Lo más visto

La niñez y su entorno, un espejo difícil

Como un ejercicio de expresión, el equipo de la sección educativa de LA PRENSA GRÁFICA visitó cuatro centros escolares de San Salvador y La Libertad donde se les pidió a más de 100 niños participar en la creación de murales donde expusieran sus opiniones en temas como valores, cultura de paz, familia y niñez. Estos fueron los resultados.
Enlace copiado
La niñez  y su entorno, un espejo difícil

La niñez y su entorno, un espejo difícil

La niñez  y su entorno, un espejo difícil

La niñez y su entorno, un espejo difícil

Enlace copiado
Ya el Ministerio de Educación (MINED) y organismos internacionales como UNICEF han expuesto las problemáticas que enfrentan las niñas, niños y adolescentes en cuanto a la vulneración de sus derechos como causa de los altos índices de violencia y criminalidad que afectan al país. Los desafíos son muchos, las opiniones aún más, sin embargo, los niños también tienen una postura con respecto al problema, el cual les afecta directamente y pone en riesgo su desarrollo e integridad física, emocional y mental.

A través de dibujos, cartas, textos y recortes alusivos a temas como valores, cultura de paz, niñez y familia los estudiantes de cuatro diferentes instituciones educativas entre las edades de nueve y 13 años demostraron su interés por el porvenir de los niños salvadoreños. Los dibujos hablan de una realidad llena de sinsabores, la cual viven a diario en sus comunidades, familias y centros de estudio. “Paz” es su principal petición, sin embargo, son conscientes que para llegar a ella son muchos los factores que deben cambiar, entre ellos superar los problemas que viven en sus centros escolares como el acoso de pandillas, la deserción escolar e incluso el poco interés de padres de familia en cuanto a la educación de sus hijos. “Hoy no hay paz, hay violencia, muertes, desempleo, nadie puede andar en paz por las calles, lamentablemente esa es la situación de nosotros los salvadoreños”, es la opinión de una niña que apenas cursa cuarto grado.

Para los niños entrevistados una de sus principales preocupaciones es la falta de afecto de sus familias y la violencia a la que día a día son expuestos o la cual sufren, ya sea en casa o en sus comunidades. Para ellos sus centros escolares se vuelven un refugio donde aprenden lo que en casa no se les enseña, sin embargo, muchos se cuestionan si realmente vale la pena. “¿De qué nos sirve aprender valores en la escuela si en la casa solo vemos maltrato y gritos?”, expresó otro niño.

Son los centros escolares y docentes quienes muchas veces tienen que retomar los roles del hogar. Para Ana Judith Ramos, directora del Centro Escolar Juan Ramón Jiménez de San Salvador, el poco interés y afecto que los familiares demuestran hacia los hijos obliga a los docentes a tomar un papel más allá de las aulas. “La situación nos obliga a tener dos roles, primero, ser la fuente de apoyo, confianza y amor y en segunda instancia la formación educativa”, comentó. Para ella, el trabajo de los centros educativos de ahora es mucho más difícil que hace 20 o 30 años, ya que la realidad de los estudiantes es completamente diferente.

Según Idalia Esther Cabezas, psicóloga infantil, es notoria la falta de orientación para los niños y la necesidad de mentores positivos que les brinden experiencias que les ayuden a generar habilidades para la vida. “Los centros educativos y en particular los docentes deben tomar conciencia sobre la importancia de sus acciones. A través de su ejemplo y la motivación que generen en los estudiantes pueden cambiar la vida de un niño aunque estos procedan de entornos difíciles”, explicó.

No obstante, este proceso formativo se ve muchas veces perjudicado cuando la violencia en el entorno escolar afecta la dinámica entre docentes y alumnos. De hecho, según datos del MINED (2015) tan solo 643 centros educativos del país (12 %) están ubicados en comunidades que no experimentan ningún tipo de complicación ligada a la violencia. Un total de 643 de un universo por encima de los 5,000.

En el plan educativo El Salvador Educado realizado por el Consejo Nacional de la Educación (CONED) se establecen algunos desafíos en temas de educación que enfrenta el país. El primero es lograr una escuela libre de violencia, así como la promoción de una educación familiar. También plantea la poca capacitación de docentes, directores y personal administrativo para manejar situaciones de violencia en las aulas, y la necesidad de crear alternativas curriculares que ayuden a prevenir la deserción escolar o que promuevan el regreso a las aulas.

Xiomara Rodríguez, directora nacional de Educación Básica, asegura que los esfuerzos del MINED no son pocos. En el marco del Plan El Salvador Seguro se están desarrollando medidas extraordinarias a escala interinstitucional en donde en conjunto con empresa privada y organismos públicos e internacionales se encuentran realizando proyectos de involucramiento juvenil, empleo, becas, educación flexible, atención psicopedagógica, entre otras. “El objetivo es ampliar oportunidades de educación así como mejorar la atención educativa con niños y jóvenes”, expresó Rodríguez.

Sin embargo, son las niñas y los niños quienes recuerdan que la deuda es grande. Su anhelo por espacios libres de violencia, de recreación, y que les permitan asegurar su futuro es uno de los esfuerzos que necesitan ser prioridad en las mesas de los dirigentes del país, pero también en las mesas de cada uno de los hogares salvadoreños.

Tags:

  • unicef
  • violencia
  • familia
  • niñez

Lee también

Comentarios