Lo más visto

Lesiones, delito más conocido en juzgados de Paz

Las cifras de procesos conocidos este año por los tribunales de San Salvador, que no ven casos cometidos por el crimen organizado, consignan que dictaron 310 sentencias absolutorias y 1,342 condenas por distintos delitos.
Enlace copiado
Lesiones, delito más conocido en juzgados de Paz

Lesiones, delito más conocido en juzgados de Paz

Enlace copiado

Lesiones es el primer delito que conocieron este año los juzgados de Paz de San Salvador y Santa Tecla, según datos de la Unidad de Comunicaciones de ambos tribunales. Uno de los casos fue el de Hérbert David Rivas Martínez, jefe administrativo del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) de San Salvador, quien fue procesado por haber mordido y golpeado a dos mujeres.

El testimonio de las víctimas señala que salieron con el acusado a un restaurante el 27 de julio pasado. En el lugar, Rivas Martínez acosó a una de ellas; pero esta se negó a las insinuaciones. Por eso el hombre la mordió y amenazó de muerte. Tras la agresión, la otra mujer trató de defender a su amiga, pero el imputado también la lesionó a golpes.

“Los casos no estaban terminados. Es decir que estaban en una fase que a lo mejor había un indicio, pero no contaban con toda la evidencia técnica y documental para sostener la acusación”.  
Luis Reyes Deras, juez primero de Paz de Santa Tecla

La Fiscalía General de la República (FGR) presentó como prueba los testimonio de ambas, fotografías de las lesiones y constancias médicas que dieron fe, supuestamente, de lo ocurrido. Además de un testigo que presenció el ataque.

Toda esa prueba fue presentada el 17 de septiembre pasado en el Juzgado Primero de Paz de Santa Tecla para iniciar un proceso penal contra Rivas Martínez por los delitos de amenazas, acoso sexual y expresiones de violencia contra las mujeres. El juzgado resolvió que la FGR presentó indicios suficientes por lo que envió el caso al Juzgado Especializado para una Vida Libre de Violencia. Además, decidió que el imputado continúe detenido por un periodo de seis meses, tiempo que ha otorgado como plazo de instrucción para la FGR.

Los datos de la Unidad de Comunicaciones de los tribunales de San Salvador y Santa Tecla coincidieron en que el caso que más conocieron los juzgados de Paz de ambas jurisdicciones fue el de lesiones.

En el caso de San Salvador, por ejemplo, fueron 604 los procesos penales que ingresaron. Después le sigue el delito de amenazas con 253 casos. Estafa fue el tercer proceso con 180 casos, mientras que conocieron de otros 112 procesos por el delito de violencia contra las mujeres.

Luis Reyes Deras, juez Primero de Paz de Santa Tecla, que conoció de cerca estos casos, dijo a LA PRENSA GRÁFICA que depende de los indicios presentados como material probatorio por la FGR es que decide enviar o no los casos a la siguiente etapa del proceso: a instrucción.

Además destacó que para lograr una condena es necesario que la Fiscalía y la Policía Nacional Civil (PNC) trabajen de cerca.

“Como juez de Paz uno debe tener una percepción de la prueba. Será en la etapa de juicio que el juez de Sentencia determine si hemos tenido la misma lectura. Es necesario que eso lo compartamos los jueces de Paz, Instrucción y Sentencia para que las casos tengan un resultado. Es decir, que cada quien haga lo que le corresponda”, sostuvo el funcionario.

Deras reconoce que la Fiscalía ha mejorado en algunos aspectos de comunicación en cuanto a diligencias de investigación entre los tribunales, comparado con gestiones pasadas. Pero a criterio del juez, persiste un problema que aún no está resuelto: falta de investigación en algunos casos.

En este año, la Fiscalía ha perdido varios casos donde los jueces de Sentencia determinaron que el material probatorio no fue su suficiente para lograr una condena.

Sobre este punto, el juez Deras opinó que es necesario que tanto la Fiscalía, la PNC y el sistema judicial deben estar actualizados de las nuevas técnicas de investigación y delitos. Sin embargo, el juez señaló que la Fiscalía debe reunir más pruebas antes de presentar una acusación.

“Los casos no estaban terminados. Es decir, que estaban en una fase que a lo mejor había un indicio, pero no contaba con toda la evidencia técnica y documental para sostener efectivamente la acusación... Según mi experiencia, sí hay debilidad en la investigación. Yo he participado en cursos donde he visto que fiscales no acusan sino tienen completo todos los elementos de prueba, hasta entonces presentan el caso a un juez. No tienen que ir a pedirle que ordene prueba o evidencia. Por eso fallaran menos, deberían tener todo completo”, opinó Deras.

Este año los tribunales de San Salvador dictaron 310 absoluciones y 1,342 condenas por distintos delitos. En cambio, los juzgado Especializados de Sentencia de San Salvador, encargados de conocer solo casos de crimen organizado –como homicidios, narcotráfico y extorsiones–, absolvieron al 80 %.

Douglas Meléndez, fiscal general, solicitó este año un refuerzo de $123.4 millones para capacitar a más fiscales y nuevas instalaciones entre otras necesidades. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda rechazó la petición que hizo el titular de la FGR.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) estudia la posibilidad de eliminar esos tribunales Especializados. Algunos magistrados consideran que todos los jueces tienen la capacidad para conocer casos graves como los cometidos por pandillas y bandas.

Sin embargo, el juez Deras señaló: “No todos los jueces pueden estar actualizados en el combate del crimen organizado porque son capacitaciones especiales que no están disponibles para todos los funcionarios”.

Lee también

Comentarios