Lo más visto

Más de El Salvador

La violencia y el desempleo pesan sobre la economía

Ambos problemas implican altos costos para el crecimiento del PIB salvadoreño, según el BCR y el FMI.
Enlace copiado
La violencia y el desempleo pesan sobre la economía

La violencia y el desempleo pesan sobre la economía

Enlace copiado

La economía de El Salvador enfrenta dos problemas que tienen un alto efecto en la economía, según las estimaciones de dos instituciones. En el caso de la violencia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó en su último “Informe de Perspectivas de Latinoamérica” que la economía salvadoreña tendría un crecimiento de 0.4 puntos porcentuales cada año PIB si las tasas de homicidio fueran iguales al promedio mundial.

El documento dice que “las encuestas de victimización muestran que más de un cuarto de la población de la región de CAPRD (Centroamérica, Panamá y República Dominicana) y el Caribe menciona la delincuencia como el problema más grave”, El Salvador alcanza las tasas de violencia más altas.

El Salvador ocupa el puesto 115 de 163 naciones evaluadas en el Índice Global de Paz (GPI, por sus siglas en inglés) de 2017 y está entre los 11 países que tienen el mayor impacto económico por violencia. Mientras que de acuerdo con un estudio del Banco Central de Reserva, el costo en 2014 fue de $4,026.3 millones, equivalente a 16 % de la economía.

Recientemente, Javier Steiner, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL), señaló la inseguridad como uno de los mayores problemas que enfrentan los empresarios, sobre todo los pequeños y medianos. Dijo que cada semana llegan uno o dos empresarios para anunciar que van a cerrar, ya sea por las extorsiones, porque no pueden pagar vigilancia o van a migrar.

El FMI sostiene que el impacto de la violencia no se limita solo a los bienes perdidos o a los costos de seguridad y reinserción.

Menos inversión en las personas
La violencia no solo tiene un impacto económico por los bienes que se destruyen, ya que también se reduce la inversión en las personas y la creación de empleo.

“Por ejemplo, la actividad delictiva y la menor longevidad desincentivan la inversión en capital humano y físico porque reducen en forma directa los beneficios esperados y erosionan la creación de empleo”, señala.

La falta de empleo también tiene su propio peso en la sociedad salvadoreña, según un estudio de Mauricio González, de la Red de Investigadores del Banco Central de Reserva (REDIBACEN), el costo del desempleo a escala nacional equivale al 6.3 % del PIB.

González, que también es investigador de la Universidad Francisco Gavidia (UFG), estimó que si en El Salvador se logra reducir en un punto porcentual la tasa de desempleo, el PIB real aumentaría en 4 %.

Lee también

Comentarios