Las Colinas: 15 años entre las ruinas y la reconstrucción

Restos de paredes, ruinas cubiertas con maleza y vestigios de lo que en un tiempo fue una residencial bastante poblada son un recordatorio de la tragedia de la mañana del sábado 13 de enero de 2001, cuando un deslave de la cordillera del Bálsamo, luego de un terremoto de magnitud 7.6, arrasó con cientos de viviendas y causó la muerte de 485 personas. A 15 años del suceso, solo algunas familias regresaron para levantar las viviendas con sus propios recursos.
Enlace copiado
Ruinas.  Pedazos de paredes quedan de las viviendas que fueron derribadas por el deslizamiento en Las Colinas en enero de 2001.

Ruinas. Pedazos de paredes quedan de las viviendas que fueron derribadas por el deslizamiento en Las Colinas en enero de 2001.

Sobreviviente.  María de los Ángeles Rosa, quien sobrevivió al deslave de Las Colinas, recuerda que reconstruyó su casa luego de dos años.

Sobreviviente. María de los Ángeles Rosa, quien sobrevivió al deslave de Las Colinas, recuerda que reconstruyó su casa luego de dos años.

Pocos regresaron.  En la colonia Las Colinas aún hay lotes que no han sido reconstruidos.

Pocos regresaron. En la colonia Las Colinas aún hay lotes que no han sido reconstruidos.

Las Colinas: 15 años entre las ruinas y la reconstrucción

Las Colinas: 15 años entre las ruinas y la reconstrucción

Enlace copiado
Mientras, muchos lotes siguen en ruinas.Elisa Escobar tiene 80 años de edad, llegó a vivir a Las Colinas en 1990. El alud arrasó con más de la mitad de su casa, lo que la obligó a irse a vivir a otro lugar durante dos años. “Primero me fui por Antiguo Cuscatlán, de ahí me fui para Soyapango, hasta 2004 me vine para acá, en agosto me vine de regreso para acá, ya estaba levantada la casa. Desde entonces hemos estado en penurias siempre, pensando si va a haber deslave otra vez”, expresó.

Pese a la advertencia de ser zona de riesgo, dijo que no tenían otra opción más que regresar. “Sí, nos dijeron que era zona de riesgo y que no podíamos vivir, pero ¿para dónde íbamos ir a vivir, adónde? Si todo está poblado”, sostuvo.

Doña Elisa es de las pocas personas que regresaron al poco tiempo, otros vecinos comenzaron a reconstruir sus viviendas años más tarde y otros no han regresado. “El vecino que tenía (en 2001) estaba alquilando, entonces la dueña dicen que está en Estados Unidos. Nunca se ha asomado aquí, ahí está llena de ripio, de basura, de todo, la casa”, comentó.

Y, en efecto, junto a su vivienda en la senda Los Robles solamente hay láminas que tratan de cubrir los daños causados por el deslave hace 15 años.

En el pasaje siguiente hay más lotes vacíos, donde hubo viviendas solo hay pedazos de paredes. Unas champas de talleres mecánicos se ubican a los costados. Hasta llegar a la cancha, donde finalizó el deslizamiento, predominan las ruinas. En la calle principal se puede observar viviendas de construcción reciente.

“Pasamos dos a tres años solos. Poquito a poco fueron regresando unas personas. De ahí gente que viene a alquilar, pero sí costó que se poblara”, dijo María de los Ángeles Rosa.

Comentó que tenía ocho años de vivir en Las Colinas cuando sucedió el terremoto. Perdió la mitad de su casa y todos los productos que tenía en la tienda y abarrotería.

Regresó aproximadamente a los dos años de sucedida la tragedia y reconstruyó la vivienda con sus propios recursos para tratar de recuperar la forma de subsistencia. “Poco a poco fui levantando la tienda, pero poco, no es como lo que tenía antes”, dijo.

Recuerda que se encontraba sola en la parte de la tienda al momento del sismo, esperó hasta que terminara para poder salir. “Yo sentía que ese movimiento no paraba, y ese movimiento y ese ruido, porque se sintió un ruido que a mí me quedó penetrado eso”, dijo.

El deslave pasó por la parte de enfrente, en dirección sur hasta la cancha. “Y cuando yo salí, solo salí a ver el gran volcán de tierra ahí, porque cabal el redondel ese se hizo como quien llega a poner una maceta y la siembra, así quedó el volcán, al nivel de los techos”.

La línea de viviendas se vio bastante dañada. “Yo no me había dado cuenta de que en mi casa había un volcán de tierra, yo no sabía, si pasó todo aquello y no me di cuenta. Hasta que subí a ir a ver a la sala a ver a mis nietos que estaban en la otra casa y voy viendo todo oscuro, la sala oscura, ahí por las gradas, y voy viendo el volcán de tierra aquí y el otro volcán de tierra en mi casa”, expuso.

