“La caravana de la rana”, la metodología de Satoshi para enseñar prevención

Enlace copiado
Con gran interés. Estudiantes de San Vicente participan con interés en las capacitaciones que el japonés Satoshi brinda sobre la prevención de desastres. El voluntario de JICA dice haber recibido muchas atenciones de los salvadoreños y está agradecido por ello.

Con gran interés. Estudiantes de San Vicente participan con interés en las capacitaciones que el japonés Satoshi brinda sobre la prevención de desastres. El voluntario de JICA dice haber recibido muchas atenciones de los salvadoreños y está agradecido por ello.

“La caravana de la rana”, la metodología de Satoshi para enseñar prevención

“La caravana de la rana”, la metodología de Satoshi para enseñar prevención

Enlace copiado
Compartir su experiencia en prevención de desastres y dar lecciones a estudiantes de centros escolares en el departamento de San Vicente es una actividad que Satoshi Endo disfruta como voluntario de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA). Su dinamismo y esmero para que los niños aprendan son acompañados con la metodología interactiva “La caravana de la rana”, que nació en Japón, una forma, según él, más fácil para que los pequeños conozcan sobre cómo estar preparados ante una catástrofe.

Según contó Satoshi, antes de venir a El Salvador trabajaba en Japón en una organización de prevención de desastres, en la cual se especializó. Luego deseaba poner en práctica sus conocimientos y ayudar a otros países, por lo que decidió que sería El Salvador.

“Supe que había muchos desastres en Centro América, y en la oferta de voluntario de JICA solo estaba El Salvador, y decidí venir a trabajar acá. Quería aprender el español, y aunque todavía me cuesta he aprendido mucho de mis compañeros vicentinos”, comentó.

Satoshi realiza diferentes talleres en los que con la ingeniosa técnica asegura que tanto niños como maestros se incorporen para conocer las medidas a tomar en cuenta ante un desastre, sin faltar la de “la rana”.

“Yo hago la capacitación tipo evento para niños en las escuelas, y el nombre del evento es ‘La caravana de la rana’, donde hay un muñeco de rana. Es un método de Japón que ayuda a enseñar de manera entretenida a los niños; y los participantes aprenden técnicas de rescate y primeros auxilios para distintos desastres”, manifestó el joven, entusiasta.

Dijo que los avances en prevención y alerta temprana en su país indican que hay mucho en qué ayudar, mejorar las medidas implementadas localmente, principalmente en prevención de terremotos, siendo elementales las comisiones comunales de protección civil.

Satoshi tiene un año de haber llegado a El Salvador y está destacado en las oficinas regionales de Protección Civil en San Vicente. Expresó que lo que más le gusta es trabajar con sus compañeros, la amabilidad de la gente, la comida, las frutas y paisajes de varios municipios vicentinos.

“Me gusta poder trabajar con mis compañeros, son inteligentes; la gente es amable, son simpáticos y yo trabajo entretenido. Conozco y me gusta la laguna de Apastepeque, San Sebastián es bonito, y la torre de San Vicente, casi conozco todo el departamento”, dijo contento de su estadía en la capital de la cumbia.

También le gustan las melcochas elaboradas en San Esteban Catarina, disfruta las pupusas y la sopa de pollo, extraña la comida japonesa y ver a su sobrino de dos años, pero su hermano le envía fotografías y tiene comunicación constante con su familia.

Su meta es llevar capacitación en prevención de desastres a 70 escuelas del país, la mayoría en San Vicente, pues desea que las próximas generaciones no resulten afectadas por desastres. “Hace falta cambiar conciencia sobre prevención de desastres, y los niños pueden hacer ese cambio”, comentó.

Aún le queda un año en El Salvador, pero luego de finalizar su voluntariado desea trabajar en una institución internacional para poder seguir apoyando con su conocimiento.

Tags:

  • San Vicente
  • voluntario japonés

Lee también

Comentarios

Newsletter