Lo más visto

Juzgado saturado por incautaciones de cocaína en altamar

Autoridades llevan los casos a San Luis Talpa, La Paz, aunque los hallazgos de cocaína ocurren en el occidente.
Enlace copiado
Juzgado saturado por incautaciones de cocaína en altamar

Juzgado saturado por incautaciones de cocaína en altamar

Enlace copiado

El Juzgado de Instrucción de San Luis Talpa, en el departamento de La Paz, funciona en una casa pequeña. El salón más grande está en el centro y tiene el tamaño de la mitad de una cancha de baloncesto. Este martes 22 de mayo de 2018 luce saturado de expedientes judiciales que se amontonan en escritorios que hay que sortear para abrirse paso.

Al frente, hay un espacio un poco más pequeño que el salón central y que ha sido partido en dos por una pared: a la derecha está el escritorio del secretario del juzgado y una pequeña librera, además del escritorio del portero. Allí, han acomodado seis sillas en dos filas que hacen las veces de una sala de espera. A la izquierda, al otro lado de la pared, está la sala de audiencias. Se trata de un pequeño salón con escritorios que forman una letra c.

Es una descripción típica de un juzgado del interior del país; sin embargo, el de San Luis Talpa debe ventilar los casos de narcotráfico y lavado de dinero de los arrestos que ocurren en el Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez y de las incautaciones en altamar.

El mapa de la ruta marítima de drogas revelado recientemente por la Marina de Estados Unidos consigna que estas pasan por las aguas del océano Pacífico salvadoreño. La Fuerza Naval dijo que solo en 2017 incautó cocaína valorada en $152 millones en embarcaciones que suben desde Suramérica.

Los decomisos ocurren a varias millas náuticas del puerto de Acajutla, Sonsonate, pero los militares deciden transportar la droga por el mar hasta el puerto La Concordia, en San Luis La Herradura, por lo que los procesos deben ser ventilados en San Luis Talpa.

“El personal y equipo son insuficientes por los casos de tráfico ilícito y lavado de dinero. Eso genera una carga laboral superior al personal. Solo contamos con tres personas”, aseguró Sergio Silva, juez instructor en funciones de San Luis Talpa.

Silva señaló que ese tipo de delitos genera “una gran cantidad de actividades probatorias como pericias, audiencias especiales, desembalaje de evidencias, reconocimientos, inspecciones y reconstrucciones”.

“El trabajo en este juzgado sobrepasa la capacidad instalada. Tenemos una carga como si fuéramos un juzgado especializado en narcotráfico y lavado; y no contamos con el personal ni equipo informático idóneo”, reiteró.

El juzgador puso de ejemplo la pequeña sala de audiencias, que en los casos donde los defensores de los acusados son varios se queda insuficiente. Además, dijo que le prometieron la instalación de equipo para realizar audiencias virtuales, pero solo llegaron a colocar las instalaciones eléctricas.

“Ya hicimos tres veces la petición a la Corte Suprema de Justicia y a la unidad técnica, pero no hemos tenido respuesta”, agregó el juez Silva.

Lee también

Comentarios