“La edad no es impedimento para hacer lo que te apasione”

Axel y Ayman Guandique, de 22 y 17 años, respectivamente, explican cómo se lanzaron con una empresa de gamificación, y cómo han ido conquistando mercados internacionales.
Enlace copiado
“La edad no es impedimento para hacer lo que te apasione”

“La edad no es impedimento para hacer lo que te apasione”

Enlace copiado
De 17 y 22 años respectivamente, los hermanos, Ayman y Axel Guandique se han lanzado al mercado de las industrias creativas con un concepto innovador: la gamificación. A la fecha, ya han trabajado con clientes nacionales y están realizando trabajos para empresas de Estados Unidos y Canadá. Ayman, que inició esta semana su último año de bachillerato es el director general de Infinite Software, mientras que su hermano, que estudia en la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN), trabaja como director de operaciones. A futuro, los hermanos buscan expandirse y vender sus servicios a empresas de más países, como Europa o China.

LEA ADEMÁS: Emprendedores locales destacan en concurso global

¿Cómo iniciaron con su empresa?

Ayman: Todo empezó hace dos años, nacimos por un videojuego que yo cree y era para móviles, lo lanzamos al mercado y en el primer mes solo tuvimos como mil descargas, casi que nulo y después conseguimos una alianza con un “publisher” en Estados Unidos y con ellos relanzamos el primer videojuego, le hicimos mejoras y fue seleccionado por Apple para estar en la lista de destacados en más de 25 países. Eso nos generó más de 100,000 descargas en menos de cuatro meses.

Con el tiempo nos dimos cuenta que para hacer juegos propios íbamos a necesitar un montón de capital, entonces ha sido un proceso de estar pivoteando y ver qué cosas funcionan y qué no y estos dos años hemos expandido nuestros servicios, ya no solo hacemos videojuegos; sino que aplicaciones con el valor agregado de la “gamification”, que es lo que nos identifica, porque si veníamos de videojuegos, teníamos que hacer algo relacionado con eso.

¿Qué es la gamificación?

Ayman: Gamificación es hacer que un producto tenga más enganche con las personas a través de metas y recompensas.

Axel: Por ejemplo, tenemos un cliente que tiene una app de “fitness”, entonces él no solo va a ver qué ejercicios hacer, sino que va a ganar premios por hacer las cosas y esto le da valor agregado a la app, porque el usuario le presta más atención y se siente más identificado con la marca, esas son las ventajas de la gamificación.

LE PODRÍA INTERESAR: Organizan foro para los emprendedores

¿Qué tipo de clientes tienen, han encontrado un mercado?

Axel: Es un servicio B2B, “business to business”, entre nuestros clientes salvadoreños se encuentra LA PRENSA GRÁFICA, pero ahorita estamos trabajando más que todo con clientes internacionales, nuestro cliente principal es una empresa de california. Estamos enfocados en exportar todo el talento que tiene nuestro equipo para crear aplicaciones y videojuegos de calidad y se nos han abierto las puertas afuera para hacer todo eso.

¿La edad ha sido un impedimento?

Ayman: Yo siento que con la edad no importa siempre y cuando uno sepa lo que está haciendo y vendiendo, es decir si realmente entregás lo que decís que podés hacer. Si realmente estás metido en tu industria y lo das todo por eso y le demostrás a los clientes que sí podés, jamás te van a decir “yo no hago negocios con gente que no tenga 18 años”, de hecho a ellos lo que les importa es la calidad de lo que uno entregue. Nosotros siempre nos preocupamos por eso y les hemos demostrado que aunque estemos jóvenes, tenemos la capacidad y el talento.

LEA TAMBIÉN: ASI inauguró planta de producción para jóvenes emprendedores

Axel: Con un cliente de Estados Unidos nos pasó que de repente se les ocurrió preguntar “mirá y vos cuántos años tenés”, “tengo 17” y dijeron “¿¡qué!?”, sorprendidos, pues; entonces la edad no es impedimento para hacer lo que te apasione, siempre y cuando sepás hacerlo

¿Cómo es llevar una empresa y estar en el colegio al mismo tiempo?

Ayman: Siempre es un montón de sacrificio. Siempre es darlo todo por tus sueños, porque ponele, a veces por cosas de trabajo, por cumplir tiempos de entrega, podemos pasar toda la noche sin dormir. Normalmente duermo cuatro o cinco horas al día, pero si tenés la pasión y ese “drive” de que querés hacerlo y lograrlo, entonces podés llevar las dos cosas, pero sí involucra un montón de sacrificio

Mis tareas trato de hacerlas en el menor tiempo posible, dedico un tiempo del día en el que literal digo “voy a hacer todas mis tareas en una hora máximo o media hora” y hago todo lo posible por terminar en esa cantidad de tiempo y la mayoría de veces sí lo logro.

¿En tu caso, Axel, cómo es estudiar en la universidad y llevar la empresa?

Axel: Es bastante agotador, pero si es lo que te gusta y te apasiona, podés salir con todo. Hay veces que en la ESEN no te dejan respirar, entonces es cuando Ayman toma más el mando. También, cuando Ayman está más ocupado en la escuela, yo (tomo más el mando). Eso es lo bueno que seamos interdisciplinarios, que encontramos un balance. Lo bueno también que seamos hermanos, es que podemos platicar de cosas de la empresa durante la cena.

¿Cómo ha sido trabajar entre hermanos?

Ayman: Pues eso nos ha funcionado súper bien.

Axel: Ajá, es más que todo eso, que somos interdisciplinarios, entre los dos nos apoyamos.

¿Es complicado cuando están en período de exámenes o de parciales?

Axel: Pues en exámenes a veces hasta más al suave es porque tengo que ir menos a la ESEN (ríe). Lo único que es que sí, uno pasa estudiando, pero no es lo mismo que pasar en la universidad todo el día.

Ayman: Igual, tengo que ir menos al colegio porque solo llego a hacer el examen.

¿Cómo se prepararon para crear su proyecto?

Ayman: Yo aprendí a desarrollar videojuegos por mi cuenta en internet, también fui a un curso en Art Code en El Salvador, y así fuimos seleccionando personas para nuestro equipo. Nosotros creamos un test para evaluarlas y ver que tuvieran la capacidad.

Axel: Sí, el equipo que uno busca es gente apasionada por lo que hace, alguien que realmente lo viva, esa es una de las grandes ventajas de nuestra empresa. Además todos hemos sido autodidactas y hemos aprendido en el camino.

¿A dónde se ven a futuro?

Ayman: Nosotros a futuro siempre vemos cómo sacar adelante Infinite, hacerlo crecer, estamos “looking forward” de vender a más países, porque ahorita solo tenemos clientes en Estados Unidos y Canadá, pero queremos exportar a más países; por ejemplo, tener equipos de venta en otros países y tener la producción y el talento acá.

Axel: Le queremos dar el enfoque a la empresa que no importa lo que estemos vendiendo en China, Estados Unidos o Europa, pero que toda la producción sea salvadoreña, porque aquí en El Salvador, nos hemos dado cuenta que hay un gran talento. Ahorita todo nuestro plan está en crecer y escalar.

¿Creen que es mejor emprender a buscar un trabajo en una empresa establecida?

Ayman: Yo siento que siempre va a depender de qué te apasiona, porque para un país tampoco es súper bueno que haya un montón de microempresas, porque muchos de los que tienen esas microempresas podrían ser ejecutivos de alto nivel en otra empresa. Entonces depende si lo que te apasiona lo querés hacer por tu cuenta, pero si estás en tu trabajo que también te apasiona y te sentís bien en el trabajo, pues súper genial porque siento que al final lo que importa es que seás feliz haciendo lo que hacés.

Axel: Yo creo que depende de la habilidad de cada uno, porque hay casos de gente que empiezan empresas de jóvenes o que primero dedican un tiempo a trabajar y después crean su empresa o así como gente que se dedica a trabajar toda la vida. Al final depende de las habilidades de cada uno y como se sienta con lo que está haciendo.

¿Y tú, Axel, has pensado en encontrar otro trabajo cuando terminés la universidad?

No, ahorita y después, siempre Infinite, siempre queremos buscar la manera de crecer y escalar la empresa porque queremos que esto sea para toda la vida.

¿Han habido momentos difíciles en los que han querido tirar la toalla?

Axel: Ha sido un camino de más de dos años de descubrir cuál era el negocio, porque uno va aprendiendo en el camino, porque la verdad es que si no fracasás, no aprendes. No tenés porqué rendirte.

Ayman: La mara nos pregunta qué productos han tenido que han fracasado, la verdad es que tenemos un montón de proyectos que fracasaron, murieron y o sea, no ha sido solo uno con el que aprendimos, sino un montón de productos de bastantes tipos. Si nos hubiéramos dado por vencidos al ver que eso no estaba funcionado, no estaríamos exportando.

Fue el año pasado que fue supercrítico, y pensamos en si cerrábamos la empresa, pero reducimos nuestros costos y ya este año ya han salido bastantes proyectos con clientes de Estados Unidos.

Tags:

  • diadelajuventud2017

Lee también

Comentarios

Newsletter