Lo más visto

Las llamadas que captó la Fiscalía el día que detuvo a Saca

La FGR sustenta con escuchas telefónicas dos casos contra el expresidente: uno por lavado de dinero y otro por un intento de soborno a una empleada judicial.
Enlace copiado
Las llamadas que captó la Fiscalía el día que detuvo a  Saca

Las llamadas que captó la Fiscalía el día que detuvo a Saca

Las llamadas que captó la Fiscalía el día que detuvo a  Saca

Las llamadas que captó la Fiscalía el día que detuvo a Saca

Las llamadas que captó la Fiscalía el día que detuvo a  Saca

Las llamadas que captó la Fiscalía el día que detuvo a Saca

Enlace copiado
El expresidente de la república Elías Antonio Saca; su exsecretario de Comunicaciones, Julio Rank; y el expresidente de la Asociación Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), César Funes, fueron detenidos el 30 de octubre por la madrugada en una redada en una sala de eventos en Antiguo Cuscatlán, La Libertad, donde se celebraba la boda de uno de los hijos del exmandatario.

EL CASO DE NARCOTRÁFICO QUE LLEVÓ A LA FGR HASTA SACA

La Fiscalía General de la República (FGR), además de tener las órdenes administrativas de captura en ese momento, tenía intervenidos algunos teléfonos de personas cercanas al expresidente, en el marco de la investigación que dio pie al caso que denominaron operación Transes, en el cual hay 18 personas, en su mayoría abogados, acusados de corrupción dentro del sistema judicial.

Ese 30 de octubre, a la 1 de la madrugada, la fiscalía intervino una llamada entre Tito Alexis Herrera Valle, un hombre de confianza del expresidente, y un hombre que le preguntó si era verdad que la Policía estaba en el evento “en el que estaba el jefe”. El interlocutor, quien no fue identificado en el requerimiento fiscal del caso operación Transes, le dijo a Herrera que ya había hablado con “Chico”, quien le dijo que no los dejaban salir de la sala de eventos.

SACA OFRECIÓ $10,000 PARA DILATAR PROCESO EN SU CONTRA: FGR

Minutos después, ese mismo hombre se volvió a comunicar con Herrera y le dijo que había confirmado con personas que estaban dentro del salón lo que estaba ocurriendo, y que el operativo era “contra el jefe”. El interlocutor, según las escuchas, añadió que ya había hablado con el hermano de Herrera y que este le dijo que envió una patrulla al lugar.

Cuando la fiscalía y la policía estaban haciendo efectiva la captura de Saca, el abogado Carlos Guzmán Segovia, quien estaba entre los invitados de la fiesta, se comunicó con Herrera y le pasó al exmandatario. Después de finalizar la llamada, el abogado discutió con Saca sobre los medicamentos y las cosas que podía llevar a prisión. Luego Herrera llamó al teléfono del abogado y este le comunicó al expresidente, quien le dijo que le iba a pasar una lista de cosas “y que las que ya iban que las borrara”.

PRISIÓN PARA SACA Y TRES MÁS EN “CASO TRANSES”

Herrera se volvió a comunicar con el abogado minutos después para confirmarle que las cosas de la lista estaban preparadas.

Según dijo Guzmán a LA PRENSA GRÁFICA, él únicamente le prestó el teléfono al exmandatario para que hiciera las llamadas en el momento de su captura, sin conocer en aquel momento con quién se comunicó Saca.

Operación Transes

La mañana siguiente, luego de que se conoció la noticia sobre las capturas del caso denominado Destape a la Corrupción, la funcionaria de la Cámara Primera de lo Civil recientemente acusada de negociar un soborno con Saca, Ángela Iracema Avelar, le comentó en una llamada a un familiar que el abogado acusado de cohecho en el caso operación Transes, Víctor Manuel Melgar, alias “Pitinga”, se encontraba en la fiesta de la boda del hijo de Saca.

DESMANTELAN SUPUESTA RED DE CORRUPCIÓN JUDICIAL POR FILTRAR INFORMACIÓN DE CASOS

La empleada judicial también le dijo a su familiar que el abogado se mostró “bien asustado y preocupado” por la captura del expresidente. Luego Avelar también se comunicó con “Pitinga” para saber si ella también “estaba en la línea roja”, según consta en las escuchas telefónicas registradas por la fiscalía.

El mismo 30 de octubre a las 7:50 de la mañana, “Pitinga” se comunicó por teléfono con Mario Roberto Chávez Abarca, quien fue señalado por la inteligencia cubana de participar en atentados en la isla en los años noventa y luego fue procesado en El Salvador por presuntamente pertenecer a la banda de robacarros Los Profesionales.

El abogado le dijo a Chávez Abarca “que se habían jalado al hombre”. Ambos fijaron una reunión en un centro comercial de Antiguo Cuscatlán ese mismo día. Investigadores de la PNC les dieron seguimiento en la reunión y confirmaron que el encuentro fue para hablar de la detención.
 

Tags:

  • Antonio Saca
  • llamadas telefonicas
  • operacion transes
  • destape a la corrupcion
  • corrupcion

Lee también

Comentarios