Lo más visto

La bendición a la PNC para la batalla

Fabio Colindres ya no es más aquel sacerdote que buscó espacios para incluir a las pandillas en las decisiones del Estado. Ayer, el sacerdote tomó la palabra frente a la plana mayor de la Policía Nacional Civil (PNC) y se unió a su grito de lucha.

Enlace copiado
FOTO DE LA PRENSA/Ángel Gómez Mensaje.  monseñor Fabio Colindres consideró la relación entre PNC y delincuentes como una “batalla”.

FOTO DE LA PRENSA/Ángel Gómez Mensaje. monseñor Fabio Colindres consideró la relación entre PNC y delincuentes como una “batalla”.

Enlace copiado

Una anciana cabizbaja con un vestido que apenas se le podía notar el tono rosado entre manchas grises, con los pies hinchados de caminar y un pequeño morral a cuestas caminaba ayer en la mañana alrededor de la iglesia de La Merced, en San Salvador. Curiosa, intentaba asomarse entre la gente para ver qué ocurría en el templo. Adentro, las máximas autoridades del Gabinete de Seguridad pedían perdón por sus pecados en la fiesta del patrón de la Policía, San Miguel Arcángel.Animosa, la señora se atrevió a entrar por la puerta que daba de frente a las autoridades. Un hombre, que se había mantenido inmóvil en la entrada de la iglesia, vestido con una camisa de Batman y con la placa policial en el pecho hizo una mueca a otro agente que custodiaba el ingreso; ambos se tocaron el arma y decidieron seguir a la anciana con la mirada atenta adentro de la iglesia. Minutos después, sin intercambiar un gesto con nadie, la anciana salió por donde había entrado. Los agentes se miraron con complicidad y alivio, uno de ellos dijo: “Hay que estar pendientes”.

Ministro dice que pandillas buscan incidir en diputados

Es la lucha. En El Salvador han sido asesinadas más de 200 personas en los últimos ocho días. Mientras las autoridades siguen ampliando sus versiones sobre la causa del cuarto repunte de homicidios del año, monseñor Colindres ofreció una versión simplificada.

“La Policía ya está viviendo esta batalla de San Miguel y sus ángeles, que es la Policía Nacional Civil contra el demonio infernal y sus ángeles, que son los corazones y las mentes de todos los hombres y mujeres que no han entendido que la misión del policía es servir y proteger ante todo; y en esa misión, aunque no lo quiera el policía, es enemigo de lo que no es bueno”, dijo el obispo castrense y policial y continuó con referencias a la épica del arcángel en contra del mal.

Más de 200 personas asesinadas en 8 días

Eufórico, el sacerdote pidió a los policías que “no se acobarden” y no se dejen corromper. Con las manos extendidas repitió una doctrina en la que las víctimas sobran.

“La lucha que libramos no es contra humanos, es contra el mal”, dijo.

Minutos después, la plana mayor de la PNC se aplaudía a sí misma, entre gritos de ánimos de Colindres, una institución señalada por cometer ejecuciones ilegales se convencía de que va por el buen camino.

Antes de terminar el acto religioso, el director de la Policía subió al atrio de la iglesia, desde ahí contó cómo ayer en la madrugada abrazó a su hijo menor y recordó cuántos “valientes policías” estaban en las calles velando por su seguridad. Pidió que El Salvador avale a la Policía.

“No necesitamos el reconocimiento de la gente, lo que sí necesitamos es la unión, y lo que sí necesitamos es la comprensión y la solidaridad con las acciones que día a día los miembros de nuestra institución realizan”, dijo

Luego, aumentando el tono de voz criticó a todos los detractores de la institución que comentan las políticas de seguridad desde una posición “privilegiada”.

“Nuestra senda está trazada, no hay quien nos la haga perder internacional o no intencionalmente”, concluyó.

Más tarde, tras la misa, las autoridades volvieron a ofrecer sus argumentos de la violencia en el país.

 

Lee también

Comentarios