A pesar de eso agradece que no perdió a ningún familiar por el deslave y con mucho esfuerzo ha podido reconstruir su casa. “Dios me ha regalado ya 15 años”, expresó.

Persiste temor

Aunque ya pasaron 15 años del terremoto de enero, el temor aún está presente en las personas que vivieron el suceso en Las Colinas, manifestó Rosa. “Uno quedó tan marcado que a veces ruido siente o a veces el viento y uno cree que es temblor; pero a uno el cuerpo ya se le transformó. Porque a mí me agarra así, un ruido y no hallo para dónde (ir), porque a mí me da eso, de pararme y salir”, expuso.

Carmen Martínez, quien dos meses antes del evento llegó a trabajar en una casa en dicha colonia, también dijo que sienten temor cada vez que hay un sismo. “Pero cada vez que tiembla uno se asusta, se asusta porque uno cree que va a volver el terremoto como fue el 13 de enero”, dijo.

Recuerda que estaba en la tienda al momento del deslave y corrió hacia el lado contrario del derrumbe. “Si hubiera corrido para abajo no estuviera viva, pero como dicen que nadie se muere antes de tiempo, agarré para arriba”, expresó.

Dice que regresó al año, siempre a trabajar en una casa, y desde entonces vive en el lugar. “Todo esto era bien poblado, yo me acuerdo cuando vine acá. Todo estaba bien poblado, todas las casitas, bien bonito todo, pupusería, tienda, aquí no hacía falta nada. Después del terremoto ha costado, porque no hay, no volvió a ser lo mismo lo que eran Las Colinas antes, no volvió a ser lo que era antes”, expresó.

Trabaja en un merendero que se construyó hace un año, a un costado hay un vivero y al otro, un lote vacío. Luego hay una casa que comenzó a construirse hace poco, enfrente hay otro lote vacío con ruinas de lo que fue una pared. “Aquí es bien solo, nada que ver”, comentó.

La mayoría de familias reconstruyeron sus casas con recursos propios, hasta hace poco el Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano, a través del Fondo Nacional para la Vivienda Popular (FONAVIPO), comenzó a entregar compensaciones económicas por $7,787.62 para 120 familias.

Hasta enero de este año, ha entregado $671,032.74 en compensaciones económicas a 89 familias afectadas en Las Colinas, provenientes de un remanente de $934,515.08, de los $2.5 millones donados en su momento por el Gobierno de China (Taiwán) para la construcción del parque memorial, obras de ingeniería y ayuda financiera a personas cuyas viviendas se encontraban identificadas como de alto riesgo.

Unas de las beneficiarias fue doña Elisa, quien confirmó que hasta el año pasado recibieron la compensación.

“Gracias a Dios el año pasado nos reconocieron un donativo que había dado Taiwán, que había dado para la gente que se le había caído (la casa), que ha tenido desperfectos en las casas y nos ayudaron en algo. A los 15 años que nos dieron algo, porque las que vendieron las casas sí les pagaron”, dijo.

Jorge Rodríguez también confirmó que le dieron compensación. Tenía una casa que servía como bodega, pero por el deslave se perdió. Uno de sus hijos habita en la casa, aunque les dijeron que sigue siendo zona de riesgo. Indicó que no resultó tan afectado como otros de sus vecinos o quienes perdieron a familiares en la tragedia.

“Al final, lo material se hace, su casa con muchos sacrificios la hace, pero un ser humano, un ser querido no lo vuelve a hacer”, expresó.

El Viceministerio de Vivienda informó que quedan pendientes 31 familias para que reciban la compensación, la cual se vence en enero de este año, por lo que se prorrogó el plazo hasta el 30 de septiembre de 2016 para que completen la documentación requerida.

FONAVIPO informó que se trata de las familias que residían en el polígono B, lote 1; polígono C, lotes del 5 al 12 y 14; polígono D, lotes 16, 18 y 19; polígono I, lotes 12, 13 y 14; polígono J, lotes 17, 18, 21 y 22; polígono K, lote 12; polígono P, lotes 2, 4, 7 y 13; polígono Q, lotes 1 y 19; polígono R, lote 20 y polígono S, lotes 1 y 25.

El Viceministerio de Vivienda también informó que dará seguimiento a la solicitud de las 139 familias que piden la devolución de los lotes vendidos a la Fundación Tecleña Pro Medio Ambiente (FUTECMA) para la construcción de un parque memorial. Las familias han entregado una pieza de correspondencia a la Asamblea Legislativa para la derogatoria del decreto 380 y creación de otro que les permita la devolución de sus propiedades y así reconstruir sus viviendas. Se espera que la Asamblea Legislativa realice el proceso necesario.

Tags:

  • las colinas
  • terremoto
  • damnificados
  • viviendas
  • temor

Lee también

Comentarios

Newsletter