Lo más visto

“La salud de la población no tiene el color de un partido”

Enlace copiado
“La salud de la población no tiene el color de un partido”

“La salud de la población no tiene el color de un partido”

Enlace copiado
En poco menos de un año, las tensiones entre los médicos y trabajadores del Hospital Zacamil con el Ministerio de Salud han vuelto a surgir y se han expresado en la paralización del trabajo en las áreas administrativas, como la Unidad de Estadísticas, Financiera y Arsenal. Los reclamos laborales son los mismos: mejor dotación de medicamentos, equipos para cirugías y más personal.

El viernes, la suspensión de actividades en esas áreas arribó a su quinto día y los señalamientos ya derivaron en consideraciones políticas. Los titulares del Ministerio de Salud han advertido que las acciones en ese centro asistencial tienen como objetivo, por un lado, generar desestabilización en un contexto preelectoral y también refleja desconocimiento de la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP).

Durante su participación en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA, Carlos Ramos Hinds, secretario del Sindicato de Médicos del Hospital Zacamil, recordó que el gremio tiene más de dos años de insistir en la denuncia pública ante la continuidad de los problemas, y las respuestas siguen siendo las mismas por parte de las autoridades.

“No tenemos motivación política de ningún tipo y no seguimos lineamientos de ningún partido”, aclaró el profesional de la medicina, y agregó: “La salud de la población no tiene el color de un partido; es un tema de humanidad y dignidad”.

El dirigente sindical precisó además que conocen los procesos que se siguen con la LACAP y que la misma normativa faculta para que las autoridades cubran algunas necesidades urgentes, como es el caso del servicio de lavandería donde solo funciona la máquina que donó Taiwán, de las tres que tenían habilitadas.

El año pasado, agregó, más de 50 medicamentos no fueron adjudicados porque supuestamente no hubo ofertas, pero –además– cuando los adquieren, estos deben pasar por el control de calidad que es necesario, pero que se ha vuelto un proceso excesivamente lento. “Es parte de la burocracia que instaló esta administración”, reclamó.

El médico reflexionó que los compromisos asumidos por el Ministerio de Salud fueron firmados hace más de un año y el procedimiento normal de adquisición o compra de insumos o equipo tampoco debería tardarse más de 90 o 180 días.

Pero el colapso de las lavadoras solo sería la expresión de un problema mucho más complejo, según el cirujano. “El Hospital Zacamil está haciendo el trabajo de seis o siete hospitales, fue diseñado para atender 250,000 consultas al año y ahora atiende más de 1.7 millones”, mientras el personal sigue siendo el mismo, dijo.

Sin cuotas y sin medicinas

Ramos Hinds lamentó que durante la administración del presidente Elías Antonio Saca se haya eliminado, por presiones políticas, la “cuota voluntaria” que se establecía a los pacientes a través de un estudio socioeconómico y no se hayan restituido esos fondos por otros medios como un refuerzo de presupuesto extraordinario.

Ante la escasez de medicamentos o implementos para algunos procedimientos, sostuvo el médico, el paciente se ve obligado a comprarlos en las farmacias privadas o aguantarse con el dolor.

“¿Qué resultaba mejor (al paciente), pagar $20 por una cirugía o cubrir los medicamentos o insumos?”, reflexionó Ramos al ejemplificar que en algunos casos la persona debe comprar externamente una malla para hernia o una cánula para una traqueotomía.

Y con la falta de medicamento se pretende que un médico recete ibuprofeno, en lugar de un espasmódico, para un dolor cólico de un paciente que tiene problemas intestinales, denunció.

“Se quiere hacer ver como que el médico en el Zacamil es el malvado, que no usa los recursos médicos”, dijo finalmente el dirigente sindical, quien inició su trabajo en ese centro desde su fundación.

Tags:

  • quinto dia
  • denuncia publica
  • dirigente sindical

Lee también

Comentarios