Lo más visto

Más de El Salvador

La audiencia que parecía no terminar

La sala 4A está llena de periodistas y abogados en el segundo día de audiencia. Los recesos y las indecisiones de Évelyn Jiménez, jueza interina del Séptimo de Paz de San Salvador, retrasaron el proceso.
Enlace copiado
Seguridad.  Policías con el rostro cubierto estuvieron presentes en la maratónica jornada judicial.

Seguridad. Policías con el rostro cubierto estuvieron presentes en la maratónica jornada judicial.

La audiencia que parecía no terminar

La audiencia que parecía no terminar

Enlace copiado
Después de tres intentos, finalmente tomó una decisión. El sábado, aproximadamente a las 7 de la noche, el grupo de fiscales inició con sus acusaciones. Mientras ellos leen parte de la transcripción de las escuchas telefónicas, la sala de audiencias huele a comida rápida y a sudor. El olor que quedó luego del almuerzo. Hay vasos tirados en diferentes partes de la estancia. Hay abogados comiendo galletas a escondidas, cuando las normas del juzgado son claras: no ingresar alimentos a la sala de audiencias. Pero en estos dos días eso no importó. Quizá porque se trata de un “caso especial”. Quizás los recesos no eran suficientes para comer y necesitaban comida.

Mientras esto ocurría, la Fiscalía señala, una y otra vez, cómo Enrique Rais y su grupo de abogados –incluyendo a su exjefe Luis Martínez, que está sentado a la derecha de ellos– manipularon el sistema de justicia a favor del empresario. Martínez está con la pierna derecha cruzada. Tiene la mano colocada en la cara y se ríe cada vez que uno de ellos pronuncia su nombre o menciona “que benefició al empresario Rais”. Del grupo de acusados, el exfiscal es el único al que la jueza no le llamó la atención. Cada uno de los imputados se molesta cuando escucha lo que dice el requerimiento. Comentan entre ellos y, por quinta ocasión, la jueza les pide guardar silencio. La FGR terminó con su intervención. La defensa deseaba intervenir.

La instrucción de la jueza es clara: cada abogado tiene 45 minutos para su intervención. Los asistentes en la sala murmullan. “¡Ojalá no se tarde tanto!”, “espero que sea rápido”, mencionan entre ellos.

La situación se volvió poco creíble desde que Luis Peña, abogado procesado, inició con un “buenas noches, respetable jueza; espero no tardarme más de los 45 minutos que usted nos otorga”. Esa fue la premonición de que la diligencia no iba a finalizar pronto.

Pero ningún argumento de la defensa demostró tanto respeto como el de David Campos Ventura, abogado de Rais. Las frases que pronunció Campos Ventura reflejaron que no defendía a cualquier cliente. Protegía no solo a su jefe, sino su amigo. Y fue así hasta la madrugada. Fue entonces que la Fiscalía respondió, en tono sarcástico, que, a su juicio, los defensores fueron incoherentes en sus alegatos.

Tags:

  • cronica
  • audiencia
  • tiempo
  • atraso
  • jueces
  • martinez
  • caso rais-martínez
  • enrique rais
  • évelyn jiménez
  • jueza évelyn jiménez

Lee también

Comentarios