Liberan a nueve detenidos por masacre de Opico

Según la FGR, hay 47 arrestados más relacionados con el caso que aún falta por procesar.
Enlace copiado
Detenciones.  A diferencia de otros casos, la PNC no presentó ni dio detalles de las personas capturadas por la masacre en San Juan Opico.

Detenciones. A diferencia de otros casos, la PNC no presentó ni dio detalles de las personas capturadas por la masacre en San Juan Opico.

Liberan a nueve detenidos por masacre de Opico

Liberan a nueve detenidos por masacre de Opico

Enlace copiado
El Juzgado de Paz de San Juan Opico, La Libertad, liberó ayer a nueve personas quienes habían sido detenidas por su supuesta relación con la masacre de 11 personas, perpetrada el pasado 3 de marzo en el municipio de San Juan Opico (La Libertad).

Fuentes de la Fiscalía General de la República (FGR) confirmaron que nueve de los detenidos fueron acusados por agrupaciones ilícitas ante el juzgado, pero la sede judicial decretó la libertad, ya que supuestamente no existían diligencias de investigación que sustentaran el delito. Las fuentes añadieron que los detenidos no fueron relacionados con el caso del múltiple homicidio, donde fueron asesinados ocho empleados de una empresa distribuidora de energía eléctrica y tres jornaleros de la zona.

Las fuentes no se explayaron, sin embargo, en si existió dirección funcional de la FGR o no en las pesquisas del crimen, para tratar de obtener las pruebas.

El lunes por la tarde, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, brindó una conferencia de prensa en la que defendió haber estado pendiente del hecho desde el inicio. Anunció medidas excepcionales por la inseguridad y también aseguró que el número de detenidos por la masacre alcanzaba los 82, pero no dio más detalles. Tampoco los dio el ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde; ni el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto.

Las fuentes fiscales añadieron ayer que el total de personas remitidas por la Policía, supuestamente relacionadas con la masacre, son aún 47. Pero, al igual que las primeras nueve, no existen evidencias o diligencias contundentes que los vinculen con el crimen; sino que únicamente han sido puestos a la orden de la FGR por agrupaciones ilícitas.

El día de la conferencia de prensa, el presidente Sánchez Cerén aseguró que la orden de cometer la masacre contra los trabajadores había salido de los centros penitenciarios de Izalco (Sonsonate) y de Ciudad Barrios (San Miguel).

Las fuentes fiscales añadieron que tampoco existen diligencias de investigación que hagan referencia a alguna prueba que compruebe tal afirmación. No obstante, la Fiscalía tampoco aclaró cuál era la dirección funcional que ellos habían ejercido para obtener o no dichas pruebas.

La PNC informó, el pasado jueves, que los empleados de la empresa energética fueron emboscados por varios hombres, mientras ellos cumplían con labores de ubicación de postes eléctricos.

Las víctimas tenían evidencias de haber sido golpeadas en múltiples ocasiones. Posteriormente fueron maniatadas con cordones de zapato por las muñecas y asesinadas con arma de fuego y arma blanca. Los cadáveres quedaron boca abajo.

Las pesquisas policiales arrojaron que una de las víctimas aparentemente intentó huir, ya que el cadáver fue ubicado varios metros lejos de los de sus compañeros de trabajo. Fue al seguir a esta víctima que los atacantes supuestamente descubrieron la presencia de los jornaleros. Ellos fueron asesinados para no dejar testigos, según la hipótesis de la PNC.

En junio de 2015, la PNC arrestó a 53 supuestos pandilleros en un operativo inmediato del homicidio de dos soldados. Todos salieron libres, ya que los detenidos ni siquiera fueron acusados ante un juzgado. Ni la PNC ni la FGR se explicaron qué pasó entonces.

Lee también

Comentarios

Newsletter