Juristas discrepan por fallo que invalidó elección CCR

Exmagistrados de la CSJ tienen distintos puntos de vista sobre la resolución: hay quien cree que esa decisión es nula y quien subraya que la Asamblea debe elegir nuevamente.
Enlace copiado
Juristas  discrepan por fallo que invalidó elección CCR

Juristas discrepan por fallo que invalidó elección CCR

Enlace copiado
René Hernández Valiente y Mauricio Clará, ambos exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), hacen lecturas encontradas respecto a la última resolución de la Sala de lo Constitucional que dejó sin efecto la elección de tres magistrados de la Corte de Cuentas de la República (CCR) realizada el 20 de marzo.

Hernández Valiente cree que la resolución firmada por cuatro magistrados de lo Constitucional está “muy bien fundamentada” porque considera que en la Constitución está implícito que no debe haber militancia partidaria de los magistrados de la Corte de Cuentas.

“La resolución del 23 (de enero) no estaba cerrada, la sala gradúa sus efectos. La sala les previno a los diputados que tenían que mostrar la idoneidad y la independencia de los magistrados. Los diputados, a sabiendas de que había una resolución, retaron políticamente a la Constitución, y la sala lo que hace es decirles: ‘cumplan’. No era necesario una nueva demanda de inconstitucionalidad porque la resolución inicial no se había cumplido”, opinó Hernández Valiente.

Clará, por el contrario, cree que el fallo que invalidó la última elección de magistrados de la CCR es nulo porque, a su juicio, tiene dos vicios: que el presidente de la sala, Salomón Padilla, fue excluido de la reunión donde se acordó invalidar la elección; y que solo el presidente de la sala está facultado para convocar a reunión de magistrados.

“La Ley Orgánica Judicial, en el artículo 28, le da competencia al presidente de sala para que sustancie los asuntos y convoque. Cualquier decisión de otros magistrados, con exclusión del presidente, viola el artículo que dice que los funcionarios no tienen más facultades que las que expresamente les da la ley”, valoró Clará.

El exmagistrado sustenta su tesis en tratados sobre derecho administrativo elaborados por los suramericanos Miguel Marienhoff y Manuel María Diez. Hizo referencia a un texto de Marienhoff que dice: “La administración colegiada es aquella donde el ejercicio de la función hállase encomendado a varias personas que actúan en pie de igualdad”.

Padilla, presidente de la CSJ, también ha cuestionado que sus colegas (Belarmino Jaime, Florentín Meléndez, Rodolfo González y Sidney Blanco) lo excluyeron de la reunión en la que se acordó invalidar la última elección de magistrados de la CCR.

Hernández Valiente, aunque insiste en que la Asamblea debe realizar una nueva elección, coincide en que fue un error de los cuatro constitucionalistas no haber convocado a Padilla. “La crítica es válida a medias. La ley dice que la convocatoria le corresponde al presidente, pero eso no significa que la sala no se pueda reunir espontáneamente cuando tenga quórum. Pienso que es una descortesía con el presidente de la sala por no convocarlo. Hay una falta de ética, aunque el no hacerlo no tiene sanción”, declaró.

Hernández señala, sin embargo, que lo importante es que la sala hizo uso de la potestad que le concede el artículo 172 de Constitución de la República: juzgar y hacer ejecutar lo juzgado.

El jurista apunta que no es la primera vez que la Sala de lo Constitucional se pronuncia sobre el cumplimiento de una sentencia. Entre 1994 y 1999, recuerda, la sala condenó al expresidente Armando Calderón Sol por el despido de un superintendente. Luego, Calderón repitió el proceso de destitución y los magistrados resolvieron que daban por cumplida la sentencia.

Por otra parte, Hernández Valiente señala como “peligroso” y como un irrespeto a la independencia judicial que Padilla haya cuestionado el fallo de sus colegas y que lo haya hecho acompañado por nueve magistrados de otras salas de la Corte Suprema.

Clará, en cambio, califica la resolución como “una extravagancia” de cuatro magistrados.

“Ir más allá, dar órdenes, es una extravagancia que solo se vio en el tribunal constitucional que precedió a la instalación del régimen nacional socialista en Alemania. Con el supuesto filosófico del espíritu del pueblo, un tribunal alemán que pavimentó la carretera que condujo a la instalación de Hitler. La pregunta es: ¿Qué está pasando aquí con ese parecido?”, concluyó Clará.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter