Lo más visto

Más de El Salvador

La niñez y su cambio de conducta en el encierro

Las condiciones generadas por el confinamiento y la falta de la escuela han provocado cambios en las expresiones de niñas, niños y adolescentes.

Enlace copiado
Visita. Dariana Valentina Ansora tiene 9 años y visita una venta de piñatas con sus papás, en la avenida España. Esperan tener una celebración en familia, diferente a otros años.

Visita. Dariana Valentina Ansora tiene 9 años y visita una venta de piñatas con sus papás, en la avenida España. Esperan tener una celebración en familia, diferente a otros años.

Enlace copiado

Conductas irritables, terrores nocturnos, ansiedad, expresiones de oposición, falta de apetito, depresión. Las manifestaciones de niñas, niños y adolescentes salvadoreños originadas por el confinamiento y la ausencia de la escuela presencial, debido a la pandemia del coronavirus, han sido diversas y en muchas ocasiones pasan hasta desapercibidas, incluso algunas secuelas todavía no han surgido, dice  Marta Isabel Gómez, oficial de educación y psicóloga del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

 
Los niños en tiempo de covid-19: Ellos saben del virus

El covid-19 ha obligado a las familias a replantearse su vida y dentro este panorama los impactos serán diferentes y unos serán más afectados que otros, por tanto, para Gómez las preguntas inmediatas son ¿qué deberíamos hacer en este momento? y ¿cómo afecta y afectará más adelante el encierro?

El entorno es parte de la clave para la especialista y es este entorno el que propicia diferentes grados de impacto sobre la niñez y la adolescencia; en este sentido, es clave el equilibrio que deben tener las personas que acompañan a los niños en las casas, sean estos los padres, abuelos, tíos o quienes estén a cargo de su cuidado.

 
Los niños en tiempo de covid-19: La protección y medidas

“Si ellos no están bien tampoco la salud mental de los niños estará bien”, dice, para enfatizar que los adultos también han sido víctimas de la pandemia al perder su trabajo, ver reducido sus ingresos, condiciones que llevan a inestabilidad.

 
Los niños en tiempo de covid-19: El clúster familiar

Sumado a ello el nivel socioeconómico influye en la calidad de salud mental. Muchos salvadoreños viven en condiciones de hacinamiento y precariedad y ante el encierro lo que se necesitan son espacios adecuados, los que muchas veces no se tienen y repercuten en factores como el maltrato físico, el abuso en todas sus formas de expresión, y la intolerancia.

 
Los niños en tiempo de covid-19: Sus derechos

Hasta antes de la pandemia y según explica Gómez, el Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia (CONNA) ya había reportado 3,444 denuncias por vulneraciones a los derechos de niñas, niños y adolescentes; y la Fiscalía General de la República, 282 delitos por maltrato, lesiones y otros delitos contra la integridad sexual, donde la carga recae en las niñas. “Hasta hoy, es lógico que han aumentado”, dice.
otros impactos.

Aislados. Por la pandemia, los niños han improvisado en su hogar. En su casa hora está su aula, su sala de juego, y el pequeño entorno familiar con el que pueden compartir sin riesgo.

Sumado a todo esto, la especialista de UNICEF retrata que el país es “multitrauma”, al mismo tiempo que se vive una pandemia del covid-19, tiembla, hay lluvias torrenciales, inundaciones, la violencia generada por las pandillas: “Vivimos una serie de situaciones al mismo tiempo y eso implica que en la medida que la persona está expuesta en mayor o menor medida también tiene más o menos impacto”.

La ausencia de la escuela también ha sido determinante para causar otros efectos negativos en la niñez, “pasar de una rutina en la que corren, juegan, tienen amigos, a un distanciamiento físico en un confinamiento, limita su actividad física y afecta su cuerpo, su masa muscular se afecta por la inactividad”, dice Gómez.

En consecuencia han aumentado las horas frente a las pantallas ya sean televisores, computadoras o dispositivos móviles, estas cubren las horas de clase pero también las de ocio, estas últimas desde luego que se han incrementado.

“La Organización Mundial de la Salud  estipula que las horas promedio que un niño menor de cinco años puede pasar frente a una pantalla es de dos horas, pero sabemos con seguridad que en este encierro esas horas han aumentado y tienen y van a tener consecuencias negativas en el desarrollo”, dice Gómez.

Las condiciones de alimentación son otras de las causas que impactan de manera negativa en un sector, al quedar desprotegidos del menú escolar que se tenía en los centros escolares y que no se ve cubierto en los hogares.

Los padres ¿Qué se puede hacer?

Tener actividad física, conversar con los  niños, niñas y adolescentes, observar su conducta y remarcar las condiciones de bioseguridad, sobre todo hoy que se ha flexibilizado la restricción, son parte de las recomendaciones de Marta Gómez.

Pero hay que ir más allá, la especialista de UNICEF considera que tanto niños como también los padres necesitan atención psicosocial para abordar el problema y en este sentido hay instituciones que lo brindan en línea y sin costo.

Las consejerías del Ministerio de Educación son una alternativa y los padres o estudiantes se pueden comunicar a los números telefónicos 2592-2009 y 6008-3286.
También funciona la Fundación Silencio y se pueden comunicar a los números 7143-1427, 7143-0899, 7929-5159, 7743-3169 o al correo clinicapsicologica@fundasil.org.

Gómez dice que sobre todo se debe trabajar un regreso seguro a la escuela. 

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines