La enfermera nipona que previene embarazos precoces en La Palma

Enlace copiado
Atención. Yomiko Takehara, enfermera obstetra japonesa, atiende a una mujer embarazada en el hogar de espera materna de la Unidad de Salud de La Palma, en Chalatenango.

Atención. Yomiko Takehara, enfermera obstetra japonesa, atiende a una mujer embarazada en el hogar de espera materna de la Unidad de Salud de La Palma, en Chalatenango.

La enfermera nipona que previene embarazos precoces en La Palma

La enfermera nipona que previene embarazos precoces en La Palma

Enlace copiado
Su sonrisa es contagiosa y cada vez que coloca sus manos sobre los vientres de las mujeres embarazadas traspasa su alegría y buena vibra a los bebés. Se trata de Yomiko Takehara, una enfermera especialista en atención de embarazos que desde septiembre de 2014 brinda atención en el hogar de espera materna, de la unidad de salud del municipio de La Palma, Chalatenango, como parte de su labor de voluntariado con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

Su trabajo con las futuras mamás consiste en prepararlas para que cuando sus bebés nazcan sepan cómo atenderlos mejor, y que sepan cómo cuidarse durante el embarazo, orientándolas con charlas y ejercicios.

Yomiko cuenta que cuando supo que el destino para ejercer su voluntariado era El Salvador, rápidamente buscó un mapa para saber dónde se encuentra el país del que ahora dice estar encantada y no querer irse. Afirma que volvería, sin pensarlo dos veces.

“Cuando trabajaba en Japón yo pensaba: quiero ir a otros países, quiero ayudar a mujeres de otros países, quería ser voluntaria. JICA me mandó a El Salvador. Cuando JICA decidió mandarme acá yo no sabía de El Salvador, yo lo busqué en el mapa y dije: acá es. Después estudié sobre El Salvador; Japón es parecido, Japón es chiquito, El Salvador también”, dijo.

No imaginó, agrega, el trato caluroso que le ha brindado la población, así como los saludos en la calle y del municipio de La Palma, del que disfruta mucho su clima. “La gente de La Palma es muy amable, muy amigable. Al principio ,cuando caminaba en la calle, me decían mucho ‘chinita, chinita’. Ahora ya me conocen mucho, me llaman por mi nombre y siempre me ayudan y me enseñan muchas cosas”, indicó la enfermera nipona.

Pero además de la atención a mujeres embarazadas, área en la que ha notado un alto porcentaje de casos con adolescentes, Yomiko también trabaja en la educación sexual para evitar embarazos precoces, un tema que le preocupa, porque deja consecuencias serias en las adolescentes.

“Hay muchas embarazadas adolescentes, demasiado. Para mí no es normal; especialmente cambian sus vidas cuando tienen bebé. Es muy triste para embarazadas adolescentes”, meditó.

De allí que sus charlas pretendan evitar que las adolescentes y jóvenes del municipio chalateco salgan embarazadas a temprana edad, y en lugar de eso se preparen académicamente para superarse.

Desde su llegada a nuestro país, además de la gente y el clima de La Palma, la japonesa también disfruta de la gastronomía, siendo la sopa de res su platillo preferido, sin faltar las típicas pupusas.

“Yo como de todo, me gusta la comida de El Salvador, pero especialmente sopa de res; y de frutas el mango amarillo, mango maduro; verde no”, dijo casi carcajeándose.

Yomiko termina este año su periodo de voluntariado en el país, pero algo tiene bien claro: “Voy a regresar, solo a visitar, tengo bastantes amigos y amigas aquí, quiero venir, especialmente aquí en La Palma y San Ignacio también. Estoy contenta de haber podido venir a ayudar aquí”.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter