La derecha tiene la mayoría calificada

La aprobación de créditos, la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y del próximo fiscal general de la República son apenas tres de las cosas que estarán bajo control de ARENA, PCN, GANA y PDC. Además, tendrán la posibilidad de superar los vetos del presidente Salvador Sánchez Cerén y todo sin tomar en cuenta a la bancada del FMLN.
Enlace copiado
La derecha tiene la mayoría calificada

La derecha tiene la mayoría calificada

Enlace copiado
 

De acuerdo con los resultados del escrutinio preliminar de las elecciones del pasado domingo, ARENA logrará 39 diputados (luego de habérselo ganado al PCN, su aliado de coalición en Morazán, ver nota aparte), lo que revive el éxito de las elecciones de 1991 y 1994, cuando consiguieron la misma cantidad de legisladores. Quedará apenas a cuatro votos de la mayoría simple, pero más importante aún, puede liderar las elecciones que requieren mayoría calificada: 56 votos (dos tercios de la Asamblea Legislativa).

Junto a PCN (9) y GANA (9), ARENA podrá sumar 57 votos. Y si a esos se suma en PDC (3), llega a 60. Son números más que suficientes para elegir al próximo fiscal general de la República.

Pero, además, también le dan a esta hipotética alianza de derecha la facultad de definir a los cinco magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) cuyo período está por finalizar.

Los cuatro más importantes son los que integran la Sala de lo Constitucional (Belarmino Jaime, Florentín Meléndez, Sidney Blanco y Rodolfo González) y que constituyeron durante nueve años el freno de los excesos del Ejecutivo, pero también sentaron jurisprudencia (a veces no sin cierta polémica) en varias materias, incluyendo la electoral (como la anulación de diputados suplentes o la creación de las candidaturas de diputados no partidarios).

Un panorama difícil para el Frente

El FMLN llegará con las manos atadas, con una bancada minimizada (22 diputados, apenas uno más que los que logró en su primera participación electoral) y con nula capacidad de maniobra política, dado que estamos a menos de un año de las elecciones presidenciales y lo menos que querrán sus otrora aliados (como GANA) será querer aparecer cercanos.

Ante la posibilidad de aprobación de decretos y leyes adversas a los intereses del Ejecutivo, la única vía que tendrá el Gobierno serán los vetos. Sin embargo, la oposición los podrá superar sin problema, dado que controla la mayoría calificada.

Solo le quedará la vía del aplazamiento, emitiendo vetos por inconstitucionalidad (cuando aplique), los cuales no pasan a la Asamblea Legislativa, sino que van a la Sala de lo Constitucional. Será cuestión de tiempo, entonces, que sean desestimados.

Tal concentración de poder legislativo en la oposición obligará a la representación del partido de Gobierno a negociar de manera más franca y flexible.

De otra forma, obligaría a la oposición a utilizar todo ese poder para bloquear los últimos meses de la administración del presidente Salvador Sánchez Cerén y los anularía en el escenario legislativo.

Lee también

Comentarios

Newsletter