Lo más visto

La entrevista es la oportunidad para transparentarse”

La nueva presidenta de la APES dice que no hay cabida a demandar periodistas cuando se citan fuentes y al funcionario se le pide su versión.
Enlace copiado
La entrevista es la oportunidad para transparentarse”

La entrevista es la oportunidad para transparentarse”

La entrevista es la oportunidad para transparentarse”

La entrevista es la oportunidad para transparentarse”

La entrevista es la oportunidad para transparentarse”

La entrevista es la oportunidad para transparentarse”

Enlace copiado
Dalila Arriaza tiene pocos días en el cargo de presidenta de la gremial de periodistas salvadoreños, por lo que es inevitable no abordar con ella su visión sobre las amenazas al oficio de informar.

En esta entrevista la comunicadora comenta de lo acertado del fallo judicial de un juez al respaldar el ejercicio periodístico del país, luego de no dar cabida a una demanda del alcalde Nayib Bukele contra LA PRENSA GRÁFICA. La periodista de medios electrónicos también comentó que esta nueva junta directiva de la APES dará el seguimiento de la Mesa de Protección de periodistas y el anteproyecto de ley para la protección del gremio que se estudia en la Asamblea.

¿Cree que el ejercicio del periodismo está siendo afectado por los poderes o intereses que muchos funcionarios tienen?

Definitivamente que sí, porque aunque en alguna ocasión alguien haya dicho que en El Salvador hay una total libertad para los medios y que se respira libertad de expresión, no es cierto. Cuando se tocan los intereses económicos y políticos el mismo empresario o político se notan incómodos, se delata, porque se le nota incómodo. Puede ser el que calla, otorga, el que esquiva, otorga; o el que no cede entrevistas, otorga.

Acerca del caso de LA PRENSA GRÁFICA, en el cual un juez falló a favor del periodismo de investigación ante la demanda interpuesta por el alcalde Bukele, ¿en qué momento cree que los funcionarios o empresarios piensan que están siendo perjudicados?

Si se le toca una fibra sensible de interés político, o interés ideológico o interés económico, tiene que tocar alguno de estos para que llegue a reaccionar cualquier funcionaria o funcionario; no importa, quien sea, sino porque yo voy a reaccionar, no habría razón. En mi forma de ver las cosas y como APES creemos que para un funcionario que una persona lo entreviste es una gran oportunidad para transparentar su función. Yo lo vería así si soy diputada o alcalde, no tendría por qué tener miedo si estoy haciendo las cosas de manera transparente.

Varios representantes de organizaciones y fundaciones, también representantes de ASDER y AIR, mencionaron que este caso sentaba un precedente para el periodismo de investigación, ya que una situación similar podría pasar con otros medios y periodistas.

En este caso es interesante la intervención y el fallo del juez porque fue él quien se apegó a la ley, hizo las investigaciones pertinentes en apego a la ley, ya que, aparte, hay elementos del periodismo que son básicos; por ejemplo, el colega que redactó estas notas citó sus fuentes y ellas son las que hablaron. En este caso no hay difamación, entonces, el juez acertadamente nota esto, que es parte de la técnica del periodismo, citar fuentes. Qué bueno que este sea un paso gigantesco a favor de la libertad de expresión.

¿Cómo podría decir que está el periodismo en El Salvador con el ejemplo de Venezuela, hay muchos medios o programas que son cerrados porque no les gusta al poder o algún partido político como se está presentando la información?

Puedo decir que si bien estamos mejor ejerciendo que en otros países, hay riesgo que si no cuidamos esa sana relación entre el periodismo y la función pública puede irse desmejorando y se puede trastocar y si nadie dice nada, si los periodistas no exigimos nuestro derecho y si los funcionarios no cumplen con su obligación de rendir cuentas y transparentar su gestión y se trastocan estas fibras, no sé qué va a pasar, pero podría el panorama cambiar de repente.

En el país está vigente la ley de derecho y respuesta, pero no hay una ley que esté protegiendo y resguardando la labor que hace el periodista.

No existe, pero como APES ya la estamos avanzando, ya se tuvo la tercera sesión en la Asamblea Legislativa con técnicos que están ayudando ya a darle base a esta ley de protección de periodistas. Se está trabajando dos ejes que son la protección personal y la protección social; la personal, porque sabemos que trabajamos en situaciones de riesgo, y la protección social, también, porque el periodista enfrenta desempleo y no desconocemos eso, se quiere contemplar un seguro para desempleo. Como APES quisiéramos que estuviese lista a mitad de julio, no sabemos si se va a lograr, porque implica mucho trabajo; pero esperaríamos que a mediados de julio.

Como presidenta de APES, ¿cuál es su postura ante estas obstrucciones o agresiones al periodismo?

Decimos que estamos en una sociedad democrática y no puede haber democracia sin libertad de expresión. La democracia tiene un compromiso ante la libertad de expresión. Debemos como sociedad democrática dar partes importantes en la búsqueda de esa verdadera libertad y no solo tener a los colegas periodistas en un espejismo diciendo “sí aquí hay libertad”. No es cierto. Porque hay colegas que han denunciado algunas reacciones abruptas de algunos funcionarios y que no se requiere ser psicólogo o hacer un estudio para notar que están incómodos, es notorio en sus inflexiones de voz o puede pararse y retirarse o negarle la entrada a un colega a una conferencia. Esas acciones ya están delatando que está incómodo. Debemos dar pasos más trascendentales en esto, es decir, no se deberían de estar recibiendo denuncias de atropellos, es más, no debería verse en las redes sociales frases que de alguna manera quieren intimidar, amedrentar o amenazar, porque muchos funcionarios se han dado a la tarea de estar emitiendo algunos mensajes desde ahí porque los lee toda la sociedad.
 

Lee también

Comentarios