Lo más visto

Más de El Salvador

Las empresas cierran porque destruyeron el Consejo del Salario Mínimo”

El presidente de FUSADES remarca que no hay oposición al incremento del salario mínimo, pero dice que imponerlo provoca que compañías se vayan del país.
Enlace copiado
Las empresas cierran porque destruyeron el Consejo del Salario Mínimo”

Las empresas cierran porque destruyeron el Consejo del Salario Mínimo”

Enlace copiado
Mayor crecimiento económico, seguridad pública efectiva y respeto a la institucionalidad son los retos que el país encara para 2017, y aunque Miguel Ángel Simán reconoce que no son aspiraciones nuevas, afirma que no deben de faltar en la lista de buenos propósitos para 2017; un año que iniciará sin presupuesto general de la nación y con una clase política que mantiene la polarización.

El año casi termina y parece que el país no logró –una vez más– salir de la crisis fiscal y del problema de inseguridad pública.

Ciertamente, el país continúa viviendo grandes desafíos y creo que en 2016 muchos de estos desafíos con los que iniciamos el año probablemente no se han logrado superar. En materia económica, por ejemplo, el país no ha venido creciendo a los ritmos que necesita crecer. Lo cual se traduce a desempleo, particularmente para los jóvenes. Son más de 60,000 jóvenes los que se suman a la fuerza laboral cada año y en los últimos años pues apenas está llegando a 4,000, 6,000 salvadoreños los que encuentran trabajo en el sector formal. Eso te está generando una gran presión social, porque tienes a miles de salvadoreños, especialmente jóvenes que no encuentran trabajo formal, que se ven forzados a sumarse a las filas del sector informal que hoy por hoy ha venido creciendo del 50 al 72 %, según estimaciones que se tiene, y por otro lado estos mismos jóvenes si no se suman al sector formal buscan emigrar y continuamos siendo un país expulsor de talento. Por otro lado, algunos jóvenes desafortunadamente expuestos, vulnerables al tema de las maras.

Es triste que en 2016 no hemos logrado hacerle frente con políticas económicas apropiadas a este tema del crecimiento. La inversión en total de lo que fue 2016 sigue siendo baja, me estoy refiriendo a la pública y privada, y como sabes si la inversión es baja, eso significa que no hay crecimiento y al no haber crecimiento no hay fuentes de trabajo.

¿De quién es responsabilidad esto?

Yo creo que hemos visto una serie de políticas incoherentes de parte del Gobierno, lo cual es desafortunado. Son políticas que más que sumar están restando y hay un tema también de clima de inversión que está afectando tremendamente. Y es que en la medida que tú ves todo el acoso, el desprestigio y los insultos que se le está brindando al sector productivo, pues el mensaje que se le está mandando a los inversionistas extranjeros es un mensaje bien negativo. Así que ese ambiente de acusaciones, ataques, ese ambiente donde las reglas no están claras y se están cambiando antojadizamente, pues todo eso afecta esa inversión que a su vez no genera el crecimiento.

Usted habla de políticas incoherentes, ¿me puede mencionar otras a parte de los ataques al sector privado?

Y no solo el sector privado, quería hacer referencia también a lo triste que ha sido que continúan los ataques a la Sala de lo Constitucional, hemos visto algunos intentos de querer acusar al fiscal general de la República que está continuando con estos procesos de investigación que son sumamente importantes, y no hay que olvidar que también han venido una serie de ataques a líderes de opinión pública que no necesariamente son del sector privado. Todo ello genera un ámbito de mucha incertidumbre a los inversionistas.

¿Estamos hablando de políticas erradas?

Más que políticas erradas estoy hablando de incoherencia o incongruencia en sus políticas. Queremos asegurar que el país sea competitivo, que ofrezca un ámbito de inversión y que esas medidas como resultado generen estas oportunidades de trabajo. En ese sentido, si eso es lo que nosotros queremos tienes que analizar qué políticas se han implementado y cuáles son los factores de producción que definen la competitividad del país.

Es la mano de obra, el acceso a materias primas, el acceso al capital, es el ámbito en que se dan estas inversiones; y, ciertamente, cuando analizas cada una de ellas estamos viendo deficiencias por la afectación que generan estas políticas incongruentes.

Entre ellas la del salario mínimo.

Yo te voy a decir claramente que el mayor responsable de los bajos salarios en este país es la incapacidad de definir e implementar política pública coherente por parte del Gobierno, y es que te hablaba de los factores de producción, es decir, si tú estas teniendo dificultad para acceder a créditos como sector productivo y si accesas a esos créditos tienes un problema de altas tasas de interés disparadas por el mismo endeudamiento del Gobierno, que esa demanda de recursos de parte del sector privado lo que esta haciendo es disparando las tasas que ya sobrepasan el 7 %, 8 %, 9 %. Eso luego lo que hace es... te quita competitividad, luego tienes el tema de acceso a materias primas. Este no es un país donde generamos mucha materia prima, tenemos que importarla y si analizas toda la problemática de puertos, aeropuertos, infraestructura vial, aduanas, por mencionarte algunos, nos estamos quedando cortos para competir contra el mundo. El sector productivo no está diciendo queremos mano de obra barata, sino mano de obra calificada. Entonces, la pregunta es dónde están las políticas públicas que orientan a asegurarnos que las nuevas generaciones están graduándose con los conocimientos y la capacidad técnica para conseguir una oportunidad de trabajo con réditos que se merecen.

Mencionó que el salario mínimo es bajo. ¿Cuánto debería ser un buen salario?

Yo creo que cada país tiene sus propias condiciones, pero creo que es importante resaltar que todos queremos que los salvadoreños ganen más. Eso es sumamente importante, porque te va ayudar a subir el nivel de vida de todos los salvadoreños. El problema es que no puedes sacar de competitividad al país, y lo que te estoy queriendo decir que más que enfocar la discusión en el tema del salario y de cuánto debería ser el salario la pregunta es cómo logramos que los otros factores de producción sean accesibles, y que de esa manera no importa cuál es tu costo de la mano de obra, si (es) productiva y está capacitada tú vas a poder competir en los mercados internacionales.

¿Se debe mantener el incremento al salario mínimo en el país?

El salario mínimo tiene que ver con el tema de la institucionalidad y desde esa óptica es que estamos sumamente preocupados, porque no es lo que se decidió o lo que se impuso, sino cómo se decidió. Hace años decidir el salario mínimo era un tema de la clase política en medio de las elecciones, era un embrollo en medio de la Asamblea Legislativa, eso significaba huelgas, manifestaciones, de todo, por años así en los ochenta y principios de los noventa. Con sabiduría se creó el Consejo del Salario Mínimo y fue importantísimo por tres razones: primero porque lo que hizo fue quitarle un tema tan delicado de la mano de políticos irresponsables y populistas. Segundo, crear un ambiente donde se podía discutir técnicamente y, por lo tanto, proponer y recomendar a la clase política para que luego aprobara o desaprobara. El tercer aspecto, es que no hay que olvidar de donde vienen los sindicalistas, los empresarios, los gobiernos en este país y haber logrado que entre las partes con el tiempo fueran conociéndose, estableciendo una base de confianza para poder dialogar y discutir con respeto, eso era importantísimo. Entonces desde que se crea el consejo se resolvió el problema y ya no había huelga ni nada, sino una discusión, probablemente se daban duro entre ellos, pero fue un proceso encapsulado y hoy lo que se hizo fue destruir todos estos años de institucionalidad que se había construido alrededor del Consejo del Salario Mínimo.

¿Es cierto que hay empresas que cerrarán operaciones por este tema?

Leyendo lo que los medios han publicado, algunas empresas están anunciando el cierre de sus operaciones en El Salvador, dado lo que ha sucedido con el tema del salario mínimo. Mi opinión es que más que cerrar por el nivel de salario mínimo que se impuso creo que están cerrando porque al haber destruido la instancia, que le daba seriedad al proceso de definir el salario mínimo, lo único que te genera es una gran incertidumbre y si ya se anunció de parte del Gobierno que no solamente va a ver este incremento, sino que en medio de los dos próximos procesos electorales va a ver una imposición de un nuevo salario mínimo que deja abierto cualquier cosa, entonces el único mensaje que está recibiendo el sector productivo es mire aquí cualquier cosa podemos meter. Y en ese sentido, no es que el sector productivo no quiera que los trabajadores ganen más, el problema que lo que se busca es estabilidad y productividad porque tienes compromisos que honrar en términos generales; y esa incertidumbre le está diciendo a muchas empresas no miren aquí en El Salvador, cualquier cosa puede suceder y algunas empresas van a considerar trasladarse a otros ámbitos donde hay más estabilidad en ese sentido.

¿Cree que la oposición está haciendo un buen papel al rechazar la aprobación del presupuesto para 2017?

Para ser justo sí hemos visto de parte de los partidos políticos más conciencia en estos temas presupuestarios. Desde la óptima de FUSADES hemos visto que ha habido apertura a discutir y debatir, pero han demandado estos partidos más información y creemos que la información que se les ha suministrado no es muy confiable. Y eso genera muchas dudas en cuanto a la calidad de diálogo que se está teniendo en las mesas entre la oposición y el Gobierno.

Sí creo que hay que reconocer que la oposición está demandando más y de hecho que no se haya aprobado el presupuesto para 2017, que es un presupuesto que no es transparente, que no es balanceado y que es una repetición de lo que ya vimos a lo largo de siete años, en donde el presupuesto se infla del lado de los ingresos y se subestima del lado de los egresos, pues lo único que conlleva es a mayor crisis fiscal, a un mayor déficit fiscal y eso está poniendo en riesgo la estabilidad económica y financiera del país que a su vez rebalsa en cuando a la aceptación, en cuando a la capacidad del país de competir internacionalmente y ampliar ese crecimiento que necesitamos.

Creo que sería una irresponsabilidad de la oposición aprobar un presupuesto como el que ha presentado el Gobierno para 2017, luego de las malas experiencias que se han tenido en el pasado.

Creo que pese a todos los ataques que la oposición ha tenido, los desprestigios, ellos se han mantenido en las mesas de diálogo, pidiendo información, más bien, hemos visto un esfuerzo por concertar. La pregunta es si luego de estos primeros acuerdos muy básicos que se tomaron ¿va a cumplir el Gobierno? Y ha sido decepcionante ver en las noticias que ustedes como medios han publicado que el ministro de Hacienda pareciera no solo no estar cumpliendo con los compromisos previos, sino que incluso echarle culpas a otros y negando que esto era parte de unos compromisos. Esto es inaudito pero no debería sorprendernos porque no es primera vez que sucede.

Lee también

Comentarios