La voluntaria japonesa que inculcó a los niños y jóvenes el amor al deporte

El 31 de marzo de 2014 Maki Ogushi, de 27 años, llegó a El Salvador procedente de su natal Japón.
Enlace copiado
Preparación. Maki Ogushi estudió durante cuatro años en Inglaterra, luego se unió a la Agencia de Cooperación Internacional del Japón y posteriormente viajó a El Salvador, donde se integró a la Fundación Nuestros Pequeños Hermanos.

Preparación. Maki Ogushi estudió durante cuatro años en Inglaterra, luego se unió a la Agencia de Cooperación Internacional del Japón y posteriormente viajó a El Salvador, donde se integró a la Fundación Nuestros Pequeños Hermanos.

La voluntaria japonesa que inculcó a los niños y jóvenes el amor al deporte

La voluntaria japonesa que inculcó a los niños y jóvenes el amor al deporte

Enlace copiado
Entre su equipaje destacaban sus raquetas de tenis de mesa y varios implementos deportivos que serían sus principales herramientas para educar, incentivar y cultivar el amor al deporte, ese que ella misma descubrió cuando apenas era una niña.

Ogushi, nacida el 6 de septiembre de 1988 en la provincia de Kanagawa, es la segunda de tres hijos y explica que a su llegada a tierra cuscatleca no tardó en comenzar a transmitir su amor al deporte a los niños que se encuentran en la Fundación Nuestros Pequeños Hermanos, ubicada en el cantón El Zompopo de Texistepeque, en el departamento de Santa Ana. De los niños, dijo, aprendió a hablar fluido el español.

“En Nuestros pequeños hermanos trabajé dando clases de educación física, en la escuela que hay por la mañana, además en el orfanato teníamos equipos de tenis de mesa, baloncesto y manualidades. Además de los niños del orfanato aprendí a hablar el español y ellos un poco de japonés”, contó la voluntaria.

Agregó que uno de los principales objetivos que tiene es que los niños y jóvenes aprendan a fortalecer la amistad y el respeto a través del deporte, algo que ella aprendió desde su infancia debido a que sus padres también eran deportistas.

Durante cuatro años, Ogushi se especializó en el área de deportes en la University of Portsmouth de Inglaterra. Luego, y gracias a sus estudios, se integró al equipo de voluntarios que participaron en los Juegos Paralímpicos de 2012 que se realizaron en Londres.

Posterior a esta experiencia Ogushi decidió que quería compartir su experiencia en otros lugares del mundo y fue así que decidió aplicar al Programa de Voluntarios Japoneses para la Cooperación con el Extranjero (JOCV, por sus siglas en inglés).

“Cuando estuve en Inglaterra aprendí sobre la cultura y otras formas de hacer deportes y fue de esa manera que busqué la manera de ir fuera de Japón y encontré la organización JICA que nos da una buena oportunidad por lo que decidí ser voluntaria de JICA para ayudar a otra gente”, comenta la japonesa.

Añadió que cuando se enteró de que su próximo destino sería El Salvador se alegró mucho, además de que recibió el apoyo de sus padres, quienes vieron su viaje como un reto más que deberían superar como familia. “Mis padres me felicitaron cuando supieron que venía a El Salvador y me dijeron: Usted puede ser lo que quiera, nosotros estamos para apoyarla. Esta será una buena experiencia para usted”, dice Maki.

La voluntaria de JICA consideró que El Salvador tiene que impulsar de una manera más profunda el deporte, ya que a través de este se podrían superar varios problemas sociales y crear un mejor ambiente de convivencia y respeto, especialmente entre los niños y jóvenes.

Ogushi partió de nuestro país el 28 de marzo pasado y aseguró que extrañará mucho a los salvadoreños, sus costumbres, su amabilidad y sobre todo la alegría con la que cada uno la recibía.

Su próxima meta es estar en los 16.º Juegos Paralímpicos que tendrán lugar en Japón en 2020.

Tags:

  • extranjerodebien

Lee también

Comentarios

Newsletter