La otra cara en la suspensión de policías tras una marcha

A los seis policías suspendidos en marzo les dijeron que era por cometer faltas al marchar. Policías han pedido a Sala Constitucional que intervenga, pero sala aún no conoce el caso.
Enlace copiado
Suspensión.  Los dirigentes del Movimiento de los trabajadores de la Policía (MTP) fueron suspendidos indefinidamente y sin goce de sueldo por haber cometido, según el Tribunal disciplinario de la PNC, faltas graves y muy graves al marchar y exigir mejores condiciones de trabajo y salario.

Suspensión. Los dirigentes del Movimiento de los trabajadores de la Policía (MTP) fueron suspendidos indefinidamente y sin goce de sueldo por haber cometido, según el Tribunal disciplinario de la PNC, faltas graves y muy graves al marchar y exigir mejores condiciones de trabajo y salario.

La otra cara  en la suspensión de  policías tras una marcha

La otra cara en la suspensión de policías tras una marcha

Enlace copiado
Los seis agentes policiales suspendidos el pasado 21 de marzo, de forma indefinida y sin goce de sueldo, por ser los dirigentes del Movimiento de los Trabajadores de la Policía (MTP), aseguran que “la suspensión realmente obedece a un capricho de los jefes policiales que no quieren escuchar las exigencias que están haciendo los agentes del nivel básico sobre mejorar las condiciones laborales y salariales”.

También afirman que la suspensión es un mensaje, a todos los agentes, que dice: “No se unan al movimiento ni exijan sus derechos, porque también serán suspendidos y hasta destituidos”.

El ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, por su parte justificó la suspensión de los policías diciendo que “durante las marchas para exigir los bonos y aumentos salariales se pudo haber cometido actos que deben investigarse y que pueden ser consecutivos de sanciones”.

Esos actos son los que el Departamento de Investigaciones Disciplinarias de la Inspectoría General de Seguridad Pública de la Policía Nacional Civil (PNC) les notificó a los seis policías que iba a investigar. En la notificación se explicaba que serían procesados por “no haber mostrado un comportamiento profesional que llegó al punto de hacer desórdenes en la vía pública, bloquear calles impidiendo el libre tránsito de vehículos y además intentar tomarse los portones de la Casa Presidencial”.

Según el Tribunal Disciplinario, los agentes cometieron, a través de esos actos, faltas graves y muy graves el día 27 de enero, al organizar una marcha que se realizó en la alameda Manuel Enrique Araujo, desde la plaza El Salvador del Mundo hasta Casa Presidencial. Esas faltas, según señaló el Tribunal a través de una resolución, están contempladas entre los incisos de los artículos 8 y 9 de la Ley Disciplinaria Policial.

El vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, también se expresó sobre el caso diciendo que el movimiento de los policías promovía una “insubordinación a la dirección de la Policía. Incluso dijo, tajantemente, que “si un policía no está a gusto, que busque otro trabajo”.

Ante esto, los policías suspendidos se organizaron una vez más para presentar un recurso de amparo ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) argumentando que la suspensión vulneró los artículos 2, 11, 12 y 18 de la Constitución de la República que se refieren al derecho al trabajo, a ser considerados inocentes hasta ser vencidos en un juicio y al derecho a presentar de forma escrita sus peticiones a sus autoridades para que sean resueltas.

La sala recibió el recurso de amparo el 29 de marzo de este año, pero desde ese día hasta la fecha aún no ha notificado que el recurso haya sido admitido.

El magistrado Florentín Meléndez, al ser consultado, se limitó a confirmar que el recurso de amparo aún no ha sido conocido en la sala.

“Tenemos muchas demandas de agentes de la PNC. No son pocas las demandas de policías. Hemos resuelto algunas y otras, como esta (sobre el caso de los seis policías suspendidos), están en proceso”, dijo Meléndez.

Mientras esperan que la sala conozca el recurso y que el Tribunal Disciplinario notifique una resolución final sobre el caso, los seis siguen sin salario y sin recursos para continuar tratándose las enfermedades que padecen.

Lee también

Comentarios

Newsletter