Lo más visto

Más de El Salvador

Ketzaly, zapatos hechos en Chapeltique que se exportan a diferentes partes del mundo

Ketzaly, una empresa de zapatos artesanales, hechos con crochet y macramé, vende sus productos en el Aeropuerto Internacional Oscar Arnulfo Romero, y en una boutique en San Miguel.

Enlace copiado
Ketzaly, zapatos hechos en Chapeltique que se exportan a diferentes partes del mundo

Ketzaly, zapatos hechos en Chapeltique que se exportan a diferentes partes del mundo

Enlace copiado

En una galera sin pintar, con techo de lámina y dos máquinas de coser que no dan abasto para los 17 pares que se hacen a diario, los artesanos de calzado de caserío La Isla, cantón Hualamá, en Moncagua, San Miguel, se esfuerzan cada día para sacar a tiempo el producto.

El ruido de las máquinas al coser llena el ambiente, así como el olor a pega de zapatos y las pláticas de los artesanos.

Mientras unos jóvenes diseñan, tejen, cosen, ensamblan, otros venden el producto en la empresa Ketzaly, nombre náhuatl que significa “mujer bella”.

Los esposos Digna Yesenia Castro y José Abram López son los propietarios de la pequeña empresa, que desde el 2014 promueve empleos en este lugar, especialmente entre jóvenes.

Todo empezó cuando Yesenia vivía en la hacienda Singaltique, cantón San Pedro. A este lugar llegó un curso para que los jóvenes aprendieran a tejer crochet para hacer matatas y hamacas. “Después de haber aprendido me surgió la idea de emplear a jóvenes que ya podían tejer crochet y empecé hacer zapatos; (quería) tener un negocio propio para generar empleo en el municipio”, mencionó.

´

“Ketzaly, tu estilo” es el nombre de la marca, que nació con la ayuda del Centro de Desarrollo para la Microempresa CDMYPE-UNIVO.  “Nosotros proporcionamos asistencia técnica, capacitaciones para que una empresa crezca y sea competitiva en el mercado”, explicó Reina Rodríguez, Asesora Empresarial de CDMYPE.

Fotografías, catálogo y sitio web para mejorar ventas

De acuerdo con Yesenia, al principio era complicado vender el producto porque las mujeres estaban acostumbradas a comprar zapatos de cuero. Sin embargo, lo logró a través de CDMYPE con capacitaciones al personal para hacer fotografías, catálogo y un sitio web.

El negocio inició en un reducido espacio de 3 metros de ancho por 6 de largo. Entonces contaban con 5 empleados. La plana de colaboradores creció en la actualidad a 25 jóvenes. “A Ketzaly, el joven puede entrar sin saber tejer pero nosotros le damos la oportunidad de aprender”, recalcó Yesenia.

“Trabajo en el área de montaje desde que inició la empresa. Me tardo 20 minutos para ensamblar cada par de zapatos. Vivo en Singaltique con mi padres y les ayudo a ellos porque mi papá es agricultor y mi mamá ama de casa”, explicó Luis García, uno de los empleados.


En la actualidad, Ketzaly exporta el 70% del calzado para Estados Unidos, Chile, Europa y Puerto Rico. La visión de la empresa es  tener una planta productora más grande; con maquinaria moderna para ser más competitiva en el mercado nacional e internacional.

Tienda en el aeropuerto

Inicialmente, los productos se hacían con crochet, y luego implementaron también el macramé; el primero se teje con agujas y el segundo sólo es a base de nudos. Así, todo lo que esta empresa fabrica es hecho artesanalmente y los precios  de estos zapatos son de entre 25  y 37  dólares.
Hace 2 años, Ketzaly abrió una tienda que se llama El Salvador Productivo en el Aeropuerto Internacional Arnulfo Arnulfo, y en San  Miguel tiene una boutique. De igual forma, alianzas con salas de bellezas para que las personas puedan adquirir el producto ahí.

“Junto a mi esposa queremos llevar esta empresa a otro nivel”, dijo López. Hace 6 meses empezaron a fabricar calzado de cuero para hombres y en este momento está en proceso la legalización de una nueva marca que se llamará Chaperno.

La empresa de estos esposos ha sido una de las contratadas por el gobierno para abastecer con 12,000 pares de zapatos escolares para los centros educativos de la zona oriental.

Mujer emprendedora Tría Centroamérica 2018

Yesenia recibió el premio Mujer Empresaria Tría Centroamérica el 19 de octubre del 2018, en el marco de Womed Award Sur 2018- 2019. Este concurso lo ganó, junto a otras mujeres líderes, a través de la Asociación de Desarrollo Económico Local de Morazán (ADEL Morazán). Como resultado de esto, en febrero del 2019 viajará a Bélgica para visitar otras empresas.

Womed Award Sur es un proyecto de mentorías para potenciar el desarrollo de micro empresas lideradas e integradas por mujeres.

Actualmente, la empresaria ha sido invitada a New York Estados Unidos por un grupo de mujeres que llevan por nombre El Poder de ser Mujer, quienes están montando una tienda en esa ciudad.  “Esperamos al final de este año tener mercadería en ese lugar para que nuestros clientes puedan adquirir de una forma más fácil el producto”, mencionó.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines