Lo más visto

“La OEA está obligada a vigilar cuando está amenazada la democracia”

Enlace copiado
Enlace copiado
<p>nacion</p><p>La crisis derivada por el incumplimiento legislativo a las sentencias de la Sala de lo Constitucional ha comenzado a generar reacciones en el ámbito internacional. Esta semana, la subsecretaria de Estado de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, dijo que a su país le “preocupa gravemente” lo que está ocurriendo en El Salvador.</p><p>También en declaraciones posteriores a un acto en Casa Presidencial, la embajadora norteamericana en el país, Mari Carmen Aponte, ya había expresado que el problema en mención debe tener salida en el marco de lo que establece la Constitución. En el mismo tono de preocupación se ha expresado Stefano Gatto, el representante de la Unión Europea (UE) en El Salvador. En términos similares se pronunció la embajadora del Reino Unido, Linda Cross, cuando advirtió que “habrá un impacto en la reputación de El Salvador si esta situación continúa”.</p><p>Ayer el tema fue analizado, en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA, con Luis Mario Rodríguez, director del Departamento de Estudios Políticos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).</p><p>El abogado expresó que esas declaraciones confirman “que estamos rebasando los límites que podrían llevar a una situación de desprestigio internacional que será difícil de solucionar a futuro”.</p><p>Rodríguez observó, específicamente en las declaraciones de los funcionarios estadounidenses, una clara advertencia que debe hacer reflexionar a la clase política del país, en la medida en que se tiene un problema que “podría tener consecuencias no solo en el aspecto político, sino en el desarrollo económico, porque de ellos (Estados Unidos) depende el Asocio para el Crecimiento y el FOMILENIO”.</p><p>La gravedad del problema, señaló Rodríguez, es tal que desprestigia al país ante la comunidad internacional y puede impedir que los inversionistas extranjeros pongan los ojos en El Salvador ante la falta de certidumbre y credibilidad.</p><p></p><h2> OEA Y CARTA DEMOCRÁTICA</h2><p>A pesar del nivel de tensión entre las partes enfrentadas, el jurista consideró que ha llegado el momento de apelar a la mediación de la Iglesia católica o de notables abogados del país para que aporten sus conocimientos y se dé una salida inmediata.</p><p>Rodríguez no vaciló en exhortar, incluso, a la comunidad internacional a que “llame al orden a nuestros partidos políticos”: “Es más, la Organización de Estados Americanos está obligada, por la Carta Democrática, a vigilar cuando está amenazada la democracia de un país miembro”. Hizo mención al artículo 3 del documento, que hace referencia a la separación e independencia de los poderes públicos. </p><p>La exhortación de Rodríguez ocurre justo en el momento en que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se encuentra en El Salvador para conocer los resultados que ha dado la tregua entre pandillas y que ha permitido una reducción significativa de los homicidios.</p><p>El organismo interamericano, consideró el director de FUSADES, debería enviar una misión de observación que se dedique exclusivamente a estudiar jurídicamente el caso y, a partir de eso, ofrecer alguna solución internacional.</p><p>En ese llamado no descartó al presidente de la República, Mauricio Funes, a pesar de que el mandatario “ha parcializado su posición y no ha querido publicar la sentencia (contra la elección del fiscal general de la República) en el Diario Oficial”.</p><p>“A nuestro presidente le pedimos que intente resolver un problema, que es el más grave”, instó.</p><p>Rodríguez agregó que Funes puede hacer uso de su capital político y de su buena imagen internacional para mediar en la controversia..</p><p>Para el representante de FUSADES, la crisis “está acorralando a la sociedad civil”.</p><div class="blogBox"></div>

Tags:

  • el-salvador
  • politica

Lee también

Comentarios