Lo más visto

La docencia estadounidense se acerca a la realidad del país

La organización Laberinto Projects invita a docentes de Estados Unidos para que vengan a conocer la realidad y la cultura salvadoreña.

Enlace copiado
Objetivos.  Los docentes estadounidenses quieren aprender sobre el país para tener materiales, recursos y nuevos conocimientos para conectarse con estudiantes salvadoreños del área de Washington.

Objetivos. Los docentes estadounidenses quieren aprender sobre el país para tener materiales, recursos y nuevos conocimientos para conectarse con estudiantes salvadoreños del área de Washington.

Enlace copiado

Muriel Hasbún inició su proyecto el año pasado, le llamó Laberinto Projects. Su intención era el cruce de las culturas estadounidense y salvadoreña extensivas hasta Centroamérica. El vehículo para tal propósito es el arte. Así decidió invitar a docentes del país del Norte para que conocieran El Salvador más de cerca.

Su inquietud comenzó cuando se desempeñaba como profesora y directora del programa de fotografía en la Corcoran School of Arts and Design, en la George Washington University, en Washington, D. C.; allí decidió echar a andar el proceso que llamó Educa e invitó en 2018 al primer grupo de ocho docentes para que visitarán tierra cuscatleca.

Los primeros pasos se dieron en el aula cuando sus alumnos más avanzados comenzaron a ser mentores de los más jóvenes, entonces decidió hacer su primer experimento en El Salvador, y crearon programas paralelos en lugares como Chirilagua, La Unión, Intipucá, Sensuntepeque, que tienen altas poblaciones en Washington.

Invitó a los docentes para que conocieran la cultura del país, fotografía, pintura, danza y otras expresiones artísticas. "Son docentes estadounidenses que tienen la intención de aprender del arte y la cultura de El Salvador para tener materiales, recursos y nuevos conocimientos y poder conectarse con los estudiantes salvadoreños que viven en el área de Washington", explica.

El sábado 13 de julio el tercer grupo de docentes caminaba en el Marte para presenciar algunas exposiciones, de todas las observadas escogerían una y la discutirían entre ellos. La experiencia luego será recreada en Estados Unidos.

La intención es "crear un ambiente educacional más equitativo culturalmente, para que todos en el aula aprendan del arte centroamericano y que tengan ejemplos reales para aplicar: primero que los centroamericanos se vean representados; y segundo, los demás se inclinen por la cultura centroamericana y que no solo sea europea, asiática", dice Muriel.

El resultado ha sido mejor de lo esperado, Hasbún ya visitó el país con tres grupos de ocho integrantes cada uno, con el del sábado 24 docentes estadounidenses han estado en El Salvador. La respuesta ha sido muy buena. Ellos se "sentían conmovidos por estar acá. Ellos tienen muchos alumnos salvadoreños y centroamericanos y hay tantos estigmas contra los salvadoreños y los inmigrantes y veían otra cara, otra manera de conocer la realidad", asegura.

Es otra forma de que los estadounidenses comprendan mejor "quiénes somos y de dónde somos".

Una vez de regreso en Estados Unidos, los docentes deben realizar un plan educacional en el que utilizan ejemplos de sus vivencias en El Salvador y pueden ser presentadas de diferentes formas, como debates y hasta en obras de teatro.

El intercambio marcha en avanzada y se amplió para que docentes salvadoreños también puedan intercambiar experiencia con los estadounidenses.

Hasbún dice que a través de ITCA-FEPADE se hará posible que docentes salvadoreños viajen a universidades y escuelas de Estados Unidos. Pero su intención va mucho más allá que los intercambios. Su idea es que una asignatura de arte sea incluida en el currículo de Estados Unidos y el de acá, por lo que espera tener acercamientos con el Ministerio de Educación, pero por el momento continuará con su proyecto.

Una de las limitantes del momento es que Laberinto Projects es una institución pequeña y es necesario evolucionar, pues la demanda aumentará y es precisamente una de las intenciones: el crecimiento.

"Quisiera crecerlo (sic), y que docentes de aquí fueran allá y que también vengan a participar los otros para que sea un verdadero intercambio", dice.

Ya hizo experimentos muy pequeños con reducidos grupos de alumnos y maestros, pero no pasaron de un día. Sin embargo, su ideal es crear un intercambio directo con docentes de ambos países.

"Esto rompe un montón de prejuicios y desconocimiento que puedan existir", afirma.

La presidenta de Laberinto Projects comenta que su intención es crear un espacio para el diálogo y el conocimiento, todo a través del arte, como ya hizo con los primeros tres grupos de intercambio docente.

"El arte es para todos, todos nos podemos parar frente al público y sentirnos conmovidos o que aprendimos algo o que vimos el mundo desde otro punto de vista", asegura.

Más allá del vínculo que busca establecer, trata de crear una alternativa que también rescate para los propios salvadoreños los orígenes, así también es el reencuentro con la misma sociedad.

"Necesitamos un vehículo que nos permita estar más cerca de nuestra historia y nuestra cultura y, al mismo tiempo, que nos acerque unos a los otros", dice Hasbún.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines