Lo más visto

La muerte que la familia Peña presagió

La policía sabía que Wendy Nayeli Gómez Peña, de 12 años, tenía como vecino a un agresor. Lo sabía porque tres meses antes de su asesinato, el hombre atacó a un familiar de la niña, los amenazó de muerte y la familia de Wendy lo denunció.
Enlace copiado
Recuerdos.  La familia de Wendy Peña conserva intactas sus cosas. Temen un nuevo ataque a los adultos o que la hermana mayor de la niña sea agredida.

Recuerdos. La familia de Wendy Peña conserva intactas sus cosas. Temen un nuevo ataque a los adultos o que la hermana mayor de la niña sea agredida.

Temor.  la madre de Wendy sostiene una fotografía de su hija, quien fue asesinada en medio de una discusión por la corta de pitos.

Temor. la madre de Wendy sostiene una fotografía de su hija, quien fue asesinada en medio de una discusión por la corta de pitos.

La muerte que la familia Peña presagió

La muerte que la familia Peña presagió

Enlace copiado
Las casas de José Antonio García Ponce, de 62 años, y de la familia Peña, ubicadas en el cantón Concepción de El Carmen, Cuscatlán, están divididas por un cerco. Desde el interior de la vivienda de Wendy, hecha de lámina y adobe, se puede observar quién está en el patio delantero de la casa de sus vecinos. Por esta razón, Damián Peña, el tío de Wendy, vio que el 24 de diciembre de 2015, en la noche, García estaba con una resortera lanzando piedras a su casa. El hombre trató de esconderse, pero recibió un golpe en la cabeza.Damián, desangrado, buscó a Laura Peña, madre de Wendy Nayeli, para que lo auxiliara. Antes de trasladarlo al hospital, ella decidió pasar a una delegación para denunciar lo que García había hecho. Los hermanos Peña esperaban que al regresar del hospital su vecino ya estuviera detenido. Pero no fue así.

Los agentes llegaron al siguiente día para verificar si García realizó el ataque. Él les respondió que no estaba en la casa el día que eso ocurrió y que seguramente había sido alguien más quien lanzó las piedras. La PNC le comunicó a la madre de Wendy que no podían detenerlo porque no existía ninguna prueba. La señora les recordó de las otras denuncias que habían interpuesto por los constantes ataques que recibía ella y su grupo familiar y les externó una corazonada: “Hasta que maten a alguien de esta casa se lo van a llevar detenido”, según recordó el pasado viernes Laura mientras sostenía una fotografía de su hija.

La premonición se cumplió el 2 de marzo de 2016. Laura estaba cortando pitos acompañada de su hermano. García estaba molesto, porque sostenía que ese árbol le pertenecía y sacó de su pantalón un cuchillo para que se fueran. Wendy estaba con su hermana mayor y cuando escuchó los gritos de la discusión llegó a ver qué pasaba.

Las niñas se acercaron en busca de su madre y fue en ese momento que García buscó apuñalar a la hija mayor de Laura, pero Wendy empujó a su hermana y García la acuchilló en el pecho. “Todos nos quedamos quietos. Solo vimos cómo a la niña le comenzó a salir sangre desde el pecho. El hombre nos miraba, le sacó el cuchillo, lo tiró y salió corriendo”, relató Laura, quien aseguró que la esposa de García fue a recoger el cuchillo para ocultarlo.

Mientras Laura llevaba a su hija en la ambulancia, García se trasladó hacia una delegación para denunciar que Damián los había atacado. Wendy murió antes de llegar al hospital.

En el juicio por el asesinato de la niña, que tuvo lugar el 28 de febrero pasado, la fiscalía presentó como evidencia el cuchillo que utilizó García en el que encontraron ADN de Wendy, además de varias declaraciones de testigos. Esto fue suficiente para que el Tribunal de Sentencia de Cojutepeque lo condenara a 20 años de cárcel

El hombre en ningún momento reconoció que asesinó a la menor. “Yo vi a todos parados y nadie cayó al suelo”, dijo en el juicio, según comentó a LA PRENSA GRÁFICA Salvador González, secretario del tribunal, quien consideró que el crimen fue por intolerancia.

A pesar de que García está en la cárcel, las amenazas continúan por la esposa del ahora condenado, según la familia Peña. Laura teme que su hija mayor también sea asesinada. Ha dejado de trabajar para acompañarla a la escuela. La familia de Wendy teme que esta vez el ataque sea dirigido para otro miembro de la familia.

“Yo no me puedo mover de aquí. Tengo miedo de que vuelva a pasar lo mismo. Ya no sé qué hacer para lograr que esta gente se vaya de aquí y al fin podamos estar tranquilos”, comentó Laura.

Tags:

  • ataque
  • homicidio
  • niña
  • menor
  • pitos
  • vecino
  • intolerancia
  • cuscatlan

Lee también

Comentarios