Lo más visto

La Universidad de El Salvador se ha quedado corta en investigación social”

El sociólogo argentino dice que UES debe recuperar el protagonismo que tenía años atrás y aportar ideas que ayuden a solucionar los problemas del país.
Enlace copiado
La Universidad de El Salvador se ha quedado corta en investigación social”

La Universidad de El Salvador se ha quedado corta en investigación social”

Enlace copiado
El sociólogo argentino Daniel Slutsky, quien esta semana estuvo en el desarrollo del II Congreso Nacional de Estudiantes de Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador (UES), considera que esa alma mater debe recuperar el rol protagónico que tenía décadas atrás, cuando aportaba ideas y planteamientos que ayudaban a resolver los problemas del país.

Slutsky, quien trabajó como catedrático de Sociología en la UES en 1967 y fungió como director del Departamento de Ciencias Sociales desde 1968 hasta 1971, sostiene que problemas como el de las pandillas, la economía, el sistema de pensiones y la migración, entre otros, deben ser investigados desde el interior de la UES (por medio del departamento que él dirigió) y generar propuestas que le permitan al Gobierno y demás sectores de la sociedad salvadoreña tener una serie de aportes que conlleven a lograr una solución.

¿Cuál es el aporte que la Universidad de El Salvador puede ofrecer para identificar los problemas que en la actualidad se viven en El Salvador?

La Universidad de El Salvador, su Departamento de Ciencias Sociales, sus sociólogos deben ayudar, a través de la investigación, a identificar los orígenes y las causas de los problemas que vive El Salvador. La realidad está interrogando a la universidad y a los sociólogos en tantos aspectos y no pueden quedarse ajenos al rol protagónico que les corresponde.

¿Cuál es ese rol protagónico?

Investigar y aportar soluciones. Tomemos como ejemplo el problema de la migración de la población salvadoreña, ¿qué impacto tiene? ¿Cuál es el desgaste que humanamente tiene una familia? ¿Cuál es la estructura de las edades de las personas que emigran? En el tema de la jubilación, si se continúa con el sistema de reparto o privado, debe ser investigado desde la universidad y plantear propuestas de solución.

En el caso de las pandillas y la criminalidad que se vive en el país, ¿se pueden identificar también causas, efectos y soluciones?

Claro, porque mediante la investigación se puede determinar de qué grupos sociales son los jóvenes que integran estas pandillas, en qué zonas geográficas hay más intensidad de este tipo de actos, cuál es la historia familiar de estos chicos, de dónde vienen. Como digo, la universidad y los sociólogos no podemos estar ajenos a estos problemas que se dan en el país.

¿Estos planteamientos hacia quiénes deben ir dirigidos?

Una vez que (un sociólogo) ha salido y ha ido a la calle a investigar, a opinar y a hacer propuestas, debe acercarlas al congreso, ahí hay comisiones que estudian precisamente estos temas. La Universidad de El Salvador no puede quedarse callada, debe volver al final de los años sesenta y principios de los setenta, cuando era un hervidero de pensamientos y propuestas, a pesar de la bota militar que tenía encima. Hoy en día ya no existe esa presión militar que había antes de la guerra.

¿Pero estos aportes no pueden malinterpretarse o generar malestar a algún sector determinado?

No debe haber autocensura, ni tampoco censura. Esto de opinar y decir no es para derrocar a un gobierno, es para incluso darle elementos para mejorar una situación y eso lo tiene que entender el Gobierno, pero para ello, en el caso de la universidad, tiene que tener propuestas, análisis objetivos y científicos para poder ofrecerle algo al Gobierno, y el Gobierno tiene que escucharlos.

Usted dijo que esto de opinar y decir no es para derrocar a un gobierno, pero el nuestro maneja una tendencia que se le quiere dar un golpe de Estado. ¿Cómo cambiar esto?

(Sonríe) Eso es una tendencia, en general, de los que tienen el poder, denigrar a los que hacen otras propuestas si son partidos políticos de oposición y bueno.... ahora no vamos a construir un país participativamente, no vamos a crear un país democráticamente si no nos escuchamos todos, si no integramos otras propuestas. Ninguno de los dos, ni el Gobierno ni la universidad, deben autocensurarse.

¿Hay autocensura en la universidad?

Sí, porque como le dije, no tenemos la bota militar puesta encima; sin embargo, hay autocensura. La universidad ha tenido una presencia muy importante acá, en El Salvador. Para decirle algo, cuando llegué al país, justo comenzaba el movimiento ANDES 21 de Junio y la universidad apoyaba eso, porque era el movimiento que quería el mejoramiento salarial y la jubilación de los profesores, y la universidad salía a discutir ese tema y a estar en la calle. Mire, eran columnas de gente que venían de la universidad hasta la casa de gobierno, pero lo más importante es que las señoras de los mercados salían a aplaudir a la universidad, es decir, había un entronque entre la población y la universidad. Eso es lo que tiene que retomar, pero lo va a hacer si sale a hacer propuestas y a colaborar a la solución de los problemas que atañen al país.

Lee también

Comentarios