Lo más visto

Lento avance en colocación de brazaletes a reos

Ministro de Seguridad dijo que hay 261 reos en espera de aval judicial para recibir el beneficio, una de las apuestas para reducir hacinamiento carcelario.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Archivo Apuesta. Seguridad pretende descongestionar las prisiones colocando brazaletes a reos para que puedan seguir pagando la pena en sus residencias.

Foto de LA PRENSA/Archivo Apuesta. Seguridad pretende descongestionar las prisiones colocando brazaletes a reos para que puedan seguir pagando la pena en sus residencias.

Enlace copiado

La colocación de brazaletes electrónicos a reos que muestran buena conducta en las cárceles es un proceso que avanza lento. Las autoridades de Centros Penales estimaron en diciembre pasado que beneficiarían a un promedio de 280 privados de libertad cada mes para descongestionar las prisiones; sin embargo, en enero pasado solo colocaron siete dispositivos.

“Queremos que el sistema penitenciario de El Salvador cuente con un sistema de vigilancia electrónica, ya lo iniciamos en enero con la colocación de dispositivos y aunque son todavía pocos los colocados, queremos decirle a los jueces que estamos listos, porque vamos a contar con el equipamiento de control”, dijo ayer el ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde.

El ministro explicó que los jueces de Vigilancia Penitenciaria, encargados de dar el aval para el beneficio, tienen en estudio 261 expedientes de reos. Además, hay otros 689 casos que son examinados por los consejos criminológicos, quienes se encargan de seleccionar a los candidatos.

Marco Tulio Lima, director de Centros Penales, justificó que el mecanismo inició como prueba apenas en diciembre pasado. El plan, insistió Lima, es colocar unos 2,800 brazaletes a finales de octubre próximo.

El director de Centros Penales agregó que también los jueces de Paz pueden otorgar el beneficio como una medida alterna a la detención del imputado mientras espera el juicio.

Una de las etapas finales del proceso, de acuerdo con las autoridades, es la vigilancia de quienes reciban el beneficio. El ministro dijo ayer que por eso compraron una flota de vehículos con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un total de $2.8 millones.

Los vehículos fueron entregados al Sistema de Emergencias 911, a Centros Penales para que los utilice en el control de los reos que usen brazaletes y a la División de Cumplimiento de Disposiciones Judiciales de la Policía Nacional Civil (PNC).

Esas tres unidades estarán encargadas de dar con los reos que reciban el beneficio en caso de que alguno pretenda fugarse, explicaron las autoridades.

El Salvador con altísima tasa de prisionalización

El ministro de Justicia y Seguridad confirmó ayer que El Salvador tiene una de las tasas más altas de prisionalización de América. Según el funcionario, el país cuenta con 600 privados de libertad por cada 100,000 habitantes. El promedio es de 262.

Ramírez Landaverde también reveló que el porcentaje de reos que guarda prisión sin haber sido condenado es del 32.5 %. El promedio en América, según el ministro, es de 42.6 %.

Pese a que los dos funcionarios reconocieron la lentitud del proceso de colocación de brazaletes, ambos le apuestan a esa medida para disminuir el hacinamiento carcelario que por ahora alcanza el 210 %.

A finales de 2016, de acuerdo con Ramírez Landaverde, el país tenía un hacinamiento de un 400 %.

“Esa reducción en la sobrepoblación carcelaria la hemos tenido por proyectos como la creación de nuevos espacios en los centros penitenciarios: granjas y centros de detención menor, para reos de menor peligrosidad”, dijo el ministro.

El compromiso que asumieron ayer las autoridades de Seguridad Pública es bajar el porcentaje de hacinamiento y finalizar 2018 “con una sobrepoblación carcelaria del 154 %”.

7
 brazaletes electrónicos han colocado las autoridades desde diciembre.

261
 expedientes de candidatos a ser beneficiados con el brazalete tienen en estudio los juzgados de Vigilancia Especializada. 

Población presa
El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, confirmó ayer que El Salvador es uno de los países de América con una tasa de prisionalización altísima con 600 reos por cada 100,000 habitantes. El promedio en el continente es de 262.

Lee también

Comentarios