Las pandillas y la pobreza tienen sitiado a Paraíso de Osorio

Este municipio es utilizado como un corredor por los miembros de estructuras delincuenciales que operan en áreas de Cuscatlán y La Paz.
Enlace copiado
Relativa calma. En el casco urbano de Paraíso de Osorio, los habitantes y visitantes tienen aparente tranquilidad. Pandilleros mantienen vigilancia.

Relativa calma. En el casco urbano de Paraíso de Osorio, los habitantes y visitantes tienen aparente tranquilidad. Pandilleros mantienen vigilancia.

Casi olvidado.  La lejanía de la cabecera departamental de La Paz hace que los habitantes de Paraíso de Osorio se sientan más cercanos a Cuscatlán. En los cantones hay bastante inseguridad.

Casi olvidado. La lejanía de la cabecera departamental de La Paz hace que los habitantes de Paraíso de Osorio se sientan más cercanos a Cuscatlán. En los cantones hay bastante inseguridad.

Esfuerzos.  Los jóvenes de Paraíso de Osorio no cuentan con mayores oportunidades para su desarrollo. Algunas instancias reman contra corriente para mantenerlos alejados de la violencia.

Esfuerzos. Los jóvenes de Paraíso de Osorio no cuentan con mayores oportunidades para su desarrollo. Algunas instancias reman contra corriente para mantenerlos alejados de la violencia.

Las pandillas y la pobreza tienen sitiado a Paraíso de Osorio

Las pandillas y la pobreza tienen sitiado a Paraíso de Osorio

Enlace copiado
Paraíso de Osorio es el último municipio de la zona norte de La Paz, donde por cuestiones de cercanía sus habitantes se sienten parte del departamento de Cuscatlán. Situado entre montañas, este es el único de los 22 municipios que conforman La Paz que se encuentra en la categoría de Pobreza Extrema Severa, según el mapa de pobreza del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL).

Su población es de aproximadamente 3,300 personas, de acuerdo con los datos de la alcaldía, y por la categorización del FISDL tiene el desagradable título de ser el municipio más pobre del departamento de La Paz; sin embargo, no solo la pobreza agobia a sus habitantes: también lo hacen las pandillas.

Situado a 46.3 kilómetros de la capital, San Salvador y a 48.8 kilómetros de Zacatecoluca (que es la cabecera departamental de La Paz), Paraíso de Osorio es una especie de pueblo olvidado, con carencias de servicios básicos como el alumbrado público y casi nula inversión social (ver nota secundaria).

En sus 7.21 kilómetros cuadrados de extensión, la seguridad de los habitantes está a cargo de seis agentes policiales (en realidad son siete, pero siempre hay uno de descanso), quienes también deben resguardar al municipio vecino de San Emigdio y a sus casi 3,000 habitantes.

Hasta hace unas semanas había cinco agentes policiales, pero gracias a un refuerzo de dos elementos oficialmente son siete, que tienen el apoyo de tres soldados. Según algunos habitantes de la villa, esta falta de personal y la cercanía con el municipio de Santa Cruz Analquito (Cuscatlán), considerado por las autoridades como de alta incidencia de pandillas, es lo que ha fortalecido a los grupos terroristas de la zona.

Durante el día es habitual la presencia de pandilleros en el parque y sus alrededores, quienes con teléfonos en mano y sus audífonos se dedican a vigilar el ingreso de camiones repartidores de mercadería para extorsionar a los conductores, a la vez que están pendientes de cualquier otra actividad fuera de lo normal en la localidad.

El temor hacia los pandilleros es notorio en la gente del pueblo, ya que aunque estén en un lugar público, al consultarles la mayoría expresa no querer hablar del tema y mira hacia los lados, para tener la seguridad de que nadie ha escuchado.

“Aquí no se habla de eso, de eso si no le voy a contestar nada”, respondió un anciano de la localidad, mientras se ponía el dedo en la boca en señal de silencio. Solo algunos empleados de la alcaldía confirmaron la existencia de los grupos delincuenciales en Paraíso de Osorio, pero a manera de consuelo agregaron que operan principalmente en los dos cantones que tiene la villa, Zacatales y El Copinol.

“En el día no pasa mayor cosa, pero sí es cierto que usted o la gente que viene de fuera no puede ir sola a los cantones, tiene que ir con algún conocido del pueblo”, expresó un empleado.

La misma policía afirma que en la villa se ha establecido un grupo de terroristas que junto a pandilleros de Cuscatlán utilizan a Paraíso de Osorio y San Emigdio como un corredor geográfico para ocultarse, delinquir y movilizarse.

“Se tiene identificada a una clica, pero aquí como los jóvenes no tienen en qué ocuparse hay muchos que simpatizan con las pandillas, o son parte de ellas, que uno ni se imagina. Hemos incautado teléfonos con información de pandillas de cipotes que ni aparentan”, expresó uno de los agentes destacado en la zona.

Agregó que pese a saber de las extorsiones y otros delitos que cometen los pandilleros, nunca han recibido denuncias por ningún delito que involucre a estos grupos, incluido un atentado contra el exalcalde pecenista Orlando Quintanilla, quien fue atacado con arma blanca en su vivienda ubicada en el barrio La Cruz, el pasado 4 de enero.

En 2015 en Paraíso de Osorio fueron cometidos tres homicidios, mientras que dos en San Emigdio, pero en lo que va de 2016 este último municipio ya reporta tres crímenes, por lo que la zona no es considerada “tranquila” por las autoridades, debido al repunte de homicidios.

Los tres asesinados este año han sido, según la policía, pandilleros del área, que fueron sacados de sus viviendas por hombres que vestían ropas oscuras.

“Si la policía quiere arreglar esto y que no se desconponga más tienen que mandar más personal. Esto aquí es como una isla, donde estamos abandonados y no le importamos a ninguna autoridad, y a eso súmele que no hay trabajo, estamos fregados”, manifestó Felipe V.

La última actividad que reunió a autoridades del departamento y del gobierno central se realizó en diciembre anterior, cuando el municipio recibió del Ministerio de Educación la declaratoria Libre de Analfabetismo. “Ese día sí estuvo alegre, pero el acto fue corto. Aunque los muchachos (pandilleros) estaban ahí, se alejaron un poco”, contó un habitante.

Tags:

  • La Paz
  • pandillas y pobreza rodean a Paraíso de Osorio

Lee también

Comentarios

Newsletter