Lo más visto

La remineralización de los suelos

Enlace copiado
Enlace copiado
Desde que Justus von Liebig dio a conocer la síntesis de los abonos nitrogenados en su libro “Química orgánica y su aplicación a la agricultura y a la fisiología”, publicado en 1840, nació la denominada REVOLUCIÓN VERDE; la industria alemana se encargó de llevarla a todo el mundo y nació desde ese momento una agricultura comercial.

En el inicio de la revolución verde se creyó que con solo aplicar al suelo Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) se tendría una buena fertilización, una buena cosecha y así fue. Los rendimientos se incrementaron, pero esto duró hasta que empezaron a escasear en el suelo elementos diferentes al NKP.

Cuando esto sucedió, empezaron a disminuir los rendimientos y a tener que aumentar la cantidad de fertilizante químico para poder tener las cosechas prometidas. En unos cuantos años, ya se tenía que aplicar el doble de fertilizante químico y se obtenía la mitad de los rendimientos.

Luego se dieron cuenta de que eran necesarios otros elementos minerales como el Calcio (Ca), Magnesio (Mg), Azufre (S) y al aplicarlos como fertilizantes, de nuevo los rendimientos aumentaron, pero a los pocos años disminuyeron nuevamente y ahora ¿qué pasó? Parece ser que con la sobre explotación, el monocultivo y malas labores culturales, la tierra fue perdiendo su fertilidad. En la actualidad se reconocen como elementos esenciales para todos los cultivos la siguiente lista:

MACRONUTRIENTES. Estos los toman las plantas en grandes cantidades: Carbono (C), Oxígeno (O), Hidrógeno (H), Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), Calcio (Ca), Magnesio (Mg), Azufre (S).

MICRONUTRIENTES U OLIGOELEMENTOS. Estos los toman las plantas en pequeñísimas cantidades: Hierro (Fe), Zinc (Zn), Manganeso (Mn), Boro (B), Cobre (Cu), Molibdeno (Mo), Cloro (Cl), Níquel (Ni).

En la actualidad no solo se tienen problemas de fertilidad del suelo; también existe una gran variedad de enfermedades y plagas (insectos, hongos, nemátodos, etcétera) que antes no existían. Parece ser que en la falta de los micronutrientes que no son “esenciales” para la planta está la solución del problema.

Fundamentalmente la remineralización del suelo con los ECOMINERALES es un método inorgánico 100 % natural para incrementar la fertilidad del suelo. Aunque pueda parecer un fertilizante artificial, es sin embargo un proceso totalmente diferente que implica la utilización de minerales finamente molidos pero sin tratar, con una amplia gama mineral, tal como diabasas, montmorillonita, andesina, calcita, etcétera.

Una vez molidos mediante un proceso en frío que retiene las energías inherentes se llevan las partículas hasta lograr el tamaño deseado, se extiende sobre la tierra cultivada y gracias a su amplia variedad de sales, minerales y oligoelementos hace surgir igualmente una gran variedad de diferentes microorganismos.

Al remineralizar el suelo se devuelven los minerales que se han extraído durante muchos años (agricultura intensiva y monocultivos) y se devuelve el equilibrio al mismo, lo que hace que este sea más saludable y tenga una mayor gama de nutrientes, mejorando la calidad de los productos. Al mismo tiempo, al tener todos los nutrientes necesarios para la planta, esta mejora su sistema inmunológico y de esa forma se vuelve más resistente al ataque de plagas y patógenos.

Además, al tener el suelo todos los nutrientes que necesita la planta las producciones son mayores, los frutos son de mayor tamaño y peso, se mejora el desarrollo de la planta creciendo más rápidamente y dando más brotes, etcétera.

Los ecominerales son un acondicionador de suelos fuente de Macro Minutrientes (más de 60 elementos), necesarios para la buena salud del suelo y planta, procedente de la desintegración en frío de minerales 100 % naturales.

Entre los beneficios que trae al suelo y cultivo tenemos: incrementa el rendimiento del cultivo; ayuda a la utilización más eficiente del NPK químico, lo que se traduce en un ahorro; remineraliza el suelo; se incrementa la velocidad de crecimiento de las plantas; aumenta la masa de las raíces; incrementa la resistencia a plagas; prolonga el período de cosecha; incrementa la retención de agua en el suelo; aumenta la cantidad de brotes nuevos en las plantas; las plantas desarrollan mayor resistencia a frentes fríos y sequías; provee lentamente elementos trazas al suelo; aumenta el crecimiento de microorganismos; ayuda a construir suelos.

Referencia: D' Naturals

[email protected]

Tags:

  • gotas agrícolas
  • remineralización

Lee también

Comentarios