Las reformas no las hacen ministerios, se hacen en el aula”

Óscar Mogollón (QEPD) y su esposa, Marina Solano, han desarrollado por más de 40 años las metodologías activas, que con apoyo de la USAID se buscan aplicar al modelo EITP.
Enlace copiado
Enlace copiado
Escuelas rurales de Guatemala, Nicaragua, Perú y Guinea Ecuatorial han sido testigos de un nuevo modelo educativo: las Escuelas Activas, basado en metodologías construidas y aplicadas por el profesor colombiano Óscar Mogollón. La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) trajo a El Salvador a la esposa de Mogollón, Marina Solano de Mogollón, quien expuso ante autoridades del Ministerio de Educación dicho modelo con el fin de brindar conocimientos que sean adaptables al Sistema Integrado de la Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno (SI-EITP).

¿En qué consisten las metodologías activas?

Se han inspirado en principios universales de pedagogías, cosas que se han dicho desde siglos: el aprendizaje hacia el niño, docentes más comprometidos, que la comunidad participe activamente en el proceso de aprendizaje, que los estudiantes vayan a la escuela a ser exitosos, la formación de valores de todo tipo. Fue lo que Óscar trató de recoger hace más de 40 años y crear un modelo de Escuela Activa. Los principios están desde siempre, el éxito fue cómo ponerlos a funcionar en una escuela con carencias reconocidas; la de multigrado, donde un maestro debe atender obligatoriamente a más de un grado a la vez en el área rural. Ese modelo duró como 10 años y se perfeccionó en el área rural y después se enriqueció con la propuesta de Escuela Nueva de Colombia. En todo el mundo hay aplicación. La gracia ha sido no transferir el modelo tal cual. Así se hizo en Guatemala con las comunidades mayas, ladinas; así se hizo en Nicaragua, en Perú y estoy haciéndolo en Guinea Ecuatorial.

¿Este modelo es más factible en comunidades de bajos recursos?

El éxito ha sido probar que en los contextos donde falta todo, menos niños, funciona al darle al maestro instrumentos básicos en la capacitación y hemos seguido haciéndolo para el modelo que se creó: los niños y maestros que más lo necesitan. Por eso estamos en escuelas unidocentes, aunque pega (también) en la escuela polidocente.

Mencionó que el modelo está inspirado en principios universales. ¿Qué cree que ha estado fallando?

Le hemos apostado mucho a la formación de los docentes. Las reformas no las hacen los ministerios de educación, se hacen en el aula o no se hacen. El maestro decide: cambio o sigo haciendo lo tradicional, aunque lo estén presionando las autoridades. Hemos trabajado mucho la práctica docente y pedagógica. En la práctica docente trabajamos la identidad personal, el gusto por ser maestro. Todos se quejan de que no se gana buen salario, que no somos socialmente reconocidos; hemos volteado al maestro que el éxito de los estudiantes sea su éxito, que se valorice cuando sienta que los estudiantes están aprendiendo lo que deben, pero una escuela donde los estudiantes fracasan eso influye en la revalorización del maestro, en su autoestima. Hemos trabajado mucho la autoestima para todos, docentes, padres de familia y niños.

¿Cómo es el docente centroamericano?

Óscar decía que clasificaba a los docentes en tres grupos. Hay maestros que de por sí son buenos, con o sin orientación, nacen con la vocación, se siguen autoformando, se las arreglan con o sin recursos para crear situaciones significativas de aprendizaje. Hay otros no tan comprometidos, pero con un poco de ayuda y de capacitación lo hacen. Ahí están muchos de los maestros centroamericanos. Hay otra minoría, afortunadamente, que nada, así les de capacitación, recursos; y deciden no cambiar. Son pocos, pero los hay. Ante esos hay que trabajar mucho más. En mi experiencia por el mundo de las escuelas he aprendido tanto del maestro centroamericano, es capaz de hacer las guías, las coloca sobre un atril con un ganchito de ropa hecho con un pedacito de tronco para que los niños lo vean. Con el maestro del istmo centroamericano lo que le den, bienvenido al aula.

Hay buen talento. Entonces, ¿qué falla?

A veces perdemos la vista de lo obvio, lo que está visible no lo vemos. En la escuela empiezan a fallar cosas que son tan sencillas y estamos buscando fuera respuestas que pueden estar ahí. Le llegan al maestro tantas teorías, tantas cosas; los maestros han pasado saltando de proyecto en proyecto que no se les ha desarrollado la capacidad para aprovecharlos de manera integrada. Por un lado llega la familia, la comunidad; por el otro, currículo. Todos fallamos en enseñarles a integrar en el aula, a aprovechar lo mejor de cada proyecto, el maestro se abruma. Manejan muchas teorías, muchas cosas conceptuales, pero a la hora de ponerlas en marcha en el aula como que nos faltan estrategias de formación para hacerle seguimiento a esos cambios y poco a poco. Los maestros no cambian todo de la noche a la mañana, y son muy selectivos.

¿Cuáles han sido los mejores resultados logrados con las metodologías activas?

Hay muchas lecciones aprendidas, la más importante es construir estos procesos con la base desde la escuela y para la escuela. Ese doble camino que recorre el maestro entre teoría y práctica sale del escritorio generalmente y va a la escuela. En Guatemala, hace 25 años era el maestro empírico, ahora lo vemos que está elaborando materiales para otros maestros. Creer en el maestro, una lección básica. Otra lección, la construcción de los materiales con ellos. Hay muy buenos textos, ya eso no es problema, las editoriales están tratando de integrar procesos y contenidos, pero cuando el maestro planifica y lo pone al servicio de los niños, es exitoso. Que el maestro empiece a pensar desde la planificación, cómo hago la clase, cómo la evalúo. Hay empoderamiento. Hay una esfera en la educación que está en el medio que decide si se hacen o no las cosas, si deja o no crear, los asistentes técnicos pedagógicos, inspectores, supervisores. Ese grupo es más duro de tratar porque al fin y al cabo el ministerio está lejos del docente. Capacitamos mucho a esa autoridad para que facilite el cambio en el aula.

Tags:

  • Mogollón
  • escuela activa
  • USAID
  • MINED
  • maestro

Lee también

Comentarios

Newsletter