicio de las víctimas, recibió una pena mayor.

Los primeros cinco son miembros de una estructura de grupos terroristas que se mantenían en la urbanización El Trébol, mientras que el último era colaborador y les hacía viajes en un vehículo.

Todos eran procesados por el asesinato de Émerson Darío Évora Estrada, de 28 años de edad; Julio Enrique Aguilar Pimentel, de 28; Enrique Alexánder Chávez Alvarado, de 20; y Raquel Adrián Argüello Quezada, de 18, quien era hija del exjuez de Vigilancia Penitenciaria de Santa Ana.

El múltiple crimen fue cometido el 5 de octubre de 2015 en la tarde, pero los cadáveres de las cuatro víctimas fueron encontrados un día después en un predio baldío de la lotificación Las Moras, en el caserío Polanco, del cantón Primavera, en la carretera antigua que de Santa Ana conduce a San Salvador.

Según las investigaciones, en las que la fiscalía contó con la colaboración de un testigo criteriado, las víctimas fueron privadas de libertad y mantenidas en una vivienda de la colonia El Trébol, de la ciudad de Santa Ana, donde los ahora condenados las interrogaron y desnudaron para revisarles los tatuajes que poseían en distintas partes, no alusivos a grupos terroristas. Incluso les dieron marihuana “para relajarse” y luego fueron llevados en un vehículo, conducido por Marín Méndez, rumbo al lugar donde los asesinaron.

Lee también

Comentarios