Las paradas ilegales en los redondeles

Una de las principales faltas de los transportistas es subir y bajar pasajeros en lugares no autorizados. La poca señalización vial también genera más presión al ya complicado tráfico de la capital.
Enlace copiado
Irrespeto.  Un pasajero baja de un bus en el redondel Schafik Hándal, donde la ruta  46 para a pesar de la señal que lo prohíbe.

Irrespeto. Un pasajero baja de un bus en el redondel Schafik Hándal, donde la ruta 46 para a pesar de la señal que lo prohíbe.

Falta.  Parar en lugares no autorizados para subir y bajar pasajeros es una falta grave a la Ley de Tránsito. La imagen muestra ese abuso en la carretera Panamericana.

Falta. Parar en lugares no autorizados para subir y bajar pasajeros es una falta grave a la Ley de Tránsito. La imagen muestra ese abuso en la carretera Panamericana.

Circulación.  De la plaza Integración a la calle al volcán circulan 26,740 vehículos diarios, según el VMT.

Circulación. De la plaza Integración a la calle al volcán circulan 26,740 vehículos diarios, según el VMT.

Tráfico.  Las unidades de transporte obstaculizan el tránsito  en el bulevar Constitución de forma periódica.

Tráfico. Las unidades de transporte obstaculizan el tránsito en el bulevar Constitución de forma periódica.

Aglomeración. Cientos de usuarios esperan abordar las unidades en la carretera Panamericana, por El Trébol.

Aglomeración. Cientos de usuarios esperan abordar las unidades en la carretera Panamericana, por El Trébol.

Falta.  En los redondeles no se permiten paradas de transporte colectivo.  Algo que los buseros irrespetan cotidianamente.

Falta. En los redondeles no se permiten paradas de transporte colectivo. Algo que los buseros irrespetan cotidianamente.

Las paradas ilegales en los redondeles

Las paradas ilegales en los redondeles

Enlace copiado
Es frecuente que unidades de transporte colectivo se detengan en cualquier parte y en cualquier momento para subir y bajar pasajeros, a pesar de que exista señalización que lo prohíbe, como en algunos redondeles.

Unidades de rutas 30 y 46-C, por ejemplo, hacen parada justo en el redondel Schafik Hándal, del bulevar Constitución, frente a un arriate. Tanto usuarios como motoristas hacen caso omiso a una señal que dice “parada autobuses prohibida”. En el otro lado de la calle, a la salida de un supermercado, se detienen los microbuses de la ruta 140 que viaja hacia San Martín. En las horas pico, el tránsito de personas que trasborda esas rutas es bastante alto, al igual que la carga vehicular que, según la Subdirección de Administración de Obras de Paso y de Inventario Viales del Ministerio de Obras Públicas (MOP), es de 26,740 vehículos diarios en el tramo calle al volcán-plaza Integración.

“Autorizan la ruta, pero no la parada. Tendría que ser en conjunto”, expresó un empleado de la ruta 140 de COAMCUSAM. Considera que el Viceministerio de Transporte (VMT) debería autorizar una parada de buses para beneficiar a los usuarios que viajan por la autopista Este-Oeste (carretera de Oro).

En la 75.ª avenida norte y calles El Roble y El Algodón hay otro redondel donde hacen paradas las rutas 26 bus y microbús. Las unidades se detienen cerca de una acera y luego se incorporan nuevamente al carril, muchas veces obstaculizando al vehículo que va en la rotonda. A diferencia del otro redondel, aquí no hay señalización que indique la prohibición.

Mientras que en la avenida Masferrer Norte, el redondel Luceiro es donde hacen parada las rutas 52. Aunque no hay señalización, hay estructuras donde los usuarios esperan las unidades. Desde este punto hasta el redondel Masferrer, circulan 33,392 vehículos. En esa zona también hacen parada en costados norte y sur.

Otro lugar donde los autobuses paran inadecuadamente es la carretera Panamericana, por el secor de El Trébol, en ambos sentidos.

Prohibición

La subinspectora de la Policía de Tránsito Marta Recinos fue enfática en decir que en los redondeles no hay paradas de autobuses: “Ese es tráfico fluido, no puede haber paradas”.

De igual forma lo indicó el director de Transporte del VMT, Gaspar Portillo: “No, porque es una rotonda, el hecho de redondel ya le da la función de que pare. Nomás cuando usted entra para y el que está dentro del redondel es el que tiene derecho a circular”.

Al hacer una parada donde no es permitido, la policía impone una multa de $34.29 porque es una falta grave. En este año ya se impusieron 263 esquelas por esta falta.

Para algunos transportistas, el problema lo generan tanto la falta de infraestructura adecuada como la falta de educación al usuario.

“Aquí jamás se ha hecho una coordinación con el ministro de Obras Públicas para que todos los ejes preferenciales tengan la parte que la ley exige, para que los autobuses se aparten del eje vivo y no obstaculicen el tráfico a los particulares”, se justifica Elizardo González Lovo, de la Asociación de Empresarios de Autobuses Salvadoreños (AEAS). Además, pide educar al usuario al momento de abordar las unidades.

Mientras que Catalino Miranda, de FECOATRANS, señala que falta trabajar en capacitación. “¿Quién tiene que involucrarse hoy? La parte política, que es la que no quiere hasta este momento. Conformar una escuela de conductores, bien capacitados, para que haya un respeto hacia la población”, dijo.

Tags:

  • trafico
  • vmt
  • transporte
  • caos vial
  • redondeles

Lee también

Comentarios

Newsletter