Lo más visto

El Salvador  / judicial Lo más leído

Las órdenes del exfiscal para favorecer al cartel de Texis

Exjefe de la FGR cuenta cómo fue que Martínez ordenó frenar y archivar la investigación por lavado de dinero contra "Chepe Diablo", el exalcalde de Metapán y su hijo Wilfredo Guerra.

Enlace copiado
Más casos.  La FGR acusa a Martínez de cometer corrupción cuando fue fiscal general.

Más casos. La FGR acusa a Martínez de cometer corrupción cuando fue fiscal general.

Enlace copiado

El 14 de julio de 2014, Daniel Adalberto Domínguez Vásquez, entonces jefe fiscal de la Unidad Especializada de Crimen Organizado, le remitió a la Unidad de Investigación Financiera (UIF) de la Fiscalía un memorándum donde le advertía de que José Adán Salazar Umaña, Juan Umaña Samayoa y Wilfredo Guerra Umaña podrían haber cometido el delito de lavado de dinero como representantes de las sociedades HOTESA y Agroindustrias Gumarsal.

La advertencia de Domínguez Vásquez se fundamentaba en el proceso que su unidad seguía contra los tres empresarios por evasión de impuestos. Esa acusación, que había sido presentada tres meses antes ante los tribunales, tenía documentos que revelaban un crecimiento exponencial del patrimonio de José Adán Salazar Umaña, conocido como "Chepe Diablo", perfilado como el cabecilla del cartel de Texis, una organización de tráfico de droga afincada en el occidente del país.

El nexo entre "Chepe Diablo" con el narcotráfico ha trascendido las fronteras de El Salvador. En mayo de 2014, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo incluyó en su lista "kingpin", donde fue designado como un capo internacional de la droga. Sin embargo, fue removido en 2017.

La UIF recibió el memorándum de Domínguez Vásquez y decidió, 23 días después, abrir el expediente número 22-UIF-2014; sin embargo, esas gestiones solo llegaron a la etapa inicial de investigación por órdenes del ex fiscal general Luis Martínez.

Una investigación periodística conjunta entre LA PRENSA GRÁFICA, revista Factum e Insight Crime reveló en diciembre de 2016 que el exfiscal fue el encargado de archivar esa investigación por lavado de dinero contra José Adán Salazar Umaña. Ahora, con el caso presentado ante los tribunales contra Martínez por supuesta corrupción interna en la Fiscalía, este periódico ha tenido acceso a las confesiones de Tovías Armando Menjívar Tobar, exjefe fiscal de la UIF, quien contó cómo ocurrió ese bloqueo.

Menjívar Tobar recuerda que el fiscal a quien le encargaron el caso hizo lo más práctico: solicitar al Juzgado Segundo de Paz de San Salvador secuestrar la información contable de "Chepe Diablo", Umaña Samayoa y Guerra Umaña. Este último, hijo del exalcalde de Metapán; ambos, socios de Gumarsal, que también han sido relacionados por las autoridades con el cartel de Texis.

A mediados de julio de 2015, cuando el Juzgado Segundo de Paz autorizó la pericia solicitada para indagar el rápido crecimiento de las cuentas de los investigados, el jefe de la UIF recibió una llamada de Luis Martínez para cuestionarlo "en un tono muy molesto" por haber solicitado esa diligencia. Menjívar Tobar recuerda que le explicó que habían recibido una advertencia de la Unidad de Crimen Organizado y "era lo que procedía hacer".

El exjefe de la UIF dice que Martínez le contestó: "No sé cómo van a hacer, pero tienen que dejar sin efecto esa babosada". Esa respuesta, según Menjívar Tobar, le dejó claro que el entonces fiscal general "ya había arreglado el resultado de ese expediente con los investigados: José Adán Salazar Umaña, Umaña Samayoa y Guerra Umaña, ya que este tipo de acciones no se hace sin que exista beneficio a cambio".

Lo que se le ocurrió al exjefe de la UIF para evadir la orden judicial ya girada para indagar el caso por lavado de dinero fue una excusa poco creíble: le dijo al juzgado que no disponían de un espacio físico donde realizar la pericia solicitada, por lo que le pidió al fiscal encargado del caso que presentara un escrito al tribunal con esa excusa; pero este le dijo que se trataba de una petición sin fundamento porque "se podía gestionar un espacio en el centro judicial".

El exjefe de la UIF recuerda que decidió no insistir porque "sabía que le estaba pidiendo algo que no era correcto". Afligido por no hallar la salida, el exjefe de la UIF decidió llamarle a Martínez para decirle que el fiscal encargado del caso se había negado a presentar el escrito. El ex fiscal general le ordenó reasignar el caso a otro fiscal y que luego "resolviera" lo relativo a "archivar el proceso". Además, le pidió que "devolviera todas las evidencias incautadas a los investigados".

Menjívar Tovar optó por poner como encargada del caso a Alessia Esteffi Herrera Menjívar. Ella siguió las órdenes de desistir de la pericia contable y financiera a "Chepe Diablo" y los otros dos investigados. Con el escrito presentado, el exjefe de la UIF le llamó a Martínez para ponerlo al tanto; pero el ex fiscal general le "recriminó con palabras soeces" haber nombrado a la fiscal Alessia, porque era del "conocimiento público que era su sobrina política".

El 28 de julio de 2015, Menjívar Tobar, como jefe de la UIF, redactó el archivo del expediente con estas falsas palabras: "...después de haber efectuado la investigación correspondiente por el delito de lavado de dinero y de activos sin que hasta la fecha se tenga suficientes elementos para iniciar una acción en contra de las personas investigadas y en vista que no se ha podido establecer la existencia de indicios del referido delito, se procederá a archivar administrativamente el expediente".

Casi un mes después, el 24 de agosto de 2015, la UIF elaboró y suscribió el oficio número 762-UIF-2015, del expediente 22-UIF-2014, dirigido a todos los oficiales encargados de cumplir con la ley de lavado en las instituciones financieras para que "Chepe Diablo", Umaña Samayoa y Guerra Umaña pudieran restablecer las relaciones comerciales con las instituciones financieras. Otro documento que también fue falso, pues nunca hubo una investigación sobre el caso.

"Chepe Diablo", Umaña Samayoa y Guerra Umaña fueron acusados de liderar una supuesta red que lavó al menos $215 millones en empresas vinculadas a granos básicos en abril de 2017, cuando el actual fiscal general, Douglas Meléndez, decidió reabrir el caso. La principal sociedad investigada es Gumarsal, la cual está ligada a Guerra y a su familia. "Chepe Diablo" recuperó su libertad en diciembre del año pasado tras pagar una fianza de $200,000, con cheques de caja. El exalcalde de Metapán y su hijo son prófugos.

Proceso. El ex fiscal general Luis Martínez fue enviado ayer a juicio por revelar material reservado. Fotos de LA PRENSA/Ángel Gómez.

Tags:

Lee también

Comentarios