Lo más visto

Más de El Salvador

"La horrorosa catástrofe" del río Acelhuate en 1922

El río Acelhuate se desbordó y afectó principalmente a los barrios Candelaria y La Vega en San Salvador. Pero también hubo daños en el resto de El Salvador. Más de 300 personas murieron.

Enlace copiado
La portada de La Prensa del 13 de junio de 1922. Foto LPG / Archivo

La portada de La Prensa del 13 de junio de 1922. Foto LPG / Archivo

Enlace copiado

La portada del martes 13 de junio del vespertino La Prensa (hoy La Prensa Gráfica) informaba de los daños y las muertes en los barrios La Vega, Candelaria y San Jacinto de San Salvador, tras el desbordamiento de los ríos Arenal y Acelhuate.

"La horrorosa catástrofe" fueron las palabras con las que se describió la tragedia.

Desde el sábado 10 de junio comenzaron unas lluvias intensas que en la mañana del lunes 12 se hicieron aún más fuertes. Ese día ocurrió el doloroso evento, hace 97 años. "Es muy probable que hemos estado al borde de una tormenta ciclónica", escribió el periódico.

La fuerza del agua arrastró árboles que obstruyeron el paso de la corriente bajo los puentes. Eso hizo que el agua se desbordara y su fuerza dejó enormes daños.

Acelhuate 1922
El pie de foto de esta imagen publicada por La Prensa en 1922: "El puente de Malespín, destrozado por la impetuosidad de la corriente, único que fue partido por las aguas. Se nota cómo al pasar por encima del puente la correntada lodosa y devastadora dejó un enorme árbol sobre él, que es la mejor prueba de la altura que alcanzó la inundación". Foto LPG / Archivo

El agua derrumbó diferentes construcciones y provocó muchas muertes de personas. También dañó tranvías y provocó la pérdida de animales. Se perdieron un beneficio de café y una fábrica de velas, propiedades de Salvador Mugdan, fueron inundadas. Además de fábricas de aguardiante, recogió La Prensa.

La tragedia hizo que otras personas llegaran al lugar a dar su ayuda. En la zona se hallaron cadáveres, aunque el Acelhuate arrastró otros cuerpos, los que fueron hallados en municipios como Guazapa y Apopa.

En Apopa se rescataron cuerpos con diversas heridas. La mayoría de personas no fueron identificadas, por los que se enterraron en el lugar sin conocerse quiénes eran.

Los damnificados fueron recibidos en lugares como el Gimnasio Nacional, en la Sala Cuna, en la Dirección de Caminos, en escuelas y en los teatros Colón, Principal y Variedades.

El paso de los trenes fue frenado en el país. Las líneas telegráficas y telefónicas estaban en riesgo. El servicio de energía eléctrica fue interrumpido en algunos lugares, pues los postes de hierro fueron doblados por las aguas.

Acelhuate 1922
"Publicamos hoy los primeros grabados obtenidos de la última hecatombre. En el primero de ellos se ve la enorme ola que arrasó casas y segó vidas, en el momento más espantoso del desastre". Ese texto acompañó a esta foto el jueves 22 de junio de 1922. Foto LPG / Archivo

El vicepresidente Alfonso Quiñonez Molina y funcionarios de ministerios recorrieron las zonas afectadas a caballo. El presidente en ese tiempo era Jorge Meléndez.

La Policía de Línea, el Ejército, la Guardia Nacional y la Cruz Roja Salvadoreña fueron algunas de las instituciones que se involucraron en el rescate y reconstrucción.

Daños en todo El Salvador

La Prensa también informó del desbordamiento del río San José en Metapán (Santa Ana), el desbordamiento de la quebrada Izcatal en San Ildefonso (San Vicente), al menos 24 muertos en Colón (La Libertad), cultivos inundados en el departamento de Chalatenango, el derrumbe del puente "Bolaños" en el río Jiboa (Cuscatlán) y del aumento del caudal del río Acahuapa (San Vicente).

Llegar a algunas zonas del país resultó imposible debido a la obstrucción de los caminos. Esto pasaba en Ahuachapán, San Martín y Cojutepeque.

Tras lo sucedido, en la zona de Colima —donde el río Acelhuate se une con el río Lempa— se vieron decenas de cadáveres de víctimas. Fueron pocos los cuerpos que se pudieron rescatar en esa zona.

"El horrendo espectáculo que los habitantes de la ciudad de San Salvador tuvieron la honda pena de contemplar no tiene precedente en los anales de nuestras desgracias", publicó La Prensa el miércoles 14 de junio al reproducir un editorial del Diario Oficial.

En los días siguientes a la tragedia, La Prensa publicó los nombres de algunas víctimas, actos heroicos de personas que rescataron vidas, instituciones que se organizaron para juntar dinero para los damnificados, empresas que apoyaron a víctimas y países que se solidarizaron con El Salvador. Costa Rica decretó tres días de duelo por lo sucedido.

Según La Prensa, en la Revista Telegráfica se publicó que "las pérdidas de vidas pasan de los 300" y las pérdidas económicas se estimaron en dos millones de dólares.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines