Las adolescentes no están preparadas

Al pretender conocer algunos factores que influyen en el problema, tan frecuente en nuestro país, de los embarazos en adolescentes es necesario tomar en cuenta que existen ciertas diferencias para los casos que ocurren por separado en el sector urbano y rural.
Enlace copiado
Las adolescentes no están preparadas

Las adolescentes no están preparadas

Enlace copiado
La educación sexual en las escuelas no siempre es brindada de la manera correcta, o simplemente no es conocida en algunos sectores, ni como un curso ni como materia. La ausencia de confianza con los padres es otro motivo por el cual se toman consejos o respuestas a preguntas de personas que les dirán a los adolescentes lo que les parezca mejor sobre el tema, aunque no siempre lo sea.

El que los padres permitan que sus hijas adolescentes tengan un novio con permiso, por más inocente que este parezca, es como dar por hecho que habrá un embarazo, porque el individuo entrará en confianza y se creerá con el derecho de mantener una relación sexual con la joven, cosa para lo cual siendo adolescentes no están preparados. Y ella, al pensar que tiene el permiso de sus padres, asumirá que en un noviazgo es normal tener una relación sexual constante.

Algunos adolescentes conocen que lo que hacen no es correcto y saben que hay consecuencias, pero son muy inmaduros como para pensar con seriedad en estas cuestiones y se dejan guiar por sus emociones, les gana la vergüenza al saber lo que a escondidas hacen y es por eso que muchas veces no buscan información para prevenir un embarazo.

Una adolescente enfrenta desde su primer momento de embarazo cambios físicos y psicológicos, para los cuales no está preparada, porque no es una mujer madura o lista para enfrentarlo.

El rechazo, primero de los padres, es algo que muchas adolescentes embarazadas sufren, al igual que el de la sociedad como tal. Es señalada y burlada por otras mujeres, y muy rara vez por un hombre.

Los cambios de su cuerpo la afectan demasiado, porque se sufren dolores en los huesos al no estar listas para lo que viene. Puede tener un aborto involuntario en los primeros meses, todo su cuerpo cambia por completo, algo para lo que no está preparada psicológicamente.

A una adolescente embarazada le afecta mucho más que la sociedad la juzgue y no que su cuerpo cambie.

Después del parto, el cuerpo no queda igual como cuando no era mamá. Puede ser que durante el embarazo haya podido madurar un poco a prisa, pero nadie le enseñó a ser madre, como a ninguna otra mujer. Entonces el aceptarse no es cosa fácil para una adolescente, y el deseo de hacer lo que otras de su edad, que aún no son madres, sí hacen siempre existirá, pero ahora deben cuidar el hijo que se formó en su interior.

Tags:

  • sonsonate
  • lado joven

Lee también

Comentarios

Newsletter