Lo más visto

El Salvador  / judicial DÍA DE LA MUJER

Las mujeres que luchan contra los narcos

Fiscales antinarcotráfico señalan el maltrato que sufren mujeres en casos de este tipo. También han notado “papeles protagónicos” de mujeres en el tráfico de drogas en el país.
Enlace copiado
Las mujeres que luchan contra los narcos

Las mujeres que luchan contra los narcos

Enlace copiado

Investigar a Jorge Ernesto Ulloa Sibrián, alias “Repollo”, el narcotraficante que fue condenado a 77 años de prisión en noviembre de 2014 por cinco delitos relacionados con el tráfico internacional de drogas, le marcó la vida a Cecilia Rivera. Recuerda que para ella fue impactante enterarse durante la investigación de que él “ordenó matar a su esposa para quedarse con la custodia de sus hijos”.

Rivera es la jefa de la Unidad Fiscal Especializada contra Delitos de Narcotráfico, cargo desde el que le toca combatir estructuras de narcotraficantes poderosas como la liderada por Ulloa Sibrián, quien fue acusado de movilizar casi 10 toneladas de cocaína y unos $7.5 millones, entre 2005 y 2012, desde Panamá hacia Guatemala. Se trata, dice, de un trabajo “pesado y extenso” que, según comenta, se complica aún más “cuando se es mujer”. La unidad especializada antinarcotráfico de la Fiscalía General de la República (FGR) está compuesta por 37 personas, entre personal administrativo y fiscales, 10 de ellas son mujeres que combaten el narcotráfico en las tres zonas del país.

“Somos fiscales de campo que también participamos de allanamientos, registros y vamos a las audiencias”, explica Rivera, quien dirige la unidad desde enero de 2016, cuando Douglas Meléndez fue nombrado fiscal general y le delegó liderar el combate a los narcos.

Rivera es la segunda mujer que está en ese cargo desde 1992, cuando la Fiscalía General le dio prioridad a la lucha antinarcotráfico al crear la unidad especializada en la materia.

A Susy de Hurtado, coordinadora del área occidental en la lucha fiscal antinarcotráfico, le toca trabajar en una zona de El Salvador que se ha vuelto favorita por los narcos para el trasiego de droga.

De Hurtado ha tenido que enfrentarse a pandilleros de la clica San Cocos, una estructura de la MS-13 ligada fuertemente al tráfico de cocaína en Sonsonate y que fue golpeada por las autoridades durante una operación que denominaron Jaque.

“Trabajar el caso Jaque requirió varias técnicas de investigación. Una de las partes humanitarias fue en Zaragoza, donde un imputado mató a una menor de edad que llamó a su mamá cuando estaba agonizando para que la fuera a buscar”, recuerda De Hurtado con un aire de determinación en su mirada.

El caso ocurrió el 2 de junio de 2013. Un testigo le contó a la Fiscalía que uno de los que formaban parte de la estructura de venta de droga de la clica San Cocos, a quien la Fiscalía identifica como Carlos Moisés Arce Amaya, alias “Calula”, privó de libertad a Lorena de Jesús Pinto Franco, de 16 años, en una zona de Zaragoza, La Libertad.

Según la FGR, esto se originó porque “Calula” fue denunciado en 2012 por la familia de Pinto Franco por haberla violado. Arce Amaya llevó a la joven hasta un taller en Nahulingo, Sonsonate. En ese lugar, “Calula” utilizó la escopeta del vigilante del taller para dispararle a la joven, según el testigo.

“Cuando realizamos las entrevistas de los sobrevivientes de estos, nos impactan. Escuchar el testimonio de esas personas nos marca”, dice la jefa antinarcotráfico.

Rivera también explica que como mujeres enfrentan problemas porque hay incautaciones de grandes volúmenes de droga que se convierten en “jornadas bastantes extensas”.

“Cuando hay procedimientos de incautaciones de lanchas con droga en alta mar, no se va a casa hasta por tres días. Se trata de cargamentos grandes que deben procesarse”, señala la jefa fiscal, que no esconde pasión y determinación por seguir en esa lucha.

Ambas fiscales dicen que en su trabajo también han visto cómo las mujeres se han involucrado más como protagonistas en el tráfico de droga en el país.

“Me ha impactado porque ya no se trata solo de hombres, sino que las mujeres están tomando un protagonismo cada vez más en el narcotráfico. He visto cómo hacen su vida de traficar drogas. Hacen comercio de drogas y se abastecen de pandilleros de la clica San Cocos, de la MS-13”, explica De Hurtado.

En la Policía

Francisco Gómez, jefe de la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil (PNC), señala que la unidad que dirige cuenta con 60 agentes policías que realizan trabajo de campo en la lucha contra narcos, entre las que hay “jefas de área y de grupo”.

La persona con más experiencia en la DAN, de acuerdo con Gómez, es una mujer.

“Su experiencia es anterior a la DAN. Ella fue fundadora de las brigadas de mujeres de la antigua Policía, donde fue sargento. Además, estaba en la unidad ejecutiva antinarcotráfico; luego, ya en la Policía Nacional Civil, es fundadora de la División Antinarcotráfico”, dijo el jefe policial.

Lejos de la percepción de que los narcotraficantes son intocables, las mujeres que los enfrentan en el país dicen no temer, porque “cuando se hace bien el trabajo, ellos saben que van a enfrentar una pena por algo que han hecho mal”.

Lee también

Comentarios