Lo más visto

Más de El Salvador

Las parroquias de oriente, donde San Romero inició su labor pastoral

Los fieles católicos piden que se rescate la vida y obra de San Romero, tras su paso por las parroquias de San Miguel. 

Enlace copiado
Una señora no identificada ora en la crípta donde se encuentra enterrado monseñor Romero en catedral Metropolitna. FOTO LPG/MELVIN RIVAS

Una señora no identificada ora en la crípta donde se encuentra enterrado monseñor Romero en catedral Metropolitna. FOTO LPG/MELVIN RIVAS LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La parroquia El Rosario, en el centro de la ciudad de San Miguel, es una de las iglesias de la zona oriental del país, donde San Oscar Arnulfo Romero, inició su labor pastoral que hoy lo llevó hasta los altares de la iglesia católica. 

Después de su ordenación en Italia, Romero llegó a su natal Ciudad Barrios, donde ofició su primer eucaristía, posteriormente fue nombrado párroco en Anamorós, de La Unión, y luego pasó a dirigir las parroquias El Rosario, la San Francisco y también ofició en catedral basílica de San Miguel.

Sin embargo, hoy en día en estas parroquias muy poco se conoce de la labor pastoral o la estadía de San Romero en esos lugares, en parte es porque muchas de las personas que le conocieron ya fallecieron, otros emigraron y algunos en ese entonces eran unos niños y poco o nada recuerdan. 

Ayer por la mañana en la parroquia El Rosario, de San Miguel, se encontraba Amalia Ramírez, de 80 años, quien conoció y participó en las eucaristías que oficiaba en aquellos años el Santo de El Salvador, quien en aquel tiempo entre los migueleños, era conocido como "el padre Romero".

"Tuve el privilegio de confesarme con él y hasta pedirle concejos porque cuando venían las personas se sentaba con ellos a aconsejar y si era pobre, él de su bolsillo les daba para que compraran algo. Él fue el alma de esta parroquia, sencillo pero muy especial para nosotros", relata Ramírez.

Casi nadie recuerda fechas o el período exacto en el que Romero estuvo pastoreando las parroquias de San Miguel, pero de acuerdo algunos datos históricos, su estadía en esa ciudad, fue entre los años 1944 y 1966, es decir un poco más de dos décadas hasta que fue nombrado secretario de la Conferencia de Obispos en El Salvador. 

La obra que Romero realizó en San Miguel, durante su paso por estas parroquias supera lo religioso, pues el también lideró la organización de  asociaciones de lustra botas, fundó escuelas y además de haber sido parte de la finalizacion en la construcción de la catedral, también de  ordenó la diócesis. 

"Yo solo recuerdo el día que lo asesinaron cuando llegó mi esposo que si lo conoció aquí en esta parroquia y me dijo: vieras la tragedia que ha pasado; han matado al padre Romero", cuenta María Corinto, quien afirma que cuando ella llegó a vivir a San Miguel, ya Romero había sido trasladado. 

Algunas personas que llegaban ayer a catedral basílica de San Miguel, dijeron recordar muy poco sobre la imagen de Romero, cuando fue párroco en dicha ciudad, pues afirman que sus edades oscilaban entre los 6 o 7 años, y algunos sólo lo recuerdan porque era el que coordinadaba al grupo de personas que les impartía la catequesis. 

Algunos feligreses coicenden en que es necesario que la iglesia católica reviva la vida y obra de Romero cuando vivió en San Miguel, pues consideran que muy poco o nada de eso se conoce y temen que con el paso de los años, los migueleña desconozcan que el Santo también es parte de la historia de la perla de oriente. 

Tanto en catedral basílica de San Miguel como en el resto de parroquias, se trata de mantener viva la memoria histórica de Romero, en algunos de los templos católicos también se han colocados fotografías de gran tamaño del Santo, en tanto a un costado de la parroquia El Rosario, ha sido construido un pequeño busto con la imagen de San Oscar Arnulfo Romero. 

Fotos de LA PRENSA/Juan Carlos Díaz 
 

Tags:

Lee también

Comentarios