Lo más visto

La larga espera en la sala de Emergencias

LLegan esperando tener la oportunidad de ser atendidos en menos de tres horas; sin embargo, son pacientes que tienen que esperar hasta días enteros y en el menor de los casos más de 10 horas para ser atendidos por un médico de emergencias en el Hospital Rosales.
Enlace copiado
La larga espera en la sala de Emergencias

La larga espera en la sala de Emergencias

Sin camillas.  Muchos de los pacientes en  Emergencias tienen que esperar horas acostados en el piso.

Sin camillas. Muchos de los pacientes en Emergencias tienen que esperar horas acostados en el piso.

Paciencia.  Los pacientes aseguran que ante las largas esperas para la consulta, solo queda tener paciencia.

Paciencia. Los pacientes aseguran que ante las largas esperas para la consulta, solo queda tener paciencia.

Enlace copiado
Muchos esperan, entre quejas, por un analgésico que les calme el dolor o por una camilla que les sirva para descansar ante la eterna espera, pero el día es largo y hay que soportarlo.

En los pasillos de la emergencia del Rosales son notorios los dolores y angustias de muchos pacientes que piden, hasta con las miradas, ser atendidos por algún médico o enfermera, que caminan entre la saturación de personas y van con prisa por las demandas en los consultorios.LA PRENSA GRÁFICA tuvo la oportunidad de ingresar y hacer un recorrido por el centro de salud y constatar la situación que en muchos de los casos viven los pacientes. Tirado en el suelo en uno de los pasillos y con un fuerte dolor está don Manuel Aguillón Bolaños, de 76 años, tiene una permanencia de más de tres horas en el lugar y se queja, por la espera, por las molestias y porque no ve con claridad si será atendido pronto.

Pacientes renales del Rosales denuncian falta de trasplantes

“Ya tenemos como unas tres horas; llegamos bien temprano desde San Martín, en un taxi, lo traemos porque lo remitieron del Hospital de San Bartolo, nos dieron referencia para acá”, dijo Paz Nieto García, la esposa del paciente.

Don Manuel necesita, desde hace un par de meses, una sonda para poder hacer sus necesidades fisiológicas. Tras una cirugía que le realizaron y de la que dice no quedó del todo bien, ha tenido que volver por la asistencia médica. En el hospital público más importante del país, la indiferencia por la atención inmediata parece marcar todos sus malestares.

HEMATONCOLOGÍA ESTÁ A UN PASO DEL COLAPSO EN EL HOSPITAL ROSALES

Otro caso similar es el de Marilyn Miranda Rodas. Ella llegó desde el municipio de Cara Sucia, en Ahuachapán, junto a su esposo que padece del corazón. Asegura que salen de su casa a las 3 de la madrugada, caminan más de una hora para agarrar el autobús, y estar a las 5:30 de la mañana en el Rosales, ya que la cita es a las 6 de la mañana, y tienen que estar media hora antes. El gasto económico para ir al hospital, según Marilyn, es grande, pues solo en un día invierten más de $45, pero lo peor de todo para Rodas es la cantidad de horas que tienen que esperar para ser atendidos, ya sea por falta de médicos o negligencia.

“Salimos a las 4 de la tarde y logramos llegar a la casa tipo 8 de la noche, nos pasamos todo el día en el hospital”, manifestó la señora, que además tiene que comprar los medicamentos y buscar la manera de cómo conseguir $23,000 para que se le coloque un marcapasos a su esposo, quien está en espera de la cirugía desde hace meses sin tener resultados positivos.

Los pacientes se quejan por casos extremos, donde el tiempo de espera para una consulta sobrepasa los límites. Algunos tienen que aguantar una agonía de dos días para ser atendidos o trasladados a una camilla en la Unidad de Emergencias, en algunos casos con problemas serios de salud.

“Desde ayer estoy yo acá esperando, desde ayer que me vine de la casa, no he llegado”, expresó con descontento doña Gloria Pérez, quien se encontraba en la Emergencia para ser atendida.

Pero no todo es crisis o malas noticias. Un grupo de personas altruistas llega cada martes, desde la mañana, para entregar alimentos a más de 300 pacientes del hospital. Son conscientes de que las dificultades económicas de cada persona son complicadas y en la espera para la consulta deben incurrir en gastos para procurarse su comida.

“Es por ver la necesidad de las personas. Hay muchas de ellas que no son de acá de San Salvador y traen solo para el pasaje. Pasan sin comer a la espera de la consulta. Por lo menos la semana pasada nos encontramos a una señora que venía de Honduras y tenía tres días de estar aquí y sin dinero”, dijo Marta Castro, quien con otras mujeres de una iglesia cristiana de la colonia San Francisco de San Salvador se organizan para recolectar los alimentos.
 

Tags:

  • pacientes
  • hospital Rosales
  • consultas
  • emergencias

Lee también

Comentarios