Lo más visto

Más de El Salvador

La turista internacional que llegó a El Salvador como una voluntaria

Después de graduarse como licenciada en fisioterapia ocupacional la japonesa Koko Sato, de 31 años, ejerció la profesión durante varios años en su país. Un día, caminando por la ciudad de Tokio, observó un rótulo en el que se hacía el llamado a personas voluntarias para incorporarse al programa de ayuda de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), con destino El Salvador.
Enlace copiado
Terapia ocupacional. Koko Sato realizaba actividades de terapia ocupacional en FUNTER, de Ciudad Merliot, como la aplicada al niño César Domínguez Herrera, de seis años. El 3 de enero finalizaron sus dos años de voluntariado en El Salvador a través de JICA.

Terapia ocupacional. Koko Sato realizaba actividades de terapia ocupacional en FUNTER, de Ciudad Merliot, como la aplicada al niño César Domínguez Herrera, de seis años. El 3 de enero finalizaron sus dos años de voluntariado en El Salvador a través de JICA.

La turista internacional que llegó a El Salvador como una voluntaria

La turista internacional que llegó a El Salvador como una voluntaria

Enlace copiado


Luego de varios años de haber viajado por turismo a más de 10 países, Koko Sato decidió entregar la documentación para ser tomada en cuenta en JICA y viajar al país centroamericano, del que no tenía ni idea sobre su ubicación geográfica.

Cuando ya tuvo la certeza de que sería incorporada al grupo de voluntarios de la agencia humanitaria comenzó a leer que El Salvador estaba en Centro América, pero había otra información: está lleno de pandillas. Sin embargo, no le dio importancia a esto, porque su deseo era contribuir con sus conocimientos a mejorar la vida de decenas de personas.

Fue así como la JICA encontró a Koko como la profesional ideal para apoyar las labores que realiza la Fundación Teletón Pro Rehabilitación (FUNTER).

Sato llegó al país hace dos años, para incorporarse a FUNTER de Ciudad Merliot, La Libertad, donde ha desarrollado terapias ocupacionales a niños y adultos. Junto a otros siete fisioterapistas salvadoreños se encarga de realizar todo tipo de actividades en busca de que los pacientes tengan mayor habilidad y puedan hacer algunas manualidades.

En la zona de terapia ocupacional de FUNTER sus compañeras la llaman Kokito de cariño, y justo el diminutivo de su nombre lo pronunció una sonsonateca que trabajaba con ella, pudiendo deducir que fue porque a los de Sonsonate les llaman cocoteros, pero nada que ver con ello.

Sato sostiene que ningún país de los que ha visitado se compara con El Salvador por el cariño, amabilidad y lo social de sus habitantes. Es más, reconoce que antes de venir se imaginó un lugar un poco rústico, donde la tecnología estaba alejada de lo moderno.

“Cuando iba a venir a El Salvador dije: me cortaré el pelo, porque a lo mejor allá no hay agua o jabón para bañarme; y cuando llegué me encontré con edificios y todo la tecnología disponible”, cuenta.

Esa anécdota hace reír a las compañeras de FUNTER, porque en broma le dicen a Kokito que ella se imaginaba a los salvadoreños con trajes de pieles.

Koko sostiene que en El Salvador ha tenido su mejor experiencia internacional de trabajo, porque encontró a personas muy entregadas a sus actividades.

Este mes cumple dos años de estadía en tierra salvadoreña, periodo en el que ha visitado varios departamentos y degustado comida tradicional como la sopa de patas, de la cual piensa llevarse la receta para hacerla en Japón. También ha disfrutado de las tortas de elote, atol shuco y los cocteles de mariscos. Algunos de los extranjeros gustan de las pupusas, pero a Koko lo que más le gusta es el curtido.

Es tan grande el cariño que Koko Sato ha encontrado en sus compañeros de ocupación que le gustaría buscar una beca para que ellos tuvieran la oportunidad de conocer su país, Japón.

En Tokio la esperan su abuela, sus padres, dos hermanas y un hermano. Con los amigos de El Salvador mantendrá comunicación por medio de las redes sociales, herramienta que creía no existía en nuestro país por faltar tecnología.

Tags:

  • la libertad
  • ciudad merliot
  • funter
  • voluntaria

Lee también

Comentarios