Lo más visto

“La Iglesia tiene que estar con la gente”

Hoy monseñor José H. Gómez, arzobispo de Los Ángeles, realizará una ponencia en la “Cena de beneficio para la formación de sacerdotes diocesanos salvadoreños”.
Enlace copiado
“La Iglesia  tiene que estar con la gente”

“La Iglesia tiene que estar con la gente”

“La Iglesia  tiene que estar con la gente”

“La Iglesia tiene que estar con la gente”

Enlace copiado
Monseñor José H. Gómez, arzobispo de Los Ángeles, California, se encuentra en el país para compartir esta noche su experiencia y transmitir un importante mensaje para los salvadoreños. En su ministerio, el arzobispo motiva a las personas a seguir a Jesucristo con gozo y humildad en la vida, buscando servir a Dios en sus actividades cotidianas diarias.

El arzobispo es el invitado especial y ponente de la “Cena de beneficio para la formación de sacerdotes diocesanos salvadoreños” del Proyecto de Formación Sacerdotal, que se realizará hoy en el hotel Crowne Plaza, a las 7 de la noche. El donativo es de $250.

LA PRENSA GRÁFICA conversó ayer con el religioso sobre esta actividad, así como de diferentes temas relacionados con la Iglesia, la familia y la sociedad.

¿Cuál será el principal mensaje de su ponencia en la cena benéfica?

Lo que pienso decir está relacionado con la visión del papa Francisco para el continente americano, basado en sus viajes a Estados Unidos, México y América del Sur, sobre todo la parte de la realidad del mundo en que vivimos: un mundo donde hay tanta violencia, confusión de la persona humana y el futuro de la sociedad. Así como su llamado a que salgamos de nosotros mismos para hacer un mundo donde el bien común sea lo más importante.

Usted dijo que “lo que distingue al sacerdote es siempre su corazón”. ¿Qué clase de corazón debe tener?

El nombre es “hombres de corazón valiente”. Por lo que vine a El Salvador fue por invitación para esa cena para promover el sacerdocio, pero también para visitar la tumba de Monseñor Romero... ¿Qué significa el corazón así? Significa que tenemos que estar dedicados a las cosas de Dios. Como nos enseñó Monseñor Romero con su vida y como el papa Francisco está haciendo, salir de nosotros para hacer la vida mejor para los demás. Para eso es el valor. Tanto para ser un hombre santo como para influir positivamente.

En su caso personal, ¿su corazón era así antes de decidir ordenarse sacerdote o fue ya posteriormente?

Se va formando. Toda la vida cristiana empieza con un encuentro con nuestro Señor Jesucristo. Todos tenemos un proceso; en mi caso fue por mi familia y estudios. Un día pensé: ‘Quiero ser sacerdote’. Vas poco a poco y vas descubriendo que nuestro Señor Jesucristo te está llamando a representarlo, digamos, ante los demás.

¿Qué otras características deben tener los sacerdotes?

Tiene que ser un hombre de fe, en Dios y en los demás. Debe tener esperanza y compartirla con los demás. Tener una visión positiva. Buscar el bien. Y lo más importante, que sepa preocuparse por los demás.

El papa Francisco tiene ya más de tres años de pontificado –los cumplió el 13 de marzo de este año–. ¿Cuál considera usted que ha sido la principal reforma a la Iglesia que ha implementado?

Hay muchas. Yo creo que en el fondo lo más importante es lo que ha pasado este año, que es el Jubileo de Misericordia. Porque, dada la realidad del mundo en que vivimos, la Iglesia tiene que estar con la gente y vivir la misericordia. Los sacerdotes, los laicos, los religiosos tenemos que dedicarnos. Creo que eso es lo más revolucionario de las reformas del papa.

¿Cómo describiría usted el estilo del papa Francisco?

Es un hombre sencillo, que te escucha y se preocupa por ti. Lo notas en su manera de tratarte. Está pendiente. Y debo agregar que es simpático.

Es el primer papa latinoamericano y usted es el primer arzobispo hispano de Los Ángeles... ¿A qué cree que se deba este liderazgo latino?

El número de católicos latinos, como grupo cultural, es el más grande. También, como dijo el papa San Juan Pablo II, América Latina es el continente de la esperanza... Eso nos da una responsabilidad muy grande, porque el futuro de la Iglesia depende de los latinos, de la manera de ser y vivir la fe de los latinos en el continente.

¿Cuál debe ser el papel, en su opinión, de la Iglesia frente a fenómenos como la violencia?

El papel es que haya diálogo y una solución pacífica, siempre con respeto a la ley.

Tags:

  • monsenor josé h. gómez
  • papa francisco
  • violencia
  • proyecto de formacion sacerdotal
  • sacerdotes diocesanos
  • religioso
  • arzobispo de los angeles

Lee también

Comentarios