Lo más visto

Más de El Salvador

La puerta trasera del tribunal para los imputados

Enlace copiado
Traslado.  El expresidente Saca y los otros 6  implicados fueron trasladados desde la DAN a tribunales para presentación del requerimiento.

Traslado. El expresidente Saca y los otros 6 implicados fueron trasladados desde la DAN a tribunales para presentación del requerimiento.

La puerta trasera del tribunal para los imputados

La puerta trasera del tribunal para los imputados

Enlace copiado
El caso etiquetado por la Fiscalía como Destape a la Corrupción no siguió el mismo patrón de otros casos de corrupción ventilados en el centro judicial Isidro Menéndez. Los acusados no llegaron esposados, los policías no activaron las sirenas y los ingresaron por la puerta trasera.

Los empleados de diferentes medios de comunicación esperaron ayer al expresidente de la República Elías Antonio Saca y a los otros seis acusados en la zona donde la Policía suele ingresar a todos los imputados al edificio de tribunales capitalinos. Desde la 1:30 de la tarde, la mayoría de periodistas se dispersó en distintas zonas del edificio judicial, ya que la Fiscalía General de la República (FGR) había informado que a las 2 de la tarde presentaría el requerimiento. Al filo de la hora anunciada, no se escucharon sirenas ni hubo movimiento policial en la puerta principal. Fue hasta poco después cuando un agente informó que los siete acusados de actos de corrupción ya se encontraban en la sala de audiencias 4-B. Cuando los reporteros llegaron a esa sala, la puerta ya estaba cerrada. Luego uno de los abogados defensores salió y dijo: “Van a poder entrar, pero si me prometen que no harán desorden”. Después regresó a la sala.

En ese momento nadie dio información acerca de a qué hora los llevaron o por qué los subieron por el elevador que únicamente pueden usar magistrados y jueces. Después de 10 minutos, los periodistas de medios de comunicación ingresaron y encontraron al expresidente Saca sentado en la primera fila de las sillas de los acusados. El exmandatario no quiso pronunciar ni una sola palabra sobre los cargos que enfrenta.

El que sí habló fue Julio Rank, quien se desempeñó como secretario de Comunicaciones de Saca: “Claro que soy inocente, pero no voy a hablar. Mi abogado hablará”, dijo.

Los acusados fijaron sus miradas en el estrado para no dar la cara a la cámaras. Solo Rank miró constantemente a los reporteros y sonrió.

Una barrera de agentes de seguridad se encargó de custodiarlos para que nadie se les acercara. Ninguno de ellos permaneció esposado en el transcurso de la diligencia.

Lisandro Quintanilla, abogado del exsecretario de Comunicaciones, dijo a su llegada que los imputados debían ser tratados de acuerdo con sus estatus. Al finalizar la lectura de cargos contra los imputados, matizó esta aseveración: “Mi respuesta fue que ellos eran inocentes, y que, mientras no exista una situación crítica de fuga, está bien no esposarlos. Ningún imputado, en ninguna circunstancia, está esposado en una sala de audiencia, a menos que esté hablando de reos peligrosos o de sujetos a las jurisdicciones especiales o con patrones que el mismo código establece”, concluyó el abogado.

Quintanilla aseguró que sus clientes no tuvieron privilegios en el procedimiento y que la intimación (lectura de cargos) no se realizó en la oficina del Juzgado Cuarto de Paz, como suele hacerse en otros procesos, debido a que suman cerca de 21 abogados defensores en el caso. El juzgado, que realizará mañana la audiencia inicial, permitió que los medios ingresaran al lugar por segunda ocasión a la sala. Ya en ese momento todos se encontraban de pie y platicando en grupo, pero ninguno quiso referirse a la acusación.

Tags:

  • expresidente saca
  • destape a la corrupcion
  • antonio saca

Lee también

Comentarios