Lo más visto

La mamá que se alfabetizó junto a sus 10 hijas adultas

En el cantón Santa Rosa de Ciudad Arce, una familia de 11 mujeres cuenta con mejores oportunidades comerciales gracias a su aprendizaje en un círculo de alfabetización.

Enlace copiado
Reconocimiento.  El viceministro de Educación, Francisco Castaneda, reconoció el esfuerzo y empeño de la familia Represa Valencia.

Reconocimiento. El viceministro de Educación, Francisco Castaneda, reconoció el esfuerzo y empeño de la familia Represa Valencia.

Enlace copiado

María Elena Valencia tiene 10 hijas y hasta hace solo algunos meses, ella y sus hijas no sabían leer o escribir. Nunca fueron a una escuela porque estaba lejos y porque, además, siendo mujeres, tenían diversas tareas en la casa que parecían más importantes que tomar unos libros. Acostumbradas a cosechar y comercializar sus productos, pudieron percibir ingresos para toda la familia.

Sin embargo, su entorno ahora ha cambiado. Ocho de ellas han sido parte del proceso de alfabetización que desarrolla el Ministerio de Educación en diferentes puntos del país y nuevos horizontes se abren para la familia completa.

Uno de los principales responsables de este cambio es el docente Kennedy Pineda, que convenció a la mamá, y con ello a sus hijas, de incorporarse en los círculos de alfabetización, donde utilizaron las Cartillas Complementarias de Alfabetización de LA PRENSA GRÁFICA.

Concluyeron el primer nivel, y aprendieron procesos de lectura, escritura y operaciones básicas de matemáticas. Están por iniciar el nivel 2.

María Elena, la matriarca, es de pocas palabras, pero no tiene problema en describir lo que estos conocimientos implican ahora para su familia.

"Nunca fuimos a la escuela porque quedaba a más de una hora de distancia, y para una mujer es más complicado asistir por las responsabilidades que tenemos en la casa, como halar el agua a diario. Ahora que aprendimos a leer y escribir, podremos aumentar el comercio de los granos básicos que cosechamos, que es la principal fuente de ingreso en la casa. Mis hijas también pueden continuar estudiando y tienen más garantía de un mejor futuro", dijo.

El círculo de alfabetización en el que participan opera en la zona rural, en el cantón Santa Rosa, La Libertad. El principal promotor de la zona es justamente el maestro de esta familia, Kennedy, quien alfabetiza desde hace cinco años y se encargó de motivar a la familia.

"Es gratificante ver cómo las personas alfabetizadas aumentan sus capacidades. Ellos pueden movilizarse con mayor facilidad, participar de forma más activa en el comercio local, hacer valer sus derechos y ejercer roles de liderazgo en la comunidad", describió.

Esta misma visión comparte el viceministro de Educación, Francisco Castaneda: "Este caso es valioso porque manda un mensaje a las mujeres salvadoreñas, quienes por años han sido marginadas del acceso a la educación, les demuestra que se puede salir adelante a través del aprendizaje y el acceso al conocimiento".

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines