La seguridad no alcanza en el centro de San Salvador

Son las 9:45 de la mañana del viernes 21 de junio y un recorrido por seis cuadras del Centro Histórico de San Salvador, desde el Palacio Nacional hasta la 11.ª avenida sur, permite constatar que no hay policías ni militares en la calle Rubén Darío. Hay ventas, vendedores, transeúntes, pero no suficientes agentes de seguridad.

Enlace copiado
Incertidumbre.  La Policía Nacional Civil ya comenzó a reportar capturas en el Centro Histórico como parte del nuevo plan de seguridad, pero se rehúsa a explicar la logística del mismo o dar detalles si no se tiene autorización desde Casa Presidencial.

Incertidumbre. La Policía Nacional Civil ya comenzó a reportar capturas en el Centro Histórico como parte del nuevo plan de seguridad, pero se rehúsa a explicar la logística del mismo o dar detalles si no se tiene autorización desde Casa Presidencial.

Enlace copiado

Basados en estadísticas de la PNC, en el país hay tres policías por cada 1,000 habitantes y en el grupo FOCA (Fuerza Operativa Conjunta Anticriminal) solo hay alrededor de 200 agentes, más apoyo de elementos de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES). Las cifras no son oficiales porque ningún mando quiere hablar del plan si no tienen autorización desde Casa Presidencial. Los únicos que alzan la voz, casi en clandestinidad, son los agentes de campo, que deben cumplir turnos de 12 horas en la calle para darle vida al nuevo plan de seguridad.

El grupo FOCA debe desplegarse en 32 sectores de San Salvador, 32 cuadrantes que pueden abarcar hasta dos cuadras, según la zona y la capacidad de elementos. El grupo básico debe estar formado por un policía y dos militares, quienes deben permanecer en el sector para evitar, esencialmente, robos y homicidios. "Pero a veces los soldados no dan abasto y salimos en parejas, solo dos policías", confiesa un elemento frente al parque Libertad.

El agente Urías cumplía ayer su primer turno. Lo trasladaron desde el interior del país y le dieron la orden de sumarse al FOCA entre la 11.ª avenida sur y la calle Arce. Durante 12 horas no pudo dejar su zona. Si quería ir al baño tenía que rebuscarse por un lugar cercano. Lo mismo si quería comer. Ni siquiera tiene un radio para comunicarse con otros colegas cercanos en caso de necesitar refuerzos. "Nos han dicho que si hay una emergencia marquemos al 911 y a través de ahí coordinarán el apoyo", expresó.

A los oficiales en las calles tampoco les han dado un viático para alimentación, aunque admiten que se los han prometido. "Yo he visto cómo ellos se rebuscan para comer. Algunos llegan al comedor y piden un pedazo de queso fresco con cuatro tortillas, o piden solo arroz con salsa y un huevo duro, para que les salga barato", intercedió Jonás, uno de los vendedores de la zona que dijo estar de acuerdo con el despliegue, siempre y cuando "no sea llamarada de tusa".

Otros elementos policiales, como la agente González, explicó que para llenar la cuota la PNC ha tenido que echar mano de otras dependencias: "Habemos elementos de tránsito, del 911, de prevención... de varios sectores que usualmente no estaríamos en este tipo de procedimientos, pero se nos ha dado la orden de apoyar".

Sostiene que cubrir 200 cuadras de todo San Salvador no suena fácil, pero al menos cubren los sitios más complicados, algo que ya hacían antes del FOCA, es decir, nada nuevo.

Al mediodía, en la plaza Gerardo Barrios, frente a la Catedral, otro grupo de agentes se forma para efectuar el cambio de turno. Unos se van a descansar 12 horas y otros se quedan para desplegarse en las entrañas del Centro Histórico con la idea de convertirlo en "territorio recuperado". Rompen filas y se reparten entre los sectores asignados y a medida avanzan se pierden como agujas en un enorme pajar.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